Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
futureando

¿Y Usted Trata Bien a sus Viejitos?

*Prepararse Para un Aumento de Esta Población en el País

*Más Mujeres que Varones de la Tercera Edad en México

*Son 72.8 Hombres por Cada 100 Mujeres de 85 y más Años

Por Iván Ruiz

Como estorbos, muebles deteriorados o molestias para las familias, las personas de la tercera edad, viven el abandono en nuestro país y en el mundo. Afortunadamente en México persiste una buena parte del respeto y la protección.

Considerado un problema de salud pública en el mundo por la Organización Mundial de la Salud, el maltrato de los ancianos continúa sin recibir la suficiente atención, independientemente de que desde los puntos de vista sanitario y social, si los sectores de atención primaria de salud y servicios sociales no están bien dotados para detectar y resolver el problema, el maltrato de los ancianos seguirá estando semioculto.

Hay que estar preparados, porque es posible que en este año la suma de las personas mayores de sesenta años alcance en México los 13 millones. Hace dos, de acuerdo a la Encuesta Intercensal 2015, en el país se habían registrado 12.4 millones de personas de 60 y más años, lo que representaba 10.4% de la población total.

En aquel momento el INEGI planteaba que, en las Asambleas Mundiales del Envejecimiento, organizadas por la Organización de Naciones Unidas, especialistas en la materia habían concluido que: “aunque envejecer no es nada nuevo, el interés por el tema del envejecimiento y la vejez surge de los problemas que se van observando y de los que potencialmente se presentarán derivados de la creciente presencia de personas mayores”.

Nuestro país, decía la institución, no está exento de este proceso, y advertían que en las últimas décadas el porcentaje de 10.4% de la población había ido aumentando. La estimación era, de acuerdo a las proyecciones del Consejo Nacional de Población (CONAPO), que aumentará 14.8% en 2030, lo que significa un monto de 20.4 millones.

¿Estamos preparados? Desde luego que no, aunque hay tiempo para enfrentar los desafíos que trae consigo el envejecimiento demográfico y así desarrollar políticas públicas que mejoren la calidad de vida de las personas que transitan o transitarán por esta etapa de vida.

Y bueno, ya conocemos que el mayor porcentaje de la población en México es de mujeres. Sucede lo mismo con la tercera edad. El monto de varones es cada vez menor conforme avanza la edad, y ello se debe a la mayor sobrevivencia femenina.

En el grupo quinquenal de 60 a 64 años, explica el INEGI, esta relación es de 88.4 hombres por cada 100 mujeres y disminuye a 72.8 en el grupo de 85 y más años.

Dado que el envejecimiento es un proceso que marca la pérdida gradual de las capacidades motrices y cognoscitivas, hay cada vez un mayor número de mujeres que llegan a una vejez avanzada y que necesitan de la familia para cubrir sus necesidades, agrega.

Por fortuna la mayor parte de los adultos mayores (88.1%) forma parte de un hogar familiar, es decir, viven en hogares nucleares, ampliados o compuestos, explica el organismo. La estructura de parentesco en los hogares nucleares indica que 62.9% son jefa(e) del hogar, mientras que 35.8% son esposa(o) o compañera(o) y solo 1.3% son hijas(os).

Explica, además, según las cifras de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014, que más de tres millones de personas adultas mayores declararon tener mucha dificultad o no poder hacer alguna de las actividades de la vida diaria. Estas son personas con discapacidad y representan 26 % del total de la población de 60 y más años, mientras que los adultos mayores con alguna limitación representan 36.1% del total de la población de 60 y más años.

Entre las personas de edad con discapacidad, la dificultad que reportan con mayor frecuencia es caminar, subir o bajar usando sus piernas (64.7 por ciento). Por otra parte, en la población adulta mayor con limitación, es decir, la que está en riesgo de adquirir alguna discapacidad, 73 de cada 100 señalan vivir con alguna dificultad para ver aún con el uso de lentes.

Mientras tanto, hablar o comunicarse es la actividad con menor incidencia tanto en las personas que tienen discapacidad como en aquellas que cuentan con una limitación (6.4% y 8.1%, respectivamente).

Pasado mañana es el Día de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

 

Escribir un comentario