Banner




Ud. está aquí

Del ABC Político

Correo electrónico Imprimir PDF
jesus_zambrano

*Dónde Encontrarán un Impoluto y Diáfano Fiscal

*Se Presumen que Hubo Acciones de Nepotismo

*Sarpullido por Número de Aspirantes en las Boletas

Por Gerardo Lavalle

A.- Arrogarse, dice el Diccionario de la Real Academia Española (RAE) significa: Atribuirse la facultad o cosa que se expresa de forma despótica o con desprecio hacia los demás.

Eso hicieron los dirigentes del Frente Ciudadano por México al conocer la renuncia de Raúl Cervantes como Procurador General de la República.

Jesús Zambrano, de los impulsores del FCM, vicecoordinador de lo que queda en la bancada del PRD en la Cámara de Diputados, fue más allá: en su cuenta de Twitter expresó: es un triunfo del Frente y de la sociedad civil.

¡Pamplinas!

Quien se lleva el aplauso es el exprocurador, quien puso el dedo en la llaga al señalar que los legisladores no habían cumplido con su mandato de aprobar las leyes correspondientes en aras de no ratificarlo como Fiscal General.

¡Cuánta razón tiene!

Porque más allá de que durante 12 meses que estuvo al frente del cargo nos quedó a deber, las acciones que emprendió y concluyó están a la vista: Javier Duarte de Ochoa, Tomás Yarrington Ruvalcaba y Roberto Borge Ángulo, están en prisión y bajo proceso gracias a las acusaciones contenidas y seguidas por la PFR; Eugenio Hernández Flores está en la cárcel aunque su aprehensión haya sido por acciones emprendidas por la Fiscalía Estatal; César Duarte Jáquez es prófugo de la justicia en virtud de la Ficha Roja promovida por la Procuraduría General de la República.

El caso de los presuntos sobornos de Odebrecht al exdirector de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin también orillaron a la carpeta de investigación gracias a las indagatorias de la responsable de procuración de justicia federal.

Decenas de integrantes del crimen organizado y de los narcotraficantes fueron detenidos; hay investigaciones en contra de los probables responsables del socavón del Pasó Express y se ampliaron las indagatorias en contra de Oceanografía.

Si pretender defender al que se fue y cuyos méritos políticos, académicos y de constitucionalista no necesariamente fueron suficientes para que se aplicara el pase automático, hay logros que en décadas y si me apura, en la historia de México, no se alcanzaban.

Sin el “estorbo” de Raúl Cervantes, viene lo fundamental: proponer y aprobar al nuevo Procurador General de la República y darle el pase automático o solamente permitirle una gestión de 14 meses.

¿Por cuál optarán los triunfalistas, arrogantes y soberbios dirigentes del FCM?

Hay otro punto que no debe soslayarse: encontrar el apartidista licenciado, que no tenga despacho en el que haya defendido a presuntos criminales. ¿En dónde encontrarán al impoluto, diáfano, honesto, con prestigio nacional y que sea ciudadano?

Debe existir ese personaje. La pregunta es ¿en dónde está?

Y más allá de encontrarlo o no, ¿los senadores aprobarán al sustituto que proponga el presidente de la República?

La disyuntiva es: tener Procurador General o dejar a un encargado de despacho.

Después de la renuncia, lo urgente es que las comisiones correspondientes comiencen a trabajar y dejen de grillar y de arrogarse éxitos que no les competen, porque lo que lograron fue debilitar a las instituciones sin resolver el conflicto de fondo.

¿A quiénes empujarán los del FCM?... ¿serán del PAN, serán del PRD, serán del MC?

A lo mejor serán de Matanzas y entonces sí, ¡todos retecontentos!

B.- Sin hacer leña del árbol caído, habría que reconocer el desgaste político del presidente Peña Nieto desde el momento en que propuso y el Senado aprobó la nominación de Raúl Cervantes.

No resulta ocioso recordar que el todavía senador –termina hasta el 30 de agosto de 2018- presidió la Mesa Directiva de la Cámara Alta durante el segundo año de la LXII Legislatura y al término de su gestión solicitó licencia para “dedicarse a la academia”.

Sin embargo, el fondo era otro: estar fuera un año para competir por un espacio como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tema que por sí mismo se cayó por ser inconstitucional su aspiración.

No regresó de inmediato, sino meses después para aspirar, ahora, a la Procuraduría General de la República.

Nadie pone en tela de duda las capacidades del doctor en derecho Raúl Cervantes Andrade, pero el impulso que recibió de su primo, Alfonso Humberto Castillejos Cervantes desde la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República y de su otro pariente, Alfredo Castillo Cervantes desde la cercanía con el presidente Peña Nieto quien lo hizo procurador del Estado de México y después “comisionado plenipotenciario” en Michoacán, hicieron aparecer acciones de nepotismo que, a la postre, pesaron más que sus conocimientos.

Se va y deja, por supuesto, muchos temas pendientes. Hay que admitir, empero, que se lograron detenciones antes inimaginables. No sé si por órdenes presidenciales, toda vez que su puesto dependía –como seguirá ocurriendo hasta que haya Fiscal General autónomo- del Ejecutivo federal. Ahí quedan los logros y los pendientes.

Con sinceridad ¿cuál de ellos perdió peso en el fiel de la balanza? Solamente el presidente lo sabe, luego de la revelación hecha por Emilio Gamboa Patrón, quien para justificar el uso de una aeronave del Estado Mayor Presidencial para trasladarlo a jugar golf, dijo que acudió a una junta de trabajo en la que Enrique Peña Nieto le dio a conocer haber aceptado la renuncia de Raúl Cervantes.

C.- Traer a la mente cuántos personajes estarán en la boleta presidencial, causa sarpullido. Lo mismo las que se emitirán para gobernadores, senadores, diputados federales y locales y presidentes municipales.

Es posible que para la presidencial haya once o doce candidatos. A saber: de los partidos políticos, candidatos de Morena, el Frente Ciudadano por México –si no se rompe antes-; la coalición PRI-Verde más sus aliados, el PES que lo anunció ya, Nueva Alianza que lo dejó entrever y el PAN y el PRD más MC si no avanza el FCM. Súmele cuando menos cuatro o cinco independientes y ¡Dios nos agarre confesados!

En el caso de los senadores, la lista será más amplia al igual que la de diputados.

Analice lo que viene en entidades como la Ciudad de México, Morelos, Jalisco, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Guanajuato, Puebla y Chiapas, en los que también se eligen senadores, diputados federales, diputados locales y alcaldes.

¿De qué tamaño serán las boletas?

No hay que omitir que estarán en juego 3 mil 266 cargos a los cuales aspirarán ¿le parece bien? 10 por cada uno. Más de 32 mil candidatos.

¡¡¡Uf!!!

Escribir un comentario