Banner




Ud. está aquí

Los Dados de Dios

Correo electrónico Imprimir PDF
espionaje

Las Nuevas Armas del Espionaje en el Retorno de la Guerra Fría

*Ya no Rifan el Labial con Gatillo y “le Petit Protector”

*El Sonido hoy se Utiliza Como Artefacto Para Dañar

*Encrucijada: Todavía no son Visibles, ni Detectables

Por Nidia Marín

El retorno de las armas del espionaje -si es que alguna vez se fueron- se basa, como siempre, en la ciencia. Pero, en el siglo pasado quedaron el revolver francés en forma de anillo y del tamaño de éste, llamado “le petit protector”; el minúsculo lanzador de gas ruso, que envenenaba ipso facto al enemigo; el lápiz labial con gatillo, que era realmente una pistola calibre 4.5 milímetros, elaborado por la URSS y utilizado por la KGB; el paraguas letal inglés con una aguja envenenada; el carbón explosivo utilizado por los Estados Unidos en sus acciones de sabotaje; las monedas con agujas impregnadas de cianuro; los guantes-revolver y los relojes-pistola. Hoy son piezas de museo, sí del Museo Internacional del Espionaje, en Estados Unidos.

Ya no rifan en las operaciones en el mundo los artefactos hechos famosos por Hollywood: zapatos con tacón falso, ceniceros de doble fondo, encendedores y plumas con cámara, palomas mensajeras con cámaras en el buche, utilizados por la KGB, la CIA, el Stasi alemán; el M16 inglés y toda la cauda de agencias.

Hoy existe una revolución en materia de armas de espionaje, porque como analiza Daniela Alejandra Alba Useche “…el programa Echelon se convirtió en el mayor sistema de espionaje de los Estados Unidos, bajo el control de la NSA que, aunque no es el único programa de espionaje, es el que más operaciones ha hecho en el mundo. La creación de este programa inició en 1946, durante la Guerra Fría, mientras los Estados Unidos forma un acuerdo con Gran Bretaña “para compartir inteligencia de señales entre las dos naciones y los socios de la Commonwealth de Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, conocido como el acuerdo de ‘Cinco Ojos’”.

Los adelantos en ese renglón no cesan. Y aunque fueron los nazis quienes empezaron a experimentar con los sonidos, al elaborar un arma denominada “cañón sónico”, hoy los experimentos sobre lo que los físicos definen como cualquier fenómeno que involucre la propagación de ondas mecánicas, han evolucionado lamentablemente para causar daño.

En la segunda década del siglo XXI, (con una guerra fría reloaded) una de las armas del espionaje, se supone, es el infrasonido (sonidos graves por debajo de los 20 Hz que el ser humano no puede oír) y el ultrasonido (sonidos agudos por encima de los 20 Hz). Dicen que las nuevas armas de sonido han sido utilizadas ya, por ejemplo, cuando el secuestro de un lujoso crucero por somalíes, en manifestaciones y otros eventos. Se supone que los sonidos pueden causar enfermedades cerebrales, del estómago y otras desconocidas.

No son visibles, ni detectables y un buen número de gobiernos las ha desarrollado. De ahí que los sucesos con diplomáticos que han enfermado, en La Habana (de ser reales) causen la preocupación en el mundo, porque mediante tales armas puede haber afectaciones masivas no sólo de enemigos de uno u otro país, sino de ciudadanos comunes.

De ahí que el secretario de Estado Tyllerson haya anunciado la posibilidad de cerrar la embajada de Estados Unidos en La Habana, lo que nos habla, además, de echar por tierra todas las acciones políticas que desde diversas partes del mundo se llevaron a cabo para terminar con más de 50 años de confrontaciones.

¿Qué país es responsable de los sucesos recientemente ocurridos a los diplomáticos estadounidenses en La Habana? Se desconoce. Puede ser cualquiera.

Alba Useche, en su análisis sobre el espionaje concluye, por ejemplo:

“La evolución del espionaje y la tecnología desde la Guerra Fría se ha dado a través de las agencias de seguridad. Desde el 11-S se dio un giro a nivel mundial de cómo enfrentar el terrorismo y ya nada volverá a ser igual. Los métodos de guerra han cambiado sustancialmente por el crecimiento acelerado de las tecnologías en esta era digital que permite que nada quede fuera de su área de influencia”.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escribir un comentario