Banner




Ud. está aquí

Las Revueltas de Silvestre

Correo electrónico Imprimir PDF
atentados

Complejo el Escenario Internacional

*En Europa Perciben a Tres Generaciones Como Extranjeros

*La Respuesta es Reiterar las Creencias, Vicios y Virtudes

*¿Videgaray fue Obligado a ser el Cipayo Latinoamericano?

*Agachar la Cabeza no Asegura Mejor Negociación con EU

Por Silvestre Villegas Revueltas

Cuando se escriben las presentes líneas un individuo en la capital de Francia y más concretamente al lado de la catedral de Notre Dame ha herido a un policía y la multitud de turistas que estaban al interior del templo se vio envuelta en la confusión que trae consigo cualquier acto terrorista. Éste es otro más de los que en el pasado han sacudido ciudades como Londres, Niza, Berlín y un largo etcétera europeo ¿Por qué? La respuesta tiene varias pistas que comienzan con la participación de países europeos en los muy diversos conflictos militares que han sacudido el Medio Oriente desde por lo menos los años setenta y que no pueden desligarse de la guerra árabe-israelí, y el conflicto palestino hasta nuestros días. Recientemente son las conflagraciones en Siria, Afganistán, prácticamente todo el Magreb, Yemen, Niger, Mali entre otros, amén del enorme problema que diariamente produce el fenómeno migratorio que se desarrolla en el Mediterráneo y cuyas muertes calan profundo en el imaginario de miles de musulmanes que ven en Europa una porción geográfica y un conglomerado humano cuya actitud es por lo menos mezquina. De la mano de lo anterior y quizá más problemático es que los pueblos europeos en sus diversas nacionalidades no han podido integrar una población que en su segunda y tercera generación sigue siendo percibida como extranjera; a su vez, la respuesta de tales conglomerados, es reiterar sus creencias, costumbres vicios y virtudes, como si siguieran viviendo en algún país asiático o africano cuya vida diaria y leyes se sustentan en los que prescribe el Corán. Estimado lector, es como cuando uno ha escuchado a los migrantes cubanos expresarse con desprecio de los tacos, del chile y la cultura del maíz, de las en su opinión pésimas orquestas de música tropical mexicanas y de que no sabemos bailar la música caribeña. ¡¡Si no les gusta…de regreso a su paradisiaca isla!! Pero la diferencia entre los europeos y los mexicanos es que a nosotros nos predispone el malinchismo…y que lo digan los jugadores de futbol soccer.

Ya en el terreno del continente americano el panorama dista mucho de estar tranquilo. Es obvio y me uno al análisis académico y de opinión en México acerca de Venezuela y de la pésima gestión de Nicolás Maduro que ha llevado a su país a la quiebra económica y a los pródromos de la guerra civil. Pero si lo anterior es una realidad, la respuesta de la cancillería venezolana a su par Videgaray me pareció impecable por su argumentación sustentada en la violencia y corrupción galopante que existe en la república mexicana. Me pregunto: ¿la administración Trump le torció el brazo a Videgaray para que asumiera en el 2017 el papel del cipayo latinoamericano? A nivel continental los corifeos de la derecha política subrayan que los ganadores electoralmente en el subcontinente, son gobiernos que tienen de nueva cuenta a la ortodoxia del liberalismo económico. Ello es cierto, pero lo más descorazonador radica en que ni unos ni otros han podido remediar ya no dijéramos el problema de la pobreza latinoamericana sino aminorar las profundas desigualdades sociales y la corrupción continental cuyos tentáculos degradan a gobernantes, empresarios y particulares con intereses o carencias profundas: el caso brasileño es portentoso y es más portentoso el mexicano, porque a cuenta gotas cae uno que otro pez gordo…pero hasta cierto nivel de autoridad, potencia económica o desgracia política del que no se pasa por ningún motivo.

Para finalizar la relación con los Estados Unidos. Como dijera el historiador de la geografía Donald Meining, la evolución de ambos estados nacionales terminó ubicándonos como vecinos y frontera en América de dos culturas (la española y la angloestadounidense) que desde el siglo XVI se combatieron desde los terrenos de la teología, pasando por los episodios militares para terminar en elaboraciones filosóficas como la rodoniana de Ariel y Calibán. Todos los presidentes mexicanos, desde Guadalupe Victoria hasta la actual gestión saben cuán difícil es llevar una relación armónica con los gobiernos en Washington y las autoridades estatales, especialmente en entidades como Tejas donde el racismo se ha cebado en la vida de muchos mexicanos. La pifia de Videgaray le sigue costando al país, a sus habitantes, a las compañías mexicanas y a los migrantes que ahora se las ven peor que en décadas inmediatamente pasadas. Se ha renegociado el acuerdo del azúcar, pasarán otros productos y llegaremos a las cláusulas del TLCAN y si no le gusta a Trump lo rechazará como ya lo ha hecho con las grandes potencias en Bruselas y respecto al acuerdo climático de París. Históricamente la única opción es negociar desde un punto de soberanía y racionamientos positivos; lo repetimos, para los EU y ello se prueba no solamente en casos centroamericanos, el agachar la cabeza no asegura mejores términos en la negociación porque para la mentalidad protestante y de la teología en la construcción de los EU: el agachón es despreciable y debe sacársele lo más posible.

Escribir un comentario