Banner




Ud. está aquí

Los Dados de Dios

Correo electrónico Imprimir PDF
jesus_casillas

Lluvia de Propuestas Para los Casos de Desastres

*Inevitables las Modificaciones a las Normas

*Urge una Legislación Acorde a los Tiempos

*¿Habrá una Nueva Secretaría de Estado?

Por Nidia Marín

Es posible que, en el Congreso de la Unión, en adelante vayan presentando una serie de iniciativas para que en México los sismos y los desastres se enfrenten con una legislación modernizada.

Hay propuestas que ya están en la mesa, como la de varias legisladoras del PRI. Apenas ocurridos los dos terremotos de septiembre pasado señalaron en una iniciativa lo necesario que resulta que dentro de las atribuciones de la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, se contemple la promoción e instrumentación de mecanismos o acciones de carácter permanente entre los tres niveles de gobierno y la sociedad civil, para que en caso de emergencia o desastre puedan reaccionar de forma organizada e informada, es decir, para evitar la mala administración de los víveres, la falta de identificación de las necesidades en las zonas afectadas, la desconfianza de la sociedad en el gobierno, por lo que se deberá fomentar una participación activa, antes, durante y después del siniestro.

Sin embargo, hay otra propuesta, en este caso realizada por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México respecto a que se eleve a rango de secretaría de Estado la actual Coordinación Nacional de Protección Civil que depende de la Secretaría de Gobernación.

No es una mala idea, ante tantos desastres anuales en México, lo mismo aquí que allá. Pareciera que no se trata de minimizar la labor realizada, mucho menos por su titular Luis Felipe Puente Espinosa, sino de establecer mecanismos modernos, porque tal y como señalaron las legisladoras Lisbeth Hernández Lecona, lvonne Liliana Álvarez García, Angélica del Rosario Araujo Lara, Margarita Flores Sánchez y María del Rocío Pineda Gochi, con motivo de nuestros recientes desastres la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reconoció que México se ha beneficiado de una mejor coordinación para la preparación y respuesta ante emergencias; de una colaboración efectiva con la comunidad científica y de la creación de sistemas de alerta temprana, la creación de fondos que forman parte de una infraestructura financiera innovadora de clase mundial.

Pero… también resaltó el organismo que nuestro país debe hacer más para reducir los daños de los desastres futuros, así como para colocar a la prevención al mismo nivel que la respuesta ante emergencias y avanzar hacia una gestión integrada de riesgos. Además, dijo que se deben impulsar cambios en todos los niveles de gobierno, aprovechando las oportunidades que brinda la Ley General de Protección Civil de 2012.

Lo anterior, señalaron en la iniciativa de las féminas, requiere de la implementación de medidas para la reducción del riesgo de desastre, tales como regulaciones para el uso de suelo, planes de desarrollo urbano e inversión en infraestructura de mitigación.

Otra propuesta más presentada en el Senado es del también priista Jesús Casillas Romero. Es con proyecto de decreto para adicionar un artículo 120 a la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano.

Y ni como decirle que no, cuando habla de que el terremoto del 19 de septiembre dejó al descubierto ciertas deficiencias e irregularidades, en las que algunas edificaciones no cumplían con los estándares apropiados. Los ejemplos que otorgó son variados: colegio Enrique Rébsamen, así como casos de las colonias Portales Norte, Hipódromo, etcétera.

Expuso el legislador que debería adicionarse a la ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano en sus artículos 108 y 109 un párrafo que señale:

“La responsabilidad del Estado por los daños que, con motivo de su actividad administrativa irregular, cause en los bienes o derechos de los particulares, será objetiva y directa. Los particulares tendrán derecho a una indemnización conforme a las bases, límites y procedimientos que establezcan las leyes.”

El objetivo, dijo, sería garantizar la indemnización y reparación del daño a los afectados; e incidir de manera positiva para que las entidades gubernamentales se ocupen y preocupen en el cumplimiento de la normatividad y de que sus funcionarios también así lo hagan.

Hay otras iniciativas ya, como la presentada por panistas, perredistas y petistas para reformar diversas disposiciones de la Ley General de Protección Civil, en materia de control, fiscalización y concertación democrática para el ejercicio de recursos en la atención y reconstrucción frente a desastres naturales.

Y en fin llegarán otras. Ojalá los legisladores tengan la lucidez para que México cuente con una mejor legislación ante nuestras periódicas tragedias.

Escribir un comentario