Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
sobrevuelan_los_huitres_mision876
economica_al_alza
frutas_y_verduras
delincuente
cemento_tolteca

Frente a la Solidaridad de Muchos, Actuaron los Carroñeros de Siempre

*Incremento en los Precios de las Herramientas

*Elevan las Rentas Para Viviendas y Oficinas

*Materiales de Construcción Registraron Alzas

*Funerarias Hicieron su Agosto en Septiembre

*Los Eternos Ladrones Robaron Edificios Vacíos

Por Jesús Michel Narváez

A tres semanas de la tragedia que sacudió a la Ciudad de México y a cuatro de que en Oaxaca y Chiapas quedaran decenas de municipios devastados por la destrucción de casas, caminos, puentes, los buitres de siempre sobrevolaron en círculos para terminar lo que la naturaleza produjo: muerte y desolación.

En la capital del país, en donde sus cielos pierden lo azulado por la contaminación, los carroñeros hicieron su aparición lo mismo en las funerarias, que en las ferreterías donde se venden herramientas, que en las tiendas en donde las lonas están a disposición del mejor postor; los alimentos subieron de precio entre 15 y 20% y en algunas zonas se duplicaron sus valores; las rentas se elevaron tanto para vivienda como para oficinas. Los “certificadores”, los DRO (Directores Responsables de Obras) no se quedaron atrás y exigieron sumas que van de 30 a 80 mil pesos por dar su “visto bueno” a edificaciones siniestradas.

Baste revisar los avisos clasificados para comprobar que entre los comerciantes de la muerte o de la medicina no hay solidaridad.

Ejemplos sobran: oficinas que antes del terremoto se rentaban en 15 mil pesos se elevaron hasta los 28 mil y con una larga lista de requisitos que incluían estados de cuenta bancarios –para saber si el arrendador tenía con qué cubrir las mensualidades- hasta comprobantes de “domicilios inexistentes”.

Miles te líneas telefónicas dejaron de funcionar, pero los recibos llegaron con las “cuotas fijas” que la empresa casi monopólica y confirmada como dominante por la Comisión Federal de Competencia fijó cuando “abrió sus puertas a sus competidores”.

En los establecimientos de materiales para la construcción se registraron alzas en cemento, varilla, arena, grava, ductos de PVC, cable, tubo de cobre, muebles de baño, pisos…los compañías de Seguros también aprovecharon la oportunidad para intentar no pagar o para retrasar el pago. Exigieron en diversos condominios los prediales individuales y de los estacionamientos. “¿Acaso debemos estar al corriente con nuestros impuestos para que nos cubran lo que está asegurado?”, dice Ricardo N, propietario de un espacio de consultorios en la Condesa.

Los buitres no dejaron pasar la oportunidad.

Mientras las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, acompañadas de miles de voluntarios realizaban su trabajo: rescatar a quienes quedaron atrapados bajo toneladas de escombros, los comerciantes repetían en septiembre su agosto.

MOCHADA O NO EXPIDEN CERTIFICADOS

En estos días posteriores al terremoto, en la Ciudad de México se desplegó todo un ejército de ingenieros, arquitectos, estructuralistas. Lo mismo de Protección Civil que de SEDUVI de la CdMx. Además, centenares de expertos de la UNAM, el IPN, los Colegios de Arquitectos e ingenieros.

Los oficiales, los que extienden los certificados de que una construcción puede ser habitada u ocupada por oficinas, traicionaron la confianza del Jefe de Gobierno.

Vecinos del edificio ubicado en la calle de Altata con el número 51, en la Condesa, revelaron a MISIÓN POLÍTICA que los DRO exigieron 30 mil pesos por emitir el certificado. En una escuela localizada a dos cuadras, en la colonia Escandón, pidieron 80 mil pesos.

Otros vecinos informaron que se llama a los teléfonos que puso a disposición el Gobierno de la Ciudad de México para solicitar la presencia de los DRO y no acuden a pesar de dejar todos los datos solicitados.

3 MIL PESOS DE AYUDA PARA RENTA

La trágica tarde del 19 de septiembre dejó 231 personas fallecidas y de ellas más de 50 fueron sacadas de los escombros por los expertos. Se respetó la decisión y exigencia de las familias de utilizar maquinaria pesada antes de tener a la vista los cuerpos.

Culminada la tarea, 20 mil personas quedaron sin hogar.

Viven en campamentos, en refugios porque no tienen a donde ir.

Ante la crisis de vivienda, el Gobierno de la Ciudad de México decidió otorgar “3 mil pesos” como ayuda de renta.

Los más afectados habitaban en la Condesa, en la Del Valle, en la Roma, en Lindavista, en Villa Coapa.

Ninguna de esas colonias se puede rentar un departamento o una casa con 3 mil pesos.

Mientras tanto, en la Ciudad de México se anunciaba la creación de un Comité Técnico para desarrollar las nuevas normas que eviten el colapso de edificios de oficinas y viviendas ante la presencia de un terremoto, en Oaxaca y Chiapas se comenzaron a entregar los recursos a quienes perdieron todo, menos la vida.

Formalmente y después del censo liderado por la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles Berlanga, el Gobierno federal destinó una bolsa de 7 mil millones para la reconstrucción.

Para construir totalmente una vivienda se asignaron 130 mil pesos que serán entregados en 4 partes: 30 mil pesos mensuales a partir del dos de octubre pasado; para quienes resintieron daños menores y solamente tienen que reconstruir sus viviendas, se les dotó de 30 mil pesos en dos entregas,

20 MIL PESOS, EL SEPELIO

Hasta antes del movimiento telúrico, acudir a una funeraria de clase media para contratar la compra de una caja que se adquiría en 5 mil pesos –las menos adornadas y de metal- y después del sismo el precio se elevó hasta los 9 mil pesos.

Rentar un salón en la funeraria costaba 2 mil pesos por 12 horas y después del terremoto la tarifa aumentó a 5 mil.

De acuerdo con páginas de Internet de diversos distribuidores de cemento, antes del sismo sus valores eran:

CEMENTO TOLTECA GRIS 50 Kg          $ 120.00

CEMENTO TOLTECA GRIS 50 Kg - 20BTOSXTON    $ 2,200.00

MORTERO TOLTECA 50 Kg        $ 90.00

MORTERO TOLTECA 50 Kg - 20BTOSXTON   $ 1,800.00

Después del sismo, los precios aumentaron 21%.

Cementos Mexicanos (CEMEX) anunció un incremento del 7.5 por ciento.

Ante una consulta formulada al portal  https://preguntas.habitissimo.com.mx/pregunta/material-para-constriccion, respondió:

La tonelada de varilla cuesta $13,500.00 MXN, y la de cemento vale $2,800.00 MXN. ... El precio del cemento está entre $3,400.00 y $3,600.00 MXN.

En las farmacias de descuento, que acostumbran rebajar los precios fijados en los envases hasta en 43%, dejaron de hacerlo y se acercaron al precio máximo autorizado.

Además, muchos medicamentos de patente y otros genéricos escasearon durante las dos primeras semanas después del terremoto.

MUDANZAS A PRECIO DE ORO

Una de las actividades más solicitadas fue la de las mudanzas.

Quienes poseen camiones de 3.5 toneladas cobraron en oro.

Un traslado de la colonia Roma a La Noria, en la Delegación Xochimilco, que se había realizado dos meses antes, costó 4 mil pesos. Se llevaron escritorios, sala de recepción, sillas de oficina, archiveros, cajas de libros y documentos…

Hoy una mudanza similar se cotizó en 12 mil pesos.

El argumento manido: hay que bajar los muebles 8 pisos y las escaleras están “sentidas”.

ANAQUELES SEMIVACÍOS

No obstante que las grandes cadenas de productos alimenticios cuentan con bodegas refrigeradas y almacenan grandes cantidades de artículos no perecederos, muchos de los alimentos si no desaparecieron sí escasearon.

No se podía encontrar suficiente agua embotellada ni tampoco pañales para bebés y para adultos; los frijoles enlatados envasados eran difíciles de encontrar.

Verduras y frutas además de registrar aumentos de precio que frisaron entre el 10 y el 40%, tampoco había en abundancia.

A la pregunta formulada por cajeras: ¿encontró lo que buscaba?, la mayoría de consumidores respondía con un “casi todo”.

Las grandes cadenas trataron de respetar los precios a los que tiene acostumbrada a su clientela, no así el comercio minorista en donde un kilo de huevo se cotizó en los primeros 10 días después del sismo hasta en 48 pesos.

De acuerdo con informes de la Central de Abasto en ningún momento hubo desabasto de alimentos.

LOS LADRONES SIN SOLIDARIDAD

Las horas siguientes al terremoto no solamente generaron angustia a quienes sufrieron pérdidas de familiares, amigos y bienes.

De pronto descubrieron que en sus viviendas y oficinas ingresaban sujetos que se identificaban como “voluntarios” o representantes de las autoridades locales.

Sin embargo, eran ladrones que hurgaban que llevarse.

Y se llevaron muchas cosas. Las denuncias se hicieron públicas y no se conoce, por lo menos hasta ahora, informe oficial de detenidos y consignados.

Lo buitres estuvieron y están presentes. Sobrevolaron las zonas afectadas y fijaron la mirada en sus víctimas: los damnificados lo mismo de vivienda habitacional que de oficinas.

Y del tema no se han ocupado las autoridades, porque la prioridad fue rescatar con vida al mayor número de personas atrapadas bajo los escombros y encontrar los cuerpos de quienes fallecieron.

Escribir un comentario