Banner




Ud. está aquí

Imeca Político

Correo electrónico Imprimir PDF
enrique_penia_nieto

Y sí, Allí Estaba el Candidato Presidencial del PRI

Por Carlos Zamarrón

Dos temas nos parecieron imprescindibles para tratar en esta entrega a MISION POLITICA, y por ello resultaron los títulos principales de la misma: la nada discreta confirmación del presidente Enrique Peña Nieto durante su encuentro con lo más selecto de los analistas políticos mexicanos, de que allí se encontraba el personaje que finalmente resultará el candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de la República en las elecciones del año próximo, y la interrogante personal de que si acaso la Fiscalía General de la República estaría sepultando a la de siempre ineficiente, corrupta y omisa PGR.

Lo primero, y en ese contexto –tomando en cuenta que antes se negó responder a comunicadores si acaso en la reunión que en ese instante mantenía con los mismos si entre los funcionarios que le acompañaban, como Nuño, Osorio, Meade y Narro Robles estaba el próximo candidato presidencial de su partido-, decir que el presidente, en definitiva, no requiere de vejigas para nadar en eso de jugar no sé si decir que maquiavélicamente con los más destacados comunicadores y finalmente “salir en hombros” de la lidia correspondiente. Lo hizo impecablemente.

Antes de expresar la frase de que “el que calla otorga”, -en referencia a su negativa minutos antes de asegurar que no iba a revelar si entre sus cuatro funcionarios que le acompañaron al encuentro estaba el “bueno” para la Presidencia de México abanderado por el PRI- al término del encuentro acabó por aceptar que sí, que allí estaba quien sería el candidato tricolor a las elecciones del año próximo. Sorprendió a todos, presentes y ausentes, la forma de hacer política de comunicación de Enrique Peña Nieto.

Pasando a otras cosas y cuando vientos enemigos y fuegos amigos se cebaron sobre Raúl Cervantes, calificándolo de todo con adjetivos no convincentes y obviamente con intereses políticos para que no llegue a ocupar la titularidad de la Fiscalía General de la Nación, pienso sin menoscabo de mejores opiniones, que lo verdaderamente importante es que la nueva estructura para modernizar integralmente a la misma, es lo que verdaderamente nos importa a la mayoría de los mexicanos.

Polemizar sobre si Raúl Cervantes –hoy ex Procurador General de la República- tuvo diferendos con su esposa, si es o era propietario de un auto de lujo desde luego muy costoso, si en sus ratos de ocio le gusta jugar a la matatena o a las manitas calientes, es tratar inútilmente de encontrarle la cuadratura al círculo o bien, glándulas mamarias a las culebras. Lo importante reitero, es si la Fiscalía General de la Nación sepultará los vicios añejos de la histórica PGR.

Hasta la próxima.

 

Escribir un comentario