Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
el_complot_de_anaya
jorge_luis_lavalle
ricardo_anaya_cortez
ernesto_cordero_arroyo
salvador_vega_casillas
ernesto_ruffo_appel
roberto_gil_zuarth
javier_lozano_alarcon

Dividió a la Bancada Senatorial y a las Bases del Panismo

*Posiciones Autoritarias: En el PAN no Reina la Democracia

*El Frente se Dice Ciudadano, Pero Sólo lo es en el Papel

*Utiliza al Partido Como si Fuera Propiedad de la Dirigencia

*Presiones: Tristemente Esto Sucede en Acción Nacional

*Hablan Lavalle, Vega y Cordero; en la Contraparte Ruffo

Por Jesús Michel Narváez

¿Complot de Ricardo Anaya?... ¿Buscaba dinamitar el inicio del penúltimo periodo ordinario de la LXIII Legislatura?

La respuesta la ofrece, sin rodeos, el senador Jorge Luis Lavalle Maury:

 

“Yo podría casi asegurar que sí, porque vimos que lo mismo ocurrió en diputados y esa réplica tiene que venir de una misma estrategia, de una misma instrucción”.

¿Qué pretendía esta estrategia?, Lavalle Maury responde:

“Realmente ni siquiera me ha quedado claro a mí, porque me parece absurdo y así se lo hicimos saber en su momento al coordinador, porque parecía una simple demostración de poder, una rabieta, yo creo que ni ellos han sabido responder con un argumento claro, porque luego pusieron el tema del Fiscal que nada tenía que ver, de hecho era un tema que llevaba ya detenido más de un año, o sea que se retirara de la noche a la maña, se volvió el centro del debate, pero no era ni siquiera tema”.

MISIÓN POLÍTICA buscó a los senadores #rebeldes para conocer el trasfondo de la crisis que vive el PAN no solamente en el Senado de la República sino en su seno, con sus militantes, con sus simpatizantes.

Con el fin de tener las versiones de primera mano, se entrevistó a Ernesto Cordero Arroyo –la manzana de la discordia-, a Salvador Vega Casillas, a Jorge Luis Lavalle Maury, a Ernesto Ruffo Appel, a Roberto Gil Zuarth y a Javier Lozano Alarcón y los dos últimos dieron largas. Los otros respondieron sin ambages y pusieron sobre la grabadora sus puntos de vista.

Quien se abrió de capa y puso al descubierto el eventual complot ideado y manejado por el Jefe Nacional del PAN –ese es el cargo oficial en los estatutos-, fue el campechano Lavalle Maury, quien sin rodeos apuntó con el flamígero dedo a Ricardo Anaya Cortés de haber dividido no solamente a la bancada senatorial sino a las bases del panismo.

Más allá de una posición totalitaria, sobre nuestra posición, nuestra postura ha sido clara: nosotros estamos en contra de una manera en la cual está operando el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, en el cual se manejan totalmente antinaturales o contradictorios a la naturaleza del partido.

Con posiciones totalitarias, con posiciones autoritarias, en un partido en el cual ya no reina la democracia, sino la imposición, donde el chantaje y la mentira es lo que escuchamos todos los días; por ello un grupo de senadores nos declaramos en contra de esto, yo soy orgullosamente panista, pero de un PAN que defiende la libertad, defiende la democracia, y lo que yo creo y hoy por hoy no lo veo representado en las actitudes y en las acciones que está tomando la dirigencia, particularmente Ricardo Anaya y esa es nuestra queja y ese es nuestro sentimiento, contra eso es lo que estamos y no estamos en contra del Pacto, muchos menos estamos en contra de nuestros principios, al contrario, lo que a nosotros nos mueve, es defender los motivos por los cuales nos metimos al PAN y si vemos que la actual dirigencia por una obsesión, de Ricardo Anaya, de ser el candidato del Frente Ciudadano, que por cierto aquí vale hacer una pausa, un Frente que se dice ciudadano, que se dice democrático, pero en el papel, porque en la realidad no está demostrando ser nada de democrático y mucho menos de ciudadano, estaremos en contra.

La crisis interna que vive el PAN tiene un solo elemento: la ambición de Ricardo Anaya por ser el candidato presidencial para 2018 y su postura pone en riesgo no solo la probable victoria, sino al mismo partido.

Salvador Vega Casillas, lo define así: sin duda (la precandidatura de Anaya), lo pone en riego, pero lo que pone en riesgo es la utilización del partido, como si fuera de su propiedad por parte de la dirigencia, por ejemplo, en la construcción del Frente, que estoy de acuerdo en la formación, pero no estoy de acuerdo que sea utilizado para la candidatura de alguien.

Simplemente con todo un dolo, con todo un plan hecho para que esto le sirva a una sola persona, sin pasar por un proceso democrático, eso sí fractura al PAN y no las cosas en las que no estamos de acuerdo adentro del partido.

Esto tan fractura al PAN, que ya vimos la salida de Margarita Zavala, tenemos las quejas de Rafael Moreno Valle a quien por cierto yo apoyo, de sentir lo que estamos sintiendo que sea una imposición lo que pretenden hacer al elegir al candidato.

Por su parte, Ernesto Cordero, por quien se abrió la grieta en el PAN al ser elegido presidente de la Mesa Directiva del Senado para el último año de la LXIII Legislatura porque la dirigencia quería frenar la instalación al igual que hizo en la Cámara de Diputados, admite las presiones ejercidas desde el Comité Ejecutivo Nacional.

Lo plantea así: “Tristemente eso sucede en el PAN, hay muchos panistas en todo el país que seguramente entienden y dejarán sentir lo que estoy diciendo, porque si tú quieres participar en política y quieres aspirar a una candidatura, quieres hacer algo dentro del PAN, tienes que jugar a lo que dice tu dirigencia y si no estás con tu dirigencia estas contra la dirigencia y se te avasalla, se te margina, se te cierran los espacios de participación y tristemente es lo que hoy se vive en el PAN.

Es una combinación de viejo PRI con MORENA, una cosa muy rara y así las cosas y no dejan otro camino de participar, ya que ese camino ciudadano, que antes conocíamos donde se valía disentir, donde no había línea, donde todo mundo se expresaba libremente, donde había contrapesos, donde todo mundo se expresaba diferente, ya tristemente está despareciendo y a los que seguimos actuando como aquellos viejos panistas y dando la cara y pensando diferente y teniendo voto de conciencia, pues a esos se nos ha marginado y no nos dejan otro camino más que probablemente la confrontación, porque tristemente no hay otro camino.

LA CONTRAPARTE LA TIENE RUFFO

Primer gobernador de oposición en los tiempos del civilismo político. Pescador (de peces) y experto en áreas marinas, Ernesto Ruffo Appel es la contraparte de los #rebeldes, a los que llama “traidores” y de quienes, dice, se refirió cuando habló de la “pus” al momento en que Margarita Zavala anunciaba su renuncia al PAN.

Hoy el nacido en San Diego y que gobernó Baja California desde 1988 cuando venció a Margarita Ortega quien había renunciado a la PROFECO para buscar el gobierno, es el responsable del padrón del PAN. Lo depurará a fondo, confiesa, para que quienes lo conformen sean verdaderos panistas.

Antes de responder a quién iba dirigida la frase de “pus”, Ruffo Appel hace historia. Recuerda, con una privilegiada memoria que las diferencias con la familia Calderón-Zavala no son nuevas. “Este asunto no es de pronto, tiene años. Esto empieza en el 2006, cuando el señor Calderón pretende en su aspiración presidencial, ser el candidato y va celebrando acuerdos con personajes del PRI de aquel entonces, por ejemplo, la profesora Elba Esther y de ahí nacen situaciones como hoy. Por ejemplo, Moreno Valle, el exgobernador de Puebla, era de los allegados a la maestra y que por acuerdos políticos ya conocemos la historia, fue gobernante del PAN en Puebla y hoy es aspirante a la candidatura presidencial.

Pero, por otro lado, los asuntos del señor Calderón ya en la presidencia de la República, toman poco a poco control y dominio del PAN, dándole empleo a los consejeros nacionales y eso ya en algún punto, hacen ya un absolutismo calderonista, dentro del PAN, entonces todo esto está enmarcado en esas razones.

El propio expresidente cuando ya está por irse, busca e impone a varios de estos personajes, como plurinominales en el Senado y si analizamos la trayectoria de estas personas que traicionan al grupo parlamentario y por consecuencia al PAN, pues son exfuncionarios del gobierno de Calderón y plurinominales, impuestos por Calderón, entonces es una historia larga que venía provocando un malestar, algo que te hacía sentir mal y no lo puedes remediar en aras de buscar si puede haber algún alivio, alguna solución, si esto se arregla, pero finalmente llegas a estos desenlaces.

Mi expresión es acerca de los que han traicionado al PAN, que son estos seis senadores que están en la Mesa Directiva, nunca me referí a Margarita y jamás se debe referir uno así de ninguna dama.

Sin dejar de recordar, Ruffo Appel sostiene que hay un acuerdo entre Felipe Calderón y el presidente Enrique Peña. “Sin duda, eso pasó en el 2006, cuando la competencia se acomodaba y el que fue el presidente del PRI les arrebataba la candidatura a Madrazo Pintado, pues ya arrojaba una y López Obrador iba en descendencia y la otra parte del PRI se lanza en los brazos de Calderón para promoverlo y llega a todos esos acuerdos en afán de la gobernabilidad nacional y esto inaugura lo que yo denomino el PRIAN

Una época muy difícil para Acción Nacional donde el mismo señor Calderón que era de las familias originarias el partido, pero que siempre habían instalado una manera de dominación interna, ahora lo ejecuta a base de quedarse con todo el Consejo Nacional, dándoles trabajo, chamba, a los Consejeros Nacionales, que eran alrededor de 300 y de esa manera domina al PAN.

Por eso, es que llevamos una reforma de estatutos y decidimos que ahora la Asamblea Nacional, sea el órgano máximo y no el Consejo Nacional.

Insiste en llamar traidores a los senadores #rebeldes y de estar a las órdenes del PRI y del Gobierno. Es su punto de vista, aunque no muestra pruebas que lo demuestren.

LOS FIERROS CALIENTES

Los senadores #rebeldes que accedieron a ser entrevistados, dejan en claro que Ricardo Anaya ya dividió al partido y sus marcas están a la vista: dinamitar la instalación de las mesas Directivas del Congreso de la Unión para “controlarlo” en sus aspiraciones presidenciales.

Y hay otros dos elementos para confirmar lo que señalan los congresistas:

1.- Sacar de la manga el as del Fiscal General de la Nación cuando el tema estaba durmiendo el sueño de los justos en espera de nuevas propuestas y, 2.- La férrea defensa que Fernando Herrera Ávila, coordinador de los senadores del PAN, hace del cesado exfiscal de Delitos Electorales.

¿Es el complot de Ricardo Anaya Cortés? Los indicios así lo sugieren.

Escribir un comentario