Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
tercera_edad

Toca a la Puerta el Tsunami Gris Demográfico ¿Y las Pensiones Correspondientes?

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

Los avances científicos en materia de salud han prolongado la vida de los seres humanos en todo el mundo.  México no es la excepción, si bien no estamos entre las naciones con la esperanza de vida más alta tampoco nos ubicamos en el nivel más bajo, ocupamos el sexto lugar en América Latina, por encima de Argentina.

En la década de los 50 los mexicanos vivíamos en promedio 48 años; actualmente la situación es diferente, los avances en la ciencia, las políticas de salud y la cobertura de los servicios médicos aumentó la esperanza de vida. Las cifras de la Organización Mundial dela Salud indican que, actualmente, la esperanza de vida de los mexicanos es de 76 años, aunque hay personas que viven más. Se espera que en las próximas décadas continúe el incremento hasta alcanzar 80 años en 2050.

Paralelamente al avance en la esperanza de vida, México ha registrado un menor dinamismo en su tasa de natalidad y un incremento en el proceso de envejecimiento de su población. Las generaciones más numerosas, las que nacieron entre 1960 y 1980, formarán parte del grupo de la tercera edad a partir de 2020.

Al inicio del presente milenio, la proporción de adultos mayores fue de 7%, para el 2050 se calcula que será del 28.5% y dentro de 34 años la población de adultos mayores habrá alcanzado el umbral de 38 millones mexicanos. En contraparte, el número de nacimientos mantiene su tendencia a la baja.

Hoy nacen menos niños que en la década de los sesenta, periodo en que alcanzó su nivel máximo histórico de 3.5%, a partir de esa fecha registra un constante descenso. En 2050 la tasa será de cero.

El envejecimiento de la población mexicana no tiene marcha atrás, México pasará de ser un país de jóvenes a uno de viejos, los primeros serán menos y los segundos muchos.

Un estudio realizado por la Universidad Marista indica que,  actualmente se vive  un periodo de transición, el peso de la población dependiente (la mayor de 65 años y la menor de 15 años) es aún soportable por la laboralmente activa, al representar menos de 60%, sin embargo, para 2020 se visualiza que alcance 80%, esto significa que sobre las espaldas del 20% de la población recaerá la manutención del porcentaje restante.

¿Qué tanto estamos preparados para esta situación? ¿Los sistemas de salud y de pensiones están preparados para absorber el impacto del envejecimiento?

Los nuevos retos en materia de salud requieren incrementos presupuestales constantes para atender a una población en creciente demanda. En contraparte, los recursos públicos destinados al pago de pensiones registran un crecimiento anual de 7.5%.

En 2012 dicha erogación representaba 2.4% del PIB, en 2016 fue de 2.9% y se espera que en 13 años más llegue al 4%, a pesar de las reformas que se han instrumentado en los sistemas pensionarios gubernamentales como el del IMSS, el ISSSTE, la CFE, entre otros.

Sin embargo, el gasto de las pensiones solo beneficia a un pequeño porcentaje de la población, la que en su mayoría se ubica en los mayores niveles de ingreso.

Durante un seminario dedicado al tema de las pensiones, el jefe de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Óscar Vela, reveló que de las familias con mayores ingresos, 10% recibe  51.7% del gasto total  que se destina al pago de pensiones y jubilaciones. Situación por demás injusta, desde cualquier ángulo en que se le mire. Las pensiones se pagan con los impuestos que todos pagamos, sin embargo, solo un pequeño porcentaje sale beneficiado.

¿Cuál será la calidad de vida de la población con 80 o más años de edad? La ciencia avanza para hacer que las personas vivan más años.

El sistema de pensiones mexicano requiere diversas reformas y ajustes que garanticen calidad de vida y  autosuficiencia a los adultos mayores, esto se logrará  si los responsables de las modificaciones (gobierno y legisladores) toman decisiones acertadas en el tiempo preciso, de lo contrario el llamado tsunami gris demográfico nos arrastrará a todos.

Escribir un comentario