Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
enrique_penia_nieto

El Quinto Informe

*Que lo lea y También sea sujeto de la crítica

*Es Ejercicio Democrático y de Gobierno Abierto

*Hace Falta Saber del Momento que Vive el País

*En lo Político, Económico, Social y Administrativo

Por Manuel Quijano*

Tradicionalmente los presidentes de México ocupan el mes de agosto a fin de preparar su informe de gobierno, sobre todo el quinto. Lo cual era más notable el siglo pasado debido a que el primer informe lo utilizaban para exponer el estado en el que recibieron el país. El segundo era mucho más elaborado pues el Primer Mandatario ya estaba afianzado en el poder y ya tenía ascendencia sobre aquellos diputados, senadores y gobernadores heredados de la administración próxima anterior. Por lo que se refiere al tercero, se percibía el avance y el rumbo, las estrategias y las prioridades. Así, el cuarto era de apoteosis, pues la totalidad de la Cámara de Diputados había sido aprobada por el Titular del Poder Ejecutivo, y por la mayoría de los gobernadores. Entonces se llegaba al quinto informe que se singularizaba porque era el de los logros, pues después de ese 1 de septiembre, la sociedad y la clase política esperaban que el partido en el poder se pronunciara por su candidato. De ahí que el sexto informe era la despedida.

Regresemos al quinto informe, ese que está preparando el presidente Enrique Peña y que, además de que muy probablemente lo entregará por conducto del Secretario de Gobernación, somos muchos los mexicanos que esperamos que el día 2 lea ante representantes sociales, partidos políticos, académicos y medios de comunicación, entre otros, acerca del momento político, económico, social y administrativo por el que vive nuestro país.

Algunos críticos se oponen a dicha lectura bajo el argumento de que el día del presidente de ser erradicado, lo cual es una idea que no comparto. Soy de la opinión de que nuestro Presidente lea e informe. También que se sujete a la crítica, pues es un ejercicio de la democracia y del gobierno abierto.

Recordemos que la Constitución de 1824 tuvo a bien indicar que el presidente informara acerca del estado de la Unión. Lo cual en efecto estaba inspirado en el modelo norteamericano. Pero la idea es buena y Guadalupe Victoria cumplió con el ordenamiento constitucional.

Desde entonces, con muchas modificaciones, los presidentes en México nos informan y los evaluamos. Los datos quedan registrados y sirven como elementos de referencia política e histórica. El mensaje a la nación nos hace falta.

*Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM

Escribir un comentario