Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
la_mujer_mas_odiada_de_eu_poster_2

“La Mujer más Odiada de América”.

Atea Gracias a Dios

*Una Mirada Sobre el Ateísmo y la Libertad Religiosa

*Buscando Afanosamente la Educación Pública Laica

*La Libertad de Creer, o no, en Determinada Divinidad

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“La Mujer Más Odiada de América” (“The Most Hated Woman in America”), es una película biográfica sobre la desaparición de Madalyn Murray O'Hair, dirigida por Tommy O’Haver, coguionista junto con Irene Turner, con la actuación de Melissa Leo (Madalyn Murray O'Hair), Josh Lucas (David Waters), Adam Scott (Jack Fergurson), Vincent Kartheiser (William J. Murray III) Juno Temple (Robin Murray O'Hair) y Peter Fonda (Reverend Harrington), cuyo estreno fue en el South by Southwest (SXSW) de 2017.

Madalyn Murray O'Hair, siendo una joven madre consigue que se suprima la oración diaria de los colegios públicos, por lo que se convierte en líder del movimiento ateo, fundando la organización “Ateos de América”, la cual preside durante 32 años en defensa de la ‘libertad religiosa’, lo que la lleva a convertirse en “la mujer más odiada de América” hasta el punto de ser secuestrada junto a su hijo y su nieta.

Basada en hechos reales, la película se ocupa de narrar el secuestro de esta odiada activista y con algunos flashbacks ubicar los momentos más controvertidos de su vida privada y pública; hablar de Madalyn Murray O’Hair es hablar de ateísmo, laicismo y libertad religiosa; ella misma se definía como mujer, anarquista y atea, y quería que estas tres palabras aparecieran en su lápida.

MADALYN LA MUJER

Las escenas del pasado que muestra la cinta, dan cuenta de que Madalyn está en plena inconformidad con el statu quo de la sociedad norteamericana de la posguerra; de hecho, siempre está en rebeldía y cuando se define como mujer se refiere a que es “militante feminista”.

La película no se ocupa mucho de esta faceta, pero se sabe que, en 1965, en una entrevista otorgada a la revista Playboy, afirmaba que la mayoría de los hombres americanos sentían amenazada su sexualidad frente a las mujeres, a menos que fuesen más altos, más listos o mejor colocados en el mundo empresarial que ellas; cuestionó que a la mujer se le viera como un objeto sexual y que el sex appeal fuese proporcional a lo grande de su busto; también luchó por legalizar el aborto.

Su espíritu libertario lo traslado hasta el campo de la sexualidad, al reclamar que los niños de sexto grado debían recibir educación sexual, y que los seres humanos deberían tener relaciones sexuales tan pronto como su naturaleza se lo pidiera, como ocurre con los animales y las flores.

MADALYN, LA ANARQUISTA

Madalyn crece en el seno de una familia presbiteriana, se une a las Fuerzas Armadas femeninas, donde se casa y se separa, conoce a un hombre casado y católico que se niega a divorciarse de su mujer, pero la deja embarazada; no obstante este rechazo, ella adopta su apellido (Murray), y a su primogénito lo registra como William J. Murray III; vive en casa de sus padres como madre soltera y posteriormente tiene un segundo hijo con otro hombre al que llama Jon Garth Murray; el apellido de O’Hair lo toma de su segundo marido que murió en 1978.

Esta determinación de usar el apellido de un hombre con el cual no se casa demuestra ese espíritu anárquico que tiene, pues no sólo se revela contra el Estado sino también con los convencionalismos sociales, ella decide usar un apellido de casada aunque no lo esté; su anarquía está patente en la cinta, que la perfila como una mujer sumamente controladora de sus allegados, no permite opiniones que la contraríen, aborrece a su hijo mayor porque éste ha decidido bautizarse en una iglesia Bautista, llegando a ser predicador.

MADALYN LA ATEA

En 1960, Madalyn demanda al Sistema Público de Educación de Baltimore (caso Murray Vs. Curlett) porque considera inconstitucional que su hijo Bill Murray Jr., tuviese que leer la Biblia en clase y rezar la oración matutina; durante el proceso alega que la negativa de su hijo a participar en las lecturas ha provocado que sus compañeros lo agredan, agresiones que han sido deliberadamente ignoradas por la administración escolar; el caso llega hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos, y en 1963, con ocho votos a favor y uno en contra el Tribunal resuelve prohibir las oraciones y lectura de la Biblia en todas las escuelas públicas del país.

Durante los años 60 y 70, Madalyn es la voz y el rostro del ateísmo en los Estados Unidos, fundando en Austin, Texas la asociación ‘American Atheists’, para defender la separación de Iglesia y Estado; ella se define como defensora de los derechos civiles de los ateos, pero en su demanda judicial lo que busca es establecer la educación pública laica.

El ateísmo es la ausencia o rechazo a la creencia en la existencia de uno o más dioses, se afirma que no existe dios alguno, se opone al teísmo, que en su forma más general es la creencia en la existencia de al menos una deidad.

Mientras el laicismo es la corriente de pensamiento, que defiende o favorece la existencia de una sociedad organizada aconfesionalmente, es decir, de forma independiente y ajena a las confesiones religiosas, lo que da pauta al Estado laico, que es lo opuesto al “Estado confesional”, y pugna por la separación Iglesia-Estado.

Ser laico no implica ser no creyente, pues un funcionario laico puede ser creyente; de hecho, si una ley exigiera ser no creyente como requisito para ser servidor público, esa norma sería inconstitucional por violar el derecho a la libertad de creencia (conciencia/culto). El laicismo persigue la secularización del Estado, ya sea en la educación pública o en la función del servidor público, y se distingue del ateísmo, en cuanto busca la neutralidad del mismo.

La decisión de ser ateo surge del propio derecho a la libertad de creencia, pues la interpretación amplia de este derecho conlleva a que existe la libertad de creer o no creer en una determinada divinidad o en profesar o no determinada religión.

La libertad de culto o libertad religiosa es un derecho fundamental que se refiere a la opción de cada ser humano de elegir libremente su religión, de no elegir ninguna (irreligión), o de no creer ni validar la existencia de un Dios (ateísmo y agnosticismo) y ejercer dicha creencia públicamente, sin ser víctima de opresión, discriminación o intento de cambiarla a la fuerza.

El laicismo no nace ni tiene su fundamento en la libertad de creencia, pues se refiere a una política de Estado o de gobierno, en cuanto al ejercicio de una función pública, como lo es la educación estatal, por ello las escuelas públicas no son un lugar para el ejercicio de la libertad de culto, pero en ellas se debe respetar la libertad de creencia sin tener veto, sanción o preferencia alguna por un alumno en razón de sus creencias religiosas o ausencia de las mismas, el laicismo acepta por igual a los creyentes o no creyentes.

En 1965, la revista Life nombra a Madalyn como la mujer más odiada de América (EEUU), por ser defensora del ateísmo y de la educación laica, pero ¿qué será preferible una educación pública laica o una educación pública religiosa?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario