Banner




Ud. está aquí

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
el_confort_de_ser_oposicion_mision847
gustavo_lopez_montiel
maria_eugenia_valdes
mario_campos_cortes

El Papel que Juegan las Oposiciones en México Respecto al Gobierno en Turno

*Deben ser Contrapeso, un Vigilante y Jugador

*En México no han Logrado Hacer la Diferencia

*En el Sentido Estricto Dejan de ser Opositores

*Eso sí, Están Vacunadas Contra las Críticas

POR ALBERTO ALMAZÁN

Apoltronadas en la comodidad de no ser gobierno, las oposiciones disparan acusaciones, hacen señalamientos, hablan de la corrupción y de su hermana melliza, la impunidad.

No conformes con vivir en el área de confort de la política, las oposiciones, de centro, derecha e izquierdas deslavadas, se arrogan el derecho divino de ser las salvadoras de la Patria y se confabulan entre sí, forman un licuado con aromas y sabores que chocan, sirven la bebida y juntas, cual los Tres Mosqueteros y D'Artagnan se saludan con un “todos para uno y uno para todos” en la lucha contra el traidor de la democracia, generador de la criminalidad, autor de la pobreza, motor de protecciones políticas y económicas, entre otros argumentos.

En tiempos electorales, cuando se juega la antesala de la Presidencia de la República –aunque electoralmente no está comprobado- y está en juego otra entidad que jamás ha conocido la alternancia, las oposiciones conformadas por el PAN, PRD, Morena, Movimiento Ciudadano, PES y PT, afinan sus estrategias para hacerle frente a la maquinaria del PRI-Verde-Panal y ganarle en el Estado de México, Coahuila, Nayarit, en donde se renuevan gobernador, Congreso local y alcaldías y Veracruz, en donde estarán en juego 212 municipios.

El PRD es gobierno en Michoacán, Tabasco, Quintana Roo y en la Ciudad de México. La capital del país la gobierna desde 1997. Y sus Jefes de Gobierno: Cuauhtémoc Cárdenas Rosario Robles, Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y sin ser militante, pero con su apoyo, llegó Miguel Ángel Mancera.

De los cinco, solamente Cárdenas no fue señalado por algún desvío, pero sí de no haber cumplido el mandato para el que fue elegido. A Robles le relacionaron sentimentalmente con el constructor Carlos Ahumada Kuntz, a quien presumiblemente asignó obras y después como dirigente del PRD recibió un préstamo por 300 millones de pesos que nunca fueron devueltos, según el contratista argentino. De López Obrador se insistió en que el Segundo Piso rebasó lo presupuestado y que la documentación fue encriptada por 12 años para que nadie la pudiera verla. De su sucesor, Ebrard, pesan acusaciones formales por la construcción de la llamada Línea Dorada, la 12, del Metro. Presupuestada en 17 mil millones de pesos terminó costando 46 mil y durante 17 meses permaneció cerrada por fallas que ponían en riesgo la vida de los usuarios. Desde hace dos años abandonó el país no obstante que, como Javier Duarte, anunció que presentaría pruebas de su inocencia de los presuntos delitos que le imputan.

También el PRD fue anteriormente gobierno en Guerrero y Michoacán y sus mandatarios, Zeferino Torreblanca, Ángel Aguirre Rivero, David Santiago Cienfuegos (provisional), Rogelio Ortega Martínez (sustituto), Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy, fueron cuestionados por desvíos y dineros no comprobados. Godoy, inclusive, fue acusado por el entonces presidente Felipe Calderón de haber distraído 5 mil millones de pesos destinados al Seguro Popular.

En el caso de Aguirre y los dos subsecuentes que terminaron su gestión, los señalamientos partieron de la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela normal Isidro Burgos (Ayotzinapa) y del presunto desvío de 13 mil millones de pesos. Se le atribuyó haber protegido al alcalde de Iguala, José Luis Abarca, hoy en prisión, y de permitir que aumentaran los sembradíos de amapola, el surgimiento de nuevos grupos criminales: Los Rojos y Guerreros Unidos, además de la presencia de cuando menos cinco cárteles de carácter nacional: Del Pacífico, Familia Michoacana, los Beltrán Leyva, los Caballeros Templarios y con más fuerza Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El PRD, además, apoyó a Gabino Cué (Oaxaca), Rafael Moreno Valle (Puebla), Mario López Valdez (Sinaloa) y Francisco Vega de la Madrid (Baja California); lo hizo recientemente con Miguel Ángel Yunes Linares (Veracruz) y José Rosas Aispuro (Durango).

Del PAN también hay peras en estado de descomposición y algunas podridas.

De sus primeros gobernadores, los de San Luis Potosí y Querétaro, Marcelo de los Santos e Ignacio Loyola Vera, respectivamente, terminaron sus mandatos en medio de escándalos. El de San Luis, fue señalado de desvíos por 600 millones de pesos y ello propició que fuera relevado de la dirección de la Casa de Moneda. De Loyola, no olvidan que el Subcomandante Marcos lo bautizó como el “Firulais”. Y en la canasta albiazul, está la manzana agusanada: Guillermo Padrés Elías, residente del Reclusorio Oriente, acusado y consignado por peculado, abuso de autoridad y enriquecimiento inexplicable.

Y del PRI, aunque parezca paradoja, solamente se encuentra en la cárcel “El Químico”, Andrés Granier Melo, quien fuera gobernador de Tabasco. Y en fuga, tres exgobernadores: Javier Duarte de Ochoa (Veracruz), Tomás Yarrington y Eugenio Hernández (Tamaulipas).

Pero las oposiciones son ahora impolutas, diáfanas, inmaculadas.

PAPEL DE LAS OPOSICIONES

Frente a la realidad registrada en la historia de los gobernadores de todos los colores y todas las ideologías, MISIÓN POLÍTICA se dio a la tarea de entrevistar a tres politólogos y académicos para conocer cuál es, desde la óptica de los estudiosos, el papel de las oposiciones en los procesos electorales.

Son estudiosos de Instituciones de distintas corrientes.

Gustavo López Montiel, doctor en ciencia política, politólogo, profesor e investigador del TEC de Monterrey; doctora en sociología por la UNAM, María Eugenia Valdés Vega, politóloga y académica de la UAM Iztapalapa y el maestro Mario Campos Cortés, politólogo y académico del área de comunicación de la Universidad Iberoamericana, hablan a este semanario sobre el papel de las oposiciones.

La misma pregunta para los tres:

¿Qué papel juegan las oposiciones?

LÓPEZ MONTIEL: En primer lugar, hay que entender el contexto de Gobierno. En México tenemos un Gobierno construido en términos presidenciales, donde hay un Presidente, un Congreso y un poder Judicial, los tres poderes gobiernan, pero normalmente decimos que el Presidente o el Ejecutivo es quien asume buena parte de la conducción, mientras que el legislativo hace leyes.

La oposición en México se ha construido como un referente respecto al Ejecutivo y esto se replica en los Estados, cuando el Gobernador de un Estado es de un partido, todos los demás partidos son su oposición. En el caso de México tenemos una condición que se ha presentado en los últimos años, en donde a final de cuentas los gobernadores o el Presidente incluso han surgido de alianzas, entonces no todos los partidos son su oposición, en el caso del presidente hay una alianza del PRI con el PVEM, que los llevó al poder, entonces los demás partidos funcionan en un contexto de oposición a las iniciativas o políticas del presidente.

VALDÉS VEGA: La tarea de gobernar es una de las más difíciles que existen entre los seres humanos, Gobernar no es fácil porque tiene que ver con el fin último de las carreras políticas que se dedican a eso, o sea llegar al poder, eso es lo que distingue a los políticos de cualquier otra clase de gente.

Así como el empresario tiene como finalidad o como ambición la ganancia económica, en el caso del político es la búsqueda del poder y la obtención del poder y su ejercicio.

Entonces, buscan llegar a los puestos de decisión en donde se toman este tipo de decisiones que afectan a la colectividad, porque de eso se trata la política. Ésta es en realidad una profesión, que consiste en la reunión y en el reparto de los recursos colectivos y en la lucha para llegar a éstos, a poder tomar un conjunto de decisiones de la reunión y el reparto.

Para eso se preparan los políticos y a eso aspiran, más bien a eso deberían aspirar, porque algunos se dedican a medrar de la política sin llegar nunca a tomar el poder y a asumir los costos de gobernar, porque esto siempre tiene costos, porque se tienen que repartir los recursos que se han reunido, y me refiero a impuestos, derechos, todo lo que el Gobierno tiene de recursos colectivos.

CAMPOS CORTÉS: La oposición primero tiene que serlo oposición, debe ser un contrapeso, un vigilante y por momentos, incluso, un jugador incómodo que acote al gobierno en turno, si no, deja de ejercer su función. La oposición también tiene que ser responsable y esto significa no presionar procesos, leyes y presupuestos que sean relevantes para la sociedad y por otro lado no ser irresponsable o contradictorio en su actuación. Pienso en aquellos partidos políticos que en su momento criticaban como oposición lo que después empujaron como Gobierno, creo que ese tipo de prácticas son criticables y sobre ello deben de dar cuenta a los ciudadanos y por ende a los electores.

LÓPEZ MONTIEL: En México, estos partidos (los de oposición) han jugado un papel un tanto doble, en el sentido de que a final de cuentas, no logran plantear una diferencia fundamental con respecto al Gobierno, porque ellos también son Gobierno. Entonces, por ejemplo, la critica que hace el PRD con respecto al Mando Único, se acepta en el Congreso por parte de grupos y muchos de ellos aprueban el Mando único. Esta dualidad o ubicarse en dos posiciones al mismo tiempo, hace que en México los partidos de oposición no sean en el sentido estricto oposiciones como lo eran antes de que hubiera alianzas o como son en distintos espacios. Por ejemplo, en Inglaterra donde sí hay una clara oposición o como Estados Unidos donde hay una oposición que es el Partido Demócrata.

VALDÉS VEGA: Los partidos cuando llegan al poder se desgastan y en cambio los que no lo han alcanzado no tienen esa oportunidad, porque también gozar de las mieles del poder es muy importante, no nada más es el puro desgaste y la pura tragedia. Sería irracional que los políticos solo buscaran el poder para…servir.

CAMPOS CORTÉS: Es un adversario (los partidos de oposición) sí del que está en el poder y yo creo que habría que revisar caso por caso, porque una oposición que en algún momento colabore con el Gobierno con ciertas características sobre ciertos proyectos es positivo, incluso sería deseable que en algunos casos se logren condiciones políticas de Estado, que vayan no solamente con el visto bueno del actor en turno en el poder, sino con el aval de la oposición, con el aval de las diferentes fuerzas en su conjunto.

También celebro en ese sentido que hay momentos en que la oposición en tiempos electorales, es normal que intensifique su crítica, es decir, mala cosa sería que siempre fuera una oposición igual, incluso hasta resultaría sospechoso que la oposición se convirtiera en un actor que nunca señala los errores. Por eso habría que ver caso por caso y Estado por Estado, para observar en qué momento y cómo se ha comportado la oposición.

Opiniones coincidentes de politólogos de instituciones distintas.

¿Las oposiciones están vacunadas a todo lo que critican cuando asumen el poder?

La pregunta queda respondida con los casos que cada cual, cuando ha sido opositor (incluyendo al PRI y a sus aliados), asumió sus responsabilidades para ser juzgado por sus acciones y no por su militancia.

 

Escribir un comentario