Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
aurelio_nunio

Los Nuevos Maestros de la SEP: Hacia la Consolidación del Sistema Bilingüe Nacional

Por Luis Migue Martínez Anzures

La modernización y actualización de los planes de estudios de todas las naciones en vías de desarrollo en el mundo, debe ser una prioridad de máximo nivel para cualquier gobierno en la actualidad.

El siglo XXI en el orbe se transforma con una gran celeridad y demanda cada vez más, una mayor precisión y nuevos conocimientos adquiridos por los profesionistas del nuevo milenio: ser un ente pluri-funcional y multitareas es una necesidad en la sociedad profesional de nuestros días.

En este contexto, la iniciativa presentada por el secretario de Educación, Aurelio Nuño, en días pasados representa un acierto de la administración federal que busca atender de manera urgente el contexto que he descrito.

Nuño anunció que la SEP lanzará una convocatoria para contratar a mil maestros de inglés, que den clases en las escuelas normales, como parte del esfuerzo para lograr el dominio de ese idioma en los planteles públicos del país.

Dijo que este programa es de fondo y no deforma. Es decir, la contratación de mil maestros de inglés que den clases en las normales del país -lugar donde se forman a los futuros maestros de la nación- no responde con improvisación a la necesidad que tiene la población mexicana en su nivel básico respecto a este tema.

Lo que busca esta medida, es replicar los conocimientos de otro idioma, en los profesores que, a su vez, serán los formadores de las próximas generaciones de estudiantes en el país. Por lo tanto, no es una medida limitada, es una política pública pensada a largo plazo, cuya estrategia operativa es responsable y viable de acuerdo a las limitantes presupuestales que vive el país.

Según estadísticas oficiales, sólo 20% de las escuelas de México cuentan con profesores de inglés y por eso es necesario un cambio en la formación de maestros.

El plan nuevos profesores bilingües es responsable y tenaz. Lo es porque la apertura para los nuevos maestros de inglés responde al nuevo modelo educativo y porque busca que México sea bilingüe en un plazo no mayor a 20 años.

Distinguir entre políticas de corto, mediano y largo plazo, es fundamental para la modernización y eficiencia de la administración pública federal. Pero es más importante para el desarrollo educativo de la nación -entendida la educación- como palanca de desarrollo, de un México que necesita acelerar el paso para generar nuevos profesionistas con mejores capacidades en su formación profesional.

El bono demográfico de la nación debe aprovecharse y llevarlo a cabo en lo inmediato; de no ser así los costos de esta omisión, podrían tomar dimensiones catastróficas para el futuro de las nuevas generaciones de estudiantes mexicanos.

El problema de esta política pública es que no se prevé en el programa difundido por la SEP, un proyecto de capacitación de los maestros que actualmente imparten la materia de inglés en el nivel básico y medio, ni tampoco un estudio-diagnóstico que ayude a precisar las capacidades que tienen para impartir el idioma.

Este hecho, por sí mismo es una fe de erratas que debe atenderse inmediatamente, con el objetivo de profesionalizar y homogeneizar la formación de los docentes que forman actualmente a los estudiantes del país. No es permisible dejar sin una formación de calidad a los profesores que actualmente imparten esta materia en las escuelas.

La situación de la enseñanza-aprendizaje del idioma inglés ni siquiera puede considerarse incipiente, ya que no alcanza ni el 1% de cobertura real en la educación básica en México. Esta es, otra área de oportunidad que debe visualizarse en el diseño y medición de este naciente programa. La realidad educativa nacional debe transformarse de manera nuca antes vista, el ritmo de dichas transformaciones empieza con serias limitantes, que de no comprenderse con la suficiente precisión, podría convertirse en uno más, de los buenos deseos fallidos de la SEP.

No comprender esta serie de elementos adversos, sería como como lanzarse a la apertura de nuevos caminos, cuando los andados se sitúan en barrancas y deslaves constantes. Es como pretender construir una magna obra, sin contar con los cimientos adecuados.

Me parece fundamental señalar que ser bilingüe, como es la pretensión de este proyecto, debería atravesar por el fortalecimiento de ambos idiomas -inglés-español- para que los estudiantes entiendan la fonética de uno y otro idioma, sin distinciones. Querer atender uno, cuando el otro tiene graves problemas estructurales en su comprensión, es como tratar de iniciar una carrera de obstáculos con un solo pie.

Estamos a tiempo de reconfigurar de mejor forma este nuevo programa y adecuar los métodos de enseñanza aprendizaje de los formadores de conocimientos de los niños del futuro. El objetivo es loable, pero las formas deben mejorarse. El momento es ahora, no hay margen de error.

 

Escribir un comentario