Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
alcancias

Pensiones... ¿y los Sindicatos qué?

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

El Sistema de Ahorro para el Retiro mexicano cumplió 20 años. Fue precisamente en el sexenio del entonces presidente Ernesto Zedillo, cuando en la nueva ley se determinó que la pensión de los trabajadores - que empezaron a laboral después del segundo semestre de 1997-estaría determinada de acuerdo a los ahorros que acumularan en sus cuentas individuales, de esta manera se daba fin al sistema de reparto.

Se prevé que en 16 años más se jubilará la primera generación de trabajadores aforados y empiecen a retirarse en forma masiva. ¿Qué sucederá en esa fecha? ¿El sistema funcionó, cumplió con los objetivos planteados? A simple vista diríamos que no.

Especialistas en el tema (nacionales y extranjeros), además de la propia Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, en voz de su titular, Carlos Ramírez, señalan con insistencia que, los recursos económicos que recibirán los pensionados serán insuficientes para satisfacer sus requerimientos.

Las bajas pensiones que obtendrán (apenas la tercera parte de su último sueldo) seguramente generará descontento masivo, situación ante la cual no se descartan la existencia de movilizaciones similares a las registradas en Chile, Uruguay y Argentina, donde se lograron cambios importantes. En Argentina se logró echar abajo el sistema de cuentas individuales para regresar al de reparto.

De acuerdo con lo anterior, podríamos decir que el fracaso del sistema pensionario mexicano es un hecho. Las proyecciones actuariales dan un amplio panorama sobre el futuro de pobreza que les espera a miles de ancianos.

El gobierno, organismos financieros, nacionales y extranjeros, académicos e investigadores de instituciones educativas públicas y privadas, políticos y agrupaciones empresariales conocen bien hacia dónde vamos. Frente a este complicado panorama, algunos grupos han presentado estudios detallados y propuestas al respecto.

En México, las aportaciones para trabajadores afiliados al IMSS se han mantenido, desde que inició el sistema en 1997, en un nivel de 6.5% del salario base de cotización. Dicha tasa es menor en comparación con las de otros países con esquemas de pensiones iguales al mexicano.

Diversas voces se han levantado sobre la necesidad de incrementar las aportaciones a 13.5%, sin embargo, nadie ha dicho qué sector lo hará, nadie quiere entrarle al rescate.

Otra propuesta menciona trasladar el saldo de la subcuenta de vivienda, administrada por el Infonavit, a la cuenta individual para incrementar la pensión. La idea no es nueva, esto ya se hacía.

Durante años, el Infonavit bajo el sustento que le brinda el Artículo Octavo Transitorio de su propia legislación, donde se mencionaba que los trabajadores que optaron por recibir su pensión con la Ley del IMSS de 1997 recibirían únicamente las aportaciones a la subcuenta de vivienda realizadas antes del cuarto bimestre de 1997, sin embargo, las aportaciones cubiertas después de esa fecha se destinarían a cubrir la pensión.

Esta disposición generó mucha inconformidad. Así en febrero de 2008 la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró que dicho artículo era inconstitucional y estableció un procedimiento para que los pensionados reclamaran legítimamente lo que les pertenece. Actualmente la devolución por ese concepto se hace de manera automática.

Teniendo como marco la situación anterior, conviene preguntar ¿estarán los trabajadores dispuestos a dejar los recursos que tengan en su subcuenta de vivienda para su pensión?

El asunto de las pensiones de los trabajadores no puede reducirse al punto de vista meramente gubernamental, académico o fiscal, es necesaria la participación de los sindicatos en esta tarea, quienes hasta el momento solo se limitan a realizar comentarios ligeros, sin ninguna propuesta a fondo.

Recientemente el Director Sectorial de los Trabajadores de la CTM, Abelardo Carrillo Zavala, rechazó que las subcuentas de vivienda pasen a formar parte de las Afores, su argumento fue débil, sin un sustento verdadero.

Hasta ahora no hay o por lo menos no se conoce una propuesta detallada y seria de los sindicatos en materia de pensiones.

Subordinado al gobierno el movimiento obrero oficial mexicano ha dejado en manos del sector privado y gobierno la defensa de los intereses de sus agremiados, de ahí su pérdida en credibilidad.

La lucha de los trabajadores chilenos, uruguayos y argentinos estuvo encabezada por organizaciones gremiales que marcharon de la mano con sus afiliados ¿sucederá aquí eso?

Para la agenda

Leticia Lorencez, es secretaria general de la sección 17 "Tesorería" del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX). En noviembre buscará ser reelecta para una nueva gestión de cuatro años, en contradicción con la posición que asumió en 2013 cuando se manifestó contraria a esa práctica. Según quienes conocen el entorno de Juan Ayala Rivero, presidente del SUTGCDMX, uno de sus asesores -acostumbrado a golpear aspectos familiares, olvidándose de su turbia historia qué hay que contar- trabaja febrilmente en la reelección de la señora Lorencez porque, dicen, vocifera a cuanto quiere escucharlo, será la siguiente lideresa de unos 100 mil trabajadores de base del gobierno de la ciudad...

 

Escribir un comentario