Banner




Ud. está aquí
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
michael_clayton_poster

“Michael Clayton”

Alguien Tiene que Hacer el Trabajo Sucio

*La Abogacía Inescrupulosa y las Empresas Multinacionales

*Una Agroquímica Demandada por Envenenar a la Población

*La Fidelidad al Lema: “Los Resultados Justifican los Medios”

*En una Encrucijada Moral Para Retomar los Valores Éticos

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Michael Clayton” es una película escrita y dirigida por Tony Gilroy, protagonizada por George Clooney (Michael Clayton), Tom Wilkinson (Arthur Edens), Tilda Swinton (Karen Crowder) y Sydney Pollack (Marty Bach), cuyo estreno fue en 2007.

Michael Clayton es abogado de un importante bufete jurídico neoyorquino, su trabajo es “limpiar” con discreción y de un modo poco convencional los asuntos más incómodos de los clientes, pero ahora debe ocuparse de Arthur Edens, otro abogado de la firma, que ha entrado en una crisis nerviosa y pretende sabotear el caso de la empresa agroquímica U/North, que es el mejor cliente del despacho, cuya consejera delegada, Karen Crowder, es una mujer sin escrúpulos que hará todo lo posible por evitar que la corporación se vea dañada.

Se dice que cada despacho o firma importante de abogados tiene en su nómina, a un hombre que está a la sombra, cuya su función, además del cabildeo, es arreglar bajo métodos no ortodoxos los problemas de propios y extraños; esta es la pretensión del director Tony Gilroy, mostrar a ese personaje de moral diluida, que sabe arreglar las cosas de la manera más limpia y rápida posible, sin que los altos delincuentes ensucien sus guantes blancos; filme por el cual Tilda Swinton ganó un Oscar como mejor actriz de reparto.

UN ARREGLADOR SIN MORAL

Michael Clayton viene de una familia de policías, abandona su anterior trabajo como fiscal para ingresar a un bufete, aunque no ejerce como abogado; ahora debe limpiar el desastre que ha hecho su compañero Arthur Edens, por lo que se ve atrapado entre la lealtad a su colega y el cumplimiento de su deber, y al hacerlo, debe enfrentarse a la persona siempre ha sido: un ser sin moral.

El trabajo de este personaje es oscuro y mundano, no le brinda felicidad ni se puede decir que se sienta realizado, ha hecho caso omiso a su conciencia por mucho tiempo, pero lo peor es que este arreglador lo sabe perfectamente y su vuelta a los valores morales lo salva de su muerte.

UN ABOGADO SIN MORAL

Arthur Edens durante seis años ha defendido los intereses de la multinacional agroquímica U/North, que es demandada porque un herbicida de esta compañía ha provocado la muerte de cientos de granjeros, pero la empresa está dispuesta a continuar con tal de lograr ganancias millonarias, por lo que Arthur sufre una crisis de locura intentando sabotear los intereses tanto del bufete como de la poderosa multinacional, y al hacerlo, debe enfrentarse a la persona que siempre ha sido: un ser sin moral.

Más que una crisis mental, lo que le sucede a Arthur Edens es una crisis de conciencia; durante esos seis años ha actuado sin escrúpulo alguno, pero al oír los testimonios sobre las múltiples muertes que se han dado y sufrir la pérdida de su esposa, así como el abandono de su única hija, acaba luchando a favor de los demandantes; su vuelta a los valores lo transforma de un abogado inescrupuloso a uno humano y con sentido de culpa.

UN DESPACHO SIN MORAL

Marty Bach es el cofundador del bufete Kenner, Bach & Ledeeny, y es quien le ordena a Clayton hacer los trabajos sucios que otros abogados del despacho no pueden realizar, tales como lidiar con conductores dados a la fuga después de un atropello, con mujeres cleptómanas y políticos deshonestos; pero estos encargos son de lo más normal para Marty Bach, quien como Senior Partner de la firma defiende a la agroquímica demandada por envenenar a la población, y al hacerlo, debe enfrentarse a la persona que siempre ha sido: un ser sin moral.

Es obvio que cada despacho de abogados se conduce cómo mejor le parezca, buscando siempre el mayor beneficio para sus clientes, pero conscientes de que la liga de permisibilidad de la ley debe estirarse hasta no romperla; Marty Bach aparenta desconocer la nube de conspiraciones y falacias de la empresa U/North, pero simplemente prefiere ignorar la realidad, ya que el futuro de la firma está en juego.

UN CLIENTE SIN MORAL

El futuro de la consejera delegada de U/North, Karen Crowder, depende del resultado de la acción colectiva en que se demanda el pago de tres mil millones de dólares a la empresa, por eso manda a espiar y luego asesinar a Arthur Edens, debido a que éste tenía evidencia escrita que incriminaba a su jefe; al notar que Michael está detrás de su rastro e indagando en el asesinato de su amigo, entonces tomará una decisión drástica, y al hacerlo, debe enfrentarse a la persona que siempre ha sido: un ser sin moral.

La CEO de U/North, Karen Crowder, es el personaje más coherente de la trama, pues su mentalidad es fiel al lema: “Los resultados justifican los medios”, lo cual es muy peligroso cuando esos resultados son malévolos o ruines, pues cualquier medio por muy lícito que sea, se ve pervertido por la finalidad que se busca; así que esta alta Ejecutiva proyecta lo necesario para lograr que su empresa logre éxito en lo que se proponga, así sea sobornar, asesinar y encubrir cualquier ilegalidad cometida por U/North.

El filme de Tony Gilroy no es la clásica historia de buenos y malos, aquí todos los personajes tienen un grado de inmoralidad, y al menos dos de ellos, Arthur Edens y Michael Clayton, advierten que están en una encrucijada moral, y que es necesario retomar los valores éticos que su profesión de abogados les exige, a uno de ellos le cuesta la vida, pero al otro se la salva.

Mientras que Marty Bach y Karen Crowder, se resignan a hacer lo que sea necesario para salvar, el primero a su firma de abogados y la segunda a U/North; ambos personajes se desconectan de todo valor moral, enseñándose a sí mismos a mentir sin medir las consecuencias adversas a su intención, y su degradación moral se deteriora a medida que se va complicando la situación del caso.

La ausencia de moralidad de cualquier abogado es el reflejo de no acatar un código de ética que exige su profesión, pretendiendo justificar todo movimiento estratégico fríamente calculado sin consideraciones morales, solo bajo la exclusiva perspectiva de lo mejor para el negocio; pero actuar en el mundo legal sin miramientos éticos trae consecuencias nefastas y así se muestra en esta historia.

Es claro que en un mundo corporativo dirigido por el dinero y la avaricia de poder de los individuos se dan dicotomías morales en todo momento, y que cada día salen a la luz pública casos de corrupción y conspiración para defraudar o llevar acabo negocios que generen muchas ganancias o eviten perdidas, todo se vale siempre y cuando se logre el resultado esperado, inclusive sin importar la degradación moral de las personas.

Al final, Michael desenmascara a Crowder, quien es detenida por el FBI, pero ¿una sola acción de una persona logrará reivindicar todo lo malo que ha hecho en el pasado?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario