Banner




Ud. está aquí

Del ABC Político

Correo electrónico Imprimir PDF
josefina_vazquezmota

*Mal Augurio: las Elecciones Arribarán a los Tribunales

*A Josefina ya se le Acabó el gas ¿Será por Soberbia?

*Migración del Campo a la Ciudad Reduce el Voto Verde

*¿Iría Usted en un Frente con los Candidatos de Ahora?

Por Gerardo Lavalle

A.- Dos días más de campaña. Tres de “reflexión silenciosa”. Y las carreras llegarán a su fin. No las que se celebran en el Hipódromo de las Américas que de vez en vez sorprenden con el resultado y se hace la chica.

No. Son las que se realizarán en la jornada electoral del próximo domingo en donde están en juego tres gobiernos estatales: México, Tamaulipas y Nayarit además de las 212 alcaldías de Veracruz.

Formalmente el voto que se deposite el domingo debería servir para saber quiénes ganaron. Sin embargo, no será así, aunque el Instituto Nacional Electoral ponga en práctica su “novedoso” sistema de fotografiar con smartphones las actas para digitalizarlas al instante y remitirlas al PREP.

¿Por qué?

La lógica desarrollada en las campañas de todos los candidatos de los partidos que contienden: PRI, PRD, PAN, PT, Morena y MC en Nayarit y Veracruz, la del reclamo.

Gane quien ganare, habrá protesta.

Primero llegará a los Institutos Estatales Electorales. Después al INE. Enseguida a las Salas Superiores y finalmente al centro de la decisión: el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación cuyos fallos son inatacables.

Son 120 horas las que separan a los candidatos del exquisito sabor triunfo o el amargo de la derrota.

Por razones de sobra conocidas, la del Estado de México acapara los reflectores.

Nunca ha perdido un candidato del PRI.

Lo mismo se decía de Veracruz, Tamaulipas, Durango y Quintana Roo y la derrota de los candidatos tricolores aún no es digerida ni por el primer priista del país ni por los segundos ni por los dirigentes partidistas.

De acuerdo con las últimas encuestas que permite la legislación hacer públicas antes de que los ciudadanos depositen el sufragio, prevén un cierre de fotografía entre el abanderado del PRI y sus aliados y la de Morena.

Josefina Vázquez Mota, quien se hizo del rogar para aceptar competir –y se dice sin que haya confirmación oficial, que amarró su subsistencia política por aquello de perder. Ya tiene asegurado un escaño en el Senado- arrancó desbocada y se le acabó el gas. Le llevan muchos cuerpos de ventaja y solamente está aparejada con Óscar González, del PT y Juan Zepeda, del PRD por cuyos votos clama Andrés Manuel López Obrador.

Para quienes se involucraron en las campañas lo importante es que las estructuras de sus partidos se movilicen y despierte el interés de los votantes. El cambio de residencia de los ciudadanos que pasaron del campo a las zonas urbanas. El llamado voto verde, el que se consideraba “duro” en el priismo se redujo notablemente.

El PRD y Morena han capitalizado los errores de presidentes municipales e incumplimientos de los gobernadores en ayuntamientos con elevada población. Son los casos de Nezahualcóyotl, Ecatepec, Valle de Chalco y Texcoco.

PAN y PRI han vivido intercambiando gobiernos en Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán, Toluca, Metepec, Lerma y los Cuautitlanes.

Asegurar el voto en cada uno los espacios que controlan los partidos, con dirigencias enraizadas, bien conocidas, buenas y malas, será el trabajo a realizar en estas 120 horas y aprovechar todos los minutos y los segundos, porque todos cuentan para que sus abanderados salgan con el brazo en alto.

De antemano se puede afirmar sin tener bola de cristal, que los derrotados impugnarán la elección. La del Estado de México. Y por supuesto, las de Coahuila en donde el emporio de los Moreira podría desmoronarse o afianzarse por seis años más. En Nayarit se anuncia una derrota para el tricolor. Y cómo no, con ese gobernador y el exfiscal no se necesitan enemigos cuando se duerme con ellos.

Veracruz tiene otro tinte: el de la venganza política y por ello cobra importancia quiénes llegarán a gobernar los principales municipios: Xalapa, Boca del Río, Veracruz Puerto, Poza Rica, San Rafael, Papantla, Tuxpan, Coatzacoalcos, Córdoba, Orizaba, Río Blanco y Coatepec.

Las encuestas revelan que habrá reparto entre cuatro partidos: PRD-PAN, PRI y Morena.

Domingo de elecciones.

B.- Anunciar la creación de un Frente Nacional Democrático, es fácil. Conjuntarlo tiene más espinas que los nopales.

Solamente para recordar lo ocurrido en 1988: el Frente Democrático Nacional fue una coalición de fuerzas políticas creado con el fin de disputar las elecciones presidenciales de ese año.

Se formó con el ala disidente del PRI y a ella se adhirieron los partidos pequeños que buscaban la bocanada de oxígeno.

Surgió de la Corriente Democrática, encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas , Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Rodolfo González Guevara.

Cárdenas fue postulado por el PARM y ante la oportunidad,  se adhirieron el Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, el Partido Social Demócrata, el Partido Popular Socialista. Los líderes de la Corriente Crítica, del Ala Democrática, convencieron al Partido Mexicano Socialista, a la Coalición de Izquierda, al Movimiento de Acción Popular y se sumaron organizaciones sociales, como la Coalición Obrera, Campesina y Estudiantil del Istmo (COCEI), la CCC, la CIOAC, entre otras muchas.

Fue el nacimiento de la izquierda organizada en México. Porque todos los que formaron el Frente tenían los mismos ideales, pensamientos, proyectos, ideología. Los equilibrios en el ejercicio del poder se hicieron realidad. Ya no solamente mandaba el PRI, aunque seguía siendo mayoría, y sus satélites con un solo partido de oposición: el PAN. Ya estaba la izquierda en el escenario de la toma de decisiones.

¿En qué coinciden PAN y PRD para llamar a formar un frente nacional democrático para 2018?

Solamente en la ambición política, justificada por supuesto como partidos de oposición: ganarle al PRI y a sus aliados y asumir la Presidencia de la República.

A diferencia de 1988, cuando todos se pusieron de acuerdo para impulsar a Cárdenas, ahora quién sería el que aglutinaría a todos... ¿Anaya?... ¿Moreno Valle?... ¿Aureoles?... ¿Graco?... ¿Margarita?... ¿Ruffo?... ¿Mancera?

Usted examine y decida.

C.- Conforme se van descubriendo las tomas clandestinas que realizan los huachicoleros en los ductos de Pemex, el nombre del exgobernador Rafael Moreno Valle es cada día más conocido.

Y no por sus acciones como mandatario, sino por haber dejado crecer un problema que tiene en jaque a la empresa, al Gobierno federal y a las fuerzas castrenses.

¿Es golpeteo político preelectoral o hay omisiones o comisiones del exmandatario?

Si surgen las denuncias ante la PGR, sabremos que no se trata de golpeteo político. Si hay solamente decires, diremos lo contrario.

Escribir un comentario