Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
crimen_ferpecto_poster

“Crimen Ferpecto”

Antes Muerto que Mediocre

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Crimen Ferpecto”, comedia de humor negro, escrita y dirigida por Álex de la Iglesia, protagonizada por Guillermo Toledo (Rafael), Mónica Cervera (Lourdes) y Luis Varela (Don Antonio); se estrenó en octubre de 2004 en España.

Rafael es un seductor ambicioso que gusta de las mujeres guapas, la ropa elegante y el ambiente selecto; trabaja en un gran almacén y quiere ser el nuevo Jefe de planta; su único rival es don Antonio, al cual mata por accidente en una acalorada discusión; Lourdes, única testigo del hecho, lo chantajea para que sea primero su amante y luego su esposo; por lo que Rafael decide cometer un segundo crimen perfecto que resuelva esta situación.

Este es el séptimo largometraje del bilbaíno Álex de la Iglesia, en el que plasma ese humor ácido que le caracteriza, explotando las posibilidades cómicas que ofrecen temas como la sociedad de consumo, el divismo y la fiebre del éxito, el poder de la apariencia y los cánones de belleza.

LAS COSAS NO SE PIENSAN, SE HACEN

Así es la filosofía de Rafael, pues si alguien espera sentado a que ocurran las cosas, está perdido, si algo le gusta lo toma, afirmando categóricamente que por eso la gente es desgraciada, porque viven rodeados de cosas que les gustan, pero no se atreven a ir a por ellas.

Puede pensarse que esta es la mentalidad aceptable de un triunfador, pero la concepción es errónea cuando se toma como base de éxito el consumismo.

Rafael tiene claro que prefiere morir antes que conformarse con una existencia mediocre, pero la mediocridad medida en que la persona vale por lo que tiene y no por lo que es.

Hay gente plenamente convencida que la materialidad da la felicidad y que su triunfo en la vida es cosa segura si así se lo plantean, pero cuando ven que sus planes, meticulosamente ideados, no siguen el camino deseado, estarán dispuestas a hacer de todo para reorientarlos, inclusive rompiendo las normas, no sólo de trato social, sino inclusive las del Derecho.

LA SUERTE NO EXISTE

Rafael afirma que la suerte no existe, que las oportunidades están al alcance de la mano de todos y sólo hay que tener el valor de ir a por ellas; un objetivo y un plan, es todo lo que necesita un hombre para ser feliz; sin un objetivo en la vida, no se consigue nada; y el objetivo de Rafael es: ‘Ser el REY de un trocito del Paraíso.’

En efecto, la buena suerte no existe como tal, pero tampoco existe la mala suerte, toda consecuencia, buena o mala, es producto de los actos y acciones del hombre, es válido tener objetivos y trazar planes para lograrlos, sin embargo, ello debe ser acorde a los causes socialmente aceptables y reconocidos como válidos por el Derecho.

El objetivo a perseguir puede ser lícito y los medios para lograrlo deben ser de igual magnitud; la gente que pretende conseguir un objetivo sin observar un medio valido, es un transgresor de la norma, y surge el innovador, que según Robert Merton, es un individuo que asimila bien el fin, pero no las formas institucionalizadas para su obtención.

TÚ NO TIENES LA CULPA, PERO YO TAMPOCO

A Rafael le gusta rodearse de glamour, chicas guapas y detalles selectos, el hecho de matar imprudentemente a su mayor rival, don Antonio, es pecata minuta, pues la antítesis de todo lo que desea, es Lourdes, una empleada tímida, fea y de encorvada apariencia, pero lo suficientemente astuta como para lograr su propio objetivo: tener un novio y casarse.

En este mundo fatuo y material, los grandes centros comerciales son las catedrales de una nueva religión: el consumismo, donde la apariencia física es nota relevante; la gente, las revistas, la televisión, presentan a modelos y actores que no son como el común de la gente y la aspiración es ser como ellos. Tan es así que el propio Rafael le cuestiona a Lourdes: ¿Cuándo has visto tú alguien como tú presentando un concurso de esos de la tele? ¿Cuándo has visto una fea montada una Ferrari? ¿O besando un ciclista?

DE LO PERFECTO A LO FERPECTO

La situación para Rafael es insostenible, se ha convertido en una persona normal, según él, ahora es un idiota entre millones de idiotas, con una vida mediocre y ñoña, él no quería ser así, quería ser elegante; ahora su mundo es ferpecto; por lo que debe realizar otro crimen que sea perfecto, para ello compra diversas películas para sacar ideas.

Esta escena es un breve homenaje a cintas como a “Crimen Perfecto”, (Alfred Hitchcock, 1954), “Anatomía de un Crimen” (Otto Preminger, 1959), Aro Tolbukhin; “En la Mente del Asesino” (Isaac-Pierre Racine, Agustí Villaronga y Lydia Zimmermann, 2002) y, muy especialmente, “Ensayo de un Crimen” (Luis Buñuel, 1955).

El nombre de la película es a partir de que la cajera pasa el código de barras y en el lector aparece en la pantalla “Crimen Ferpecto”, lo que contraria al propio Rafael que hasta en eso quiere que todo sea perfecto.

El crimen no se concibe como una opción delictiva para el protagonista sino como liberación, el anonimato opuesto a la gloria, es su salvación.

El mensaje de la película es claro, criticar la superficialidad y el culto a la apariencia que encarna el hedonista Rafael, sin buscar ni pretender una moraleja, sólo recrear la desgracia del aparente triunfador y la venganza de los marginados, pues la ilusión de Lourdes de convertirse en diseñadora y creadora de tendencias, rebasa los objetivos de Rafael.

Se afirma que el crimen perfecto no existe, sino investigaciones imperfectas, pero ¿acaso existirá el crimen ferpecto?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario