Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
efecto_migrante

Las Solicitudes de Refugio y Asilo en México en Aumento

*De Tres Centroamericanos es Mayoría de Peticionarios

*Pandillas y el Crimen Organizado los Obligan a Partir

*Los Principales Expulsores: Siria, Afganistán y Somalia

Por Iván Ruiz

“Todo iba bien para Emily, hasta que llegaron las pandillas. Emily, una madre soltera vivía con sus cuatro hijos y su madre en la capital hondureña de San Pedro Sula. Ella tenía su propio negocio, una pequeña tienda cerca de su casa, y estaba rodeada de amigos y vecinos. Sus días estaban llenos de momentos familiares, risas, y la satisfacción de saber que se estaba haciendo cargo de ella misma y sus hijos.

“Emily es una cristiana devota, y crio a sus hijos para que supieran que la violencia no es la respuesta para los problemas del país. Ella había visto los estragos que las maras – término utilizado en Centroamérica para las pandillas– habían causado en su ciudad e inclusive en su propio vecindario. Familias separadas, empresarios honestos aterrorizados, mujeres asustadas de caminar solas a casa. A diario rezaba para que sus hijos no fueran parte de las pandillas, sino que ayudaran a traer paz al país que ella tanto amaba.

“Algunos niños no ven problema en unirse a las pandillas”, dijo ella. “Los hace sentir empoderados y que son parte de algo. Las posibilidades de tener una vida decente son tan escasas que ser parte de una pandilla no suena tan mal. Creo que en ese contexto, darles a los hijos una correcta educación es esencial. Les enseñé a mis hijos lo que está bien y lo que está mal, para que nunca pensaran convertirse en criminales”.

“Pero las maras locales tenían otros planes.

El hijo mayor de Emily, Daniel, se negó a ser parte de la pandilla. El tenía un trabajo honesto como soldador y ayudaba a mantener a su abuela y sus hermanos menores. En septiembre de 2015 la pandilla se enteró. Empezaron a acosarlo cuando cruzaba el territorio controlado por la pandilla de camino a su trabajo. Después llegaron las amenazas. Después, las extorsiones. Emily se vio obligada a pagar el impuesto de guerra a las pandillas para poder mantener su negocio. Pero ella había educado bien a su hijo. A pesar de la presión él se negó a caer en la vida criminal.

“Fue entonces cuando los miembros de la pandilla hicieron lo impensable. Esperaron a que Emily pasara caminando por la calle con su hijo de cinco años, Mateo. Y la atacaron. Un grupo de hombres la atacó frente a su hijo. Fue a plena luz del día, y los policías estaban allí, mirando tranquilamente, sin hacer algo al respecto”.

Es la historia que narra la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en su capítulo México, sobre una mujer, sus cuatro hijos y su madre que ahora viven en nuestro país.

Actualmente en la República Mexicana, hasta el primer semestre de 2016, habían registrados, de acuerdo con esta agencia, 4,363 personas en condición de refugiados y 1,514 de asilados.

Forman parte de todos aquellos que huyen de la violencia y persecución generalizada que realizan las pandillas y los grupos de la delincuencia organizada en países como El Salvador, Guatemala y Honduras, del denominado Triángulo del Norte de América Central.

Asegura la institución que durante esos primeros seis meses del año pasado hubo 40,300 nuevas solicitudes de protección internacional. Representó 54% más de las ocurridas en 2015 (26,100). Una mayoría fueron peticiones para Estados Unidos. Sumaron 32,200, lo que significa 36% de aumento. Enseguida está México con 3,300 solicitudes (166% de incremento), seguido por Belice, con 2,200, es decir 1000” de aumento; Costa Rica, 900, lo que significa 170%.

Sin embargo, no es pos los lares del continente americano donde reside el mayor problema, porque son tres países los que expulsan la mitad de la población refugiada del mundo: Siria, con 4,9 millones de personas; Afganistán, con 2,7 millones y Somalia, con 1,1 millones: en conjunto, más de la mitad de los refugiados que, a nivel mundial, se encuentran bajo el mandato del ACNUR.

Por otro lado, Colombia, con 6,9 millones de personas; Siria con 6,6 millones, e Irak, con 4,4 millones, son los que tienen las mayores poblaciones de desplazados internos.

Hoy es el Día Mundial de los Refugiados, el principal problema internacional de la actualidad.

Escribir un comentario