Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del ABC Político

Correo electrónico Imprimir PDF
metrobus_linea_siete

*Nubarrones Ensombrecen la XXII Asamblea del PRI

*Hay Negativa aun Para la Apertura a los no Militantes

*El Andamiaje Contra la Corrupción con Desequilibrios

*Sobreseimiento del Amparo Contra Línea de Metrobús

Por Gerardo Lavalle

A.- Cuando las manecillas del reloj giran y la pila mantiene el ritmo, las horas transcurren de manera inexorable. Falta una semana para que se inicie la XXII Asamblea Nacional del PRI y los nubarrones oscurecen los escenarios a tratar con destino manifiesto: la candidatura presidencial para 2018.

Durante las últimas dos semanas se ha debatido entre los “priistas de café” y los “activos que defienden al partido”, cómo deberán tomarse las decisiones.

Los llamados “rebeldes” y cuyas cabezas visibles son Ulises Ruiz, Encarnación Alfaro, Ivonne Ortega y José Ramón Martel, presionan para “abrir” los espacios a los ciudadanos, aunque no sean militantes.

Curiosamente la mayoría de los “rebeldes” son cercanos o lo fueron a Manlio Fabio Beltrones.

Los duros, con Enrique Ochoa Reza y con respaldo de Emilio Gamboa y Luis Videgaray, la Voz de Los Pinos, plantean mantener sus estatutos y los candados.

Hay discrepancias entre ambos grupos con respecto a la meta a conseguir.

Si los aperturistas trabajan en pro de José Antonio Meade, no se entendería la postura contraria de Videgaray, cuya cercanía –o al menos así lo pretende demostrar- con su sucesor en Hacienda es pública.

¿Está con él o en su contra?

La pregunta toma relevancia cuando los priistas de viejo cuño, los que no aceptan que el PRI vive una de sus peores crisis ante la sociedad, se niegan a abrir los espacios a quienes no han militado y no han tenido cargo de elección popular para aspirar a ser el abanderado tricolor en 2018.

Mayor importancia tienen las posturas cuando el PVEM pretende ir con candidato propio en la elección presidencial. Ya hasta precandidato tiene en la persona del senador zacatecano Carlos Alberto Puente Salas, jefe del partido en ausencia pública pero no física de Jorge Emilio González Martínez, heredero de la franquicia del tucán.

Crecen las dudas cuando se ratifica, aunque no se oficialice, el poder de Manlio Fabio Beltrones en la estructura del PVEM, y la intervención de Roberto Madrazo Pintado en la misma sobre todo en el sureste del país.

Las divisiones entre priistas del primer nivel no se quedan ahí. El expresidente del CEN, César Camacho Quiroz se sumó a los aperturistas y con ello se coloca del otro lado de la línea que marca Emilio Gamboa, a quien no dejan de candidatear como el futuro dirigente partidista para conducir los trabajos de la próxima campaña presidencial.

Habría que observar muy de cerca si en Los Pinos se tiene clara la postura de quienes de alguna u otra manera podrían “reventar” las intenciones de imponer al candidato sin la participación de ellos.

En tiempos preelectorales –de suyo ya electorales-, emergen los grupos que durante lustros y décadas han formado parte de los “iluminados” que toman las decisiones en los momentos difíciles. Los actuales no son fáciles ni para el presidente Peña Nieto ni para quienes no quieren dejar pasar a los que presumen de influir en la nominación.

Son complicados y a la vista está el rechazo no solamente de una gran parte de la sociedad sino de los propios militantes que se sienten o ignorados y arrojados al rincón de la ignominia o muestran su desacuerdo con la política seguida a lo largo del sexenio.

Inexplicablemente el vaso comunicador de la Presidencia de la República no ha sabido o no ha querido vender los logros, que no se cosecharán en este sexenio sino en los próximos, así como Carlos Salinas de Gortari no se llevó los aplausos con la firma del TLCAN sino hasta dos décadas después.

Muchos son los logros obtenidos, pero o no se han comunicado o no se entienden por parte de la sociedad.

Eso pesa y mucho en el ánimo de quienes pulsan que el partido no pasa ni con mucho por momentos superables.

B.- Formalmente arrancó el Sistema Nacional Anticorrupción. Con sus limitantes, pero aseguran que funciona.

Sin embargo, como documentó MISIÓN POLÍTICA en su pasado número (865), la falta del Fiscal en la materia y de los 18 magistrados que tendrán que encargarse de impartir justicia, deja huecos difíciles de llenar.

Para los legisladores –senadores en este caso-, como diría Arturo de Córdova: no tiene la menor importancia” que estén en falta. ¡Para eso son congresistas! Y sienten estar facultados para violar la ley en cualquier momento.

Por cierto, la misma ley que ellos y su colegisladora de diputados, aprobaron en 2008 y las subsecuentes LXII y LXIII Legislaturas.

Aunque se improvisaron 6 salas del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, al que llegarán todas las denuncias para que las analice y sancione en su caso por faltas de servidores públicos y de empresas privadas que participen en contratos del sector público, la realidad es que en tanto no sea designado el Fiscal el andamiaje contra la corrupción mantiene desequilibrios.

Desde la óptica de quienes reclaman a los senadores haber violentado la Constitución, se puede “caminar, pero no correr” en el combate a uno de los flagelos que más dañan no solamente a la economía del país sino en general a la sociedad.

Es probable, aunque no haya seguridad, que en el periodo ordinario que inicia en septiembre se apruebe la designación del Fiscal.

Pero en tratándose del penúltimo periodo ordinario de sesiones de la LXIII Legislatura y en plena efervescencia electoral hacia las 30 elecciones del 2018, difícilmente se cumplirá la meta. ¿De qué sirve un Fiscal para 14 meses?

Y una más: tampoco hay Fiscal General de la Nación.

C.- A pesar de no existir el fallo anhelado por el Gobierno de la Ciudad de México y de prevalecer la suspensión para la construcción de la Línea 7 del Metrobús, aparecieron en Paseo de la Reforma lonas color rosa y con el logotipo de la CdMx, anunciando: “El Gobierno de la CdMx construye la Línea 7 del Metrobús. Servicio sustentable, accesible y eficiente para 130 mil usuarios”.

¿Acaso la autoridad capitalina tiene conocimiento del sobreseimiento del amparo promovido por la sociedad civil?

Ya se publicaron nombres de quienes “atacan a Miguel Ángel Mancera”. ¿Será verdad el señalamiento o simples ganas de convertir en víctima al precandidato sin partido?

Escribir un comentario