Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
jose_antonio_meade

La Inflación Controlada y el Crecimiento en una muy Fuerte Aceleración: SHCP

*Cuidado con los Pesimistas en Tiempos de Cólera

*El Secretario Descarta Peligros y Altibajos por Inflación

*Muestra Optimismo Sobre el Avance de la Economía

Por Luis Emigdio Contreras

Los últimos datos plagados de optimismo de nuestras autoridades hacendarias, en el sentido de que pasamos nuestras expectativas de crecimiento para este año hasta 2.5, desde un 2.3% del PIB, nos llena de orgullo patrio y nos hace ver que si nos empeñamos como debe ser, sin duda alcanzaremos esas dos décimas, que para eso trabajamos denodadamente. ¡Sí señor!

Este entusiasmo contagioso -no vaya a pensar usted que es mediocre el planteamiento, ni por asomo- también se enhebra con el asunto de la inflación en donde, como nos lo platicaron los mismos prohombres de la administración pública hacendaria, si algunos pudieran pensar que el nivel de precios ya está en 6.17% anualizado a mayo, el más alto desde hace nueve años, despéjense de miedos y chequen que el propio titular de la SHCP, José Antonio Meade, nos vino a recordar varias cosas:

El responsable de las finanzas públicas (¿o cómo era?), descartó de inmediato y sin cortapisas que haya riesgos en eso que algunos perversos llaman carestía o espiral inflacionaria y dijo a los escépticos de costumbre que, ni hablar, la tendencia que sigue el Índice Nacional de Precios al Consumidor está “bien anclada” y por lo mismo esta variable descenderá hacia finales de año “o principios de 2018”.

Para ello, ha venido opinando el doctor en Economía por la Universidad de Yale que, pese a críticas en contrario de los perversos Contreras de costumbre, la tendencia alcista de las tasas de interés primarias ha funcionado que ni mandada a hacer, y por lo mismo, insistimos, la inflación va en línea con la tendencia esperada, al grado que los copiones de Estados Unidos nos han tenido que seguir por la eficacia de las estrategias locales. Sigan llenos de envidia.

Bueno, como estará esa actitud tan positiva de Meade Kuribreña, como buen unamita que se ostenta también, que el secretario descarta peligros y altibajos en términos de inflación.

Leamos lo que nos comentara hace unos días el mismísimo secretario de Hacienda y Crédito Público:

“Las expectativas bajas en la inflación de mediano y largo plazo -recalcó el personaje de marras- están bien ancladas y lo que he comentado es que la inflación se mantendrá por arriba de su objetivo durante este año, pero el año que entra, volveremos a tener una inflación que se ubicará dentro del rango central del Banco de México”, es decir más menos 3%, lo que a la vez significa más de la mitad del registro actual, si la aritmética no nos falla nuevamente.

Esos suspicaces llenos de maldad a los que aludíamos, de inmediato han tratado de difundir en redes y hasta en hojitas parroquiales que no hay tal, y que la carestía habrá de incrementarse no obstante el planteamiento doctoral del alto funcionario, aduciendo que habrá alzas estacionales en productos primarios y servicios (como si no lo supiese il dottore) y que las presiones que habrá en los valores de las importaciones serán más que fuertes, impactando mercados como el de los alimentos, las minas y, por supuesto, el propio de los energéticos fósiles, que tan en boga andan en estos nuestros tiempos.

También esos malosos, que suelen abundar, le preguntan al secretario Meade si ha tomado en consideración dos factores que suelen presentarse en estos tiempos de cambio y que son, por un lado, el final de la administración en turno en donde a los que normalmente asumen políticas públicas ya les viene valiendo eso  de los impactos que pudiera tener sus decisiones   .

Pero por otro, y más delicado si atendemos a la historia económica nacional, el amago de crisis financieras como se presentaron en ciertos sexenios clave del país y que ha ahogado los bolsillos familiares de millones, repercutiendo de inmediato en el tipo de cambio y, claro, en la inflación nacional y regional, ante el azoro primero y la indignación después de la gente.

Pero no hagamos terror, como decía cierto cantinero a la hora de intentar cobrar la consabida cuenta. Debemos confiar en la empeñada palabra tanto del propio Meade Kuribreña como de su jefe, que hace apenas unos días nos asestó en un video plagado de buenas noticias que vamos en caballo de hacienda y que esto lo reconocen propios y extraños en este mundo mundial: crecemos harto y si queremos tapar el sol con un dedo no lo hemos notado, peor para el sol.

A lo mejor, amig@s, convendría como buenos mexicanos sumarnos a los planteamientos oficiales y dejarnos de ideas extremas que están alejadas completamente de nuestra idiosincrasia. Pensar en los firmes avances hasta ahora conseguidos y en la tierra prometida que ya está a la vera, una vez que las reformas se pongan en acción, como alguna vez nos planteara el aprendiz de canciller, según sus propias palabras.

Lo demás es dejar una rendija al pesimismo retardatario, a la reacción, que como dijera Benito Juárez, históricamente nunca tendrá la razón en este nuestro orgulloso país y háganle como quieran esos espejos negros de Tezcatlipoca y sus cómplices retardatarios.

Ya veremos cómo se comporta la inflación, las tasas, el empleo, el tipo de cambio, los precios de las gasolinas y el PIB en su conjunto, para despejar cualquier incógnita de los incrédulos y aceptar que ha llegado el momento, sí, de prepararnos a administrar la abundancia para mover a México. ¿O cómo era?

Estas Lascas Económicas andan tratando de poner en un listado a los emisarios del pasado que todo lo ven negro en este mundo mundial lleno de colorido y sabor, para lo cual se reúne con piedras rodantes que están en la misma frecuencia y sobre todo, razonan con frialdad ante la adversidad. Y todos le esperan en este mismo espacio, pero la semana entrante.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

Escribir un comentario