Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del ABC Político

Correo electrónico Imprimir PDF
enrique_penia_nieto

*¿En Dolores Hidalgo Será el Penúltimo “Grito” de Peña?

*Hay Prueba Fehaciente de que el País no se Desmoronó

*Desconfianza Hacia los Políticos de Todos los Signos

*Septiembre: se Perfilarán los Apuntados Para Los Pinos

Por Gerardo Lavalle

A.- Inicia el mes patrio. Mes de banderitas. Mes de mariachis. Mes de música mexicana. Y mes de El Grito de Independencia.

Este año, si se mantiene la tradición, el presidente Peña Nieto acudirá a la Cuna de la Independencia, a San Miguel de Allende, en Guanajuato, para tremolar la bandera y hacer sonar la campana de Dolores.

Oportunidad para escuchar la arenga que ha sufrido cambios desde Luis Echeverría quien incluyó el viva ¡El Tercer Mundo! y José López Portillo incorporó a Josefa Ortiz de Domínguez.

¿Qué será lo que le añada Peña Nieto?...

¿Respetará mencionar solamente a los héroes que nos dieron Patria?

¿Pregonará las Reformas Estructurales?

El horno no está para bollos y que bueno que El Grito no sea en el Balcón Central de Palacio Nacional, desde donde, por cierto, se apreciará la recién remodelada Plaza de la Constitución.

Y digo qué bueno que vaya a tierras guanajuatenses porque evitará la provocación que lanzarán todos aquellos que estiman que su gobierno ha sido malo y que no ha respondido a las expectativas cifradas en su triunfo.

Según la consultoría Mitofsky, el presidente Peña Nieto es el más impopular de los Presidentes que ha tenido México. Quizá exagerada la afirmación, pero es lo que recogió y evaluó Roy Campos, militante priista, por cierto, en una encuesta que levantó el mes pasado.

Es el penúltimo Grito que dará Enrique Peña Nieto como Presidente Constitucional de México y como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas. Todavía le quedará el del 15 de septiembre de 2018 y ya habrá Presidente Electo.

Para reconocer al Ejército, a la Marina Armada de México y a la Fuerza Aérea le quedan dos eventos fundamentales: el Desfile del 16 de este año y el del próximo.

Y a guardar los bártulos que el sexenio se acaba.

¿Y cómo terminará esta administración?

Es prematuro realizar alguna aseveración. Sin embargo, por la percepción que se tiene y por la forma en que sus adversarios políticos –casi enemigos- más una buena parte de la sociedad, el cierre será tempestuoso.

Aunque hay evidencia y prueba fehaciente de que el país no se desmoronó y pese al entorno internacional y al arribo de Donald Trump hubo y hay crecimiento económico, generación de empleo, mejores condiciones en el campo, arribo de inversión extranjera directa que sumó, hasta el mes de agosto, 156 mil millones de dólares, incremento del número de turistas cuyos ingresos alcanzaron a convertirse en la tercera fuente de divisas. En conjunto, la actividad económica logró que las calificadoras internacionales como Moody’s, Fitch y S&P Dow Jones mejoraran la calificación y México dejara de ser “país riesgo”.

Del lado oscuro de la luna, se advierten también severos problemas que parecieran irresolubles: la inseguridad, la presencia abierta del crimen organizado, la corrupción y la impunidad al alza, el abuso de poder de exgobernadores y gobernadores, parte de ingobernabilidad por la ausencia de un Congreso con mayoría del partido que gobierna y la búsqueda de las oposiciones no por servir a la Nación sino por denostar a quien hoy lleva las riendas del país.

Mes Patrio en el que se nota la pérdida del nacionalismo y del orgullo de ser mexicano.

Muchos son los factores que reducen la colocación de banderas en las casas, pero probablemente el más importante sea la desconfianza hacia los políticos de todos los signos que ejercen el poder político y se olvidaron, como cada sexenio de los últimos cinco, de la sociedad en general que ha tenido que tomar las calles y organizarse para hacerse escuchar.

B.- Mes de Septiembre, en el que ya se perfilarán con mayor claridad quiénes están apuntados para competir por llegar a Palacio Nacional y habitar en Los Pinos.

De acuerdo con el calendario electoral, el proceso rumbo al 2018 comienza el viernes 8 y a partir de esa fecha también inicia la veda informativa por instrucciones de los 18 adalides de la “libertad de expresión”: los 11 consejeros electorales del Instituto Nacional Electoral (INE) y los 7 magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

¿Cómo saber quiénes son los que quieren llenar las 500 curules de San Lázaro, los 128 escaños del Senado y los 66 asientos del Congreso de la Ciudad de México si no es posible entrevistarlos en radio y televisión si no están todos los que compiten?

Con lo que se ha llamado “la elección histórica del país” por la disputa de 3 mil 326 cargos de elección popular, entre los cuales se encuentran la Presidencia de la República y 9 gobiernos incluido el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, en lugar de existir una apertura sin limitaciones, se incorporan norman que frenan el conocimiento de los aspirantes.

Septiembre también es el mes en el que el Ejecutivo federal presenta el Paquete Económico: Presupuesto de la Federación, Ley de Ingresos y en su caso la Miscelánea Fiscal. Paquete que tendrá como prioridad la rebatinga de recursos para ser aplicados en el año electoral, por lo menos en los primeros seis meses del año 2018.

Hay compromiso de no inventar ningún nuevo impuesto, pero ello no garantiza que se eleven porcentualmente los existentes.

C.- El presidente de la poderosa Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Jorge Estefan Chidiac, me comentaba que el presupuesto del 2018 obligará al Gobierno federal a realizar “ajustes” aunque no serán tan impactantes como los de los últimos tres años.

Y sí, lo que más se priorizará serán los programas sociales, la infraestructura y la seguridad social.

Mes Patrio sin Grito en el Zócalo.

Escribir un comentario