Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Dados de Dios

Correo electrónico Imprimir PDF
andres_manuel_lopez_obrador

“Ya sé Quién Eres te he Estados Observando”

*Así Plantean a López Obrador el Voto en las Urnas

*Una Mayoría Conoce sus Campañas a la Presidencia

*Hoy Habla del Retorno al Pasado en Materia Petrolera

POR NIDIA MARIN

Sobre aviso no hay engaño. Ya lo dijo López Obrador que si gana habrá reversa en México. Y nos preguntamos: ¿Se puede? ¿Es posible olvidar el siglo XXI para retornar al XX?

Aunque su vuelta al pasado está ubicada en la reforma energética, con sus palabras puede decir adiós al voto de los millennials y hasta de los baby boomers mexicanos. Los primeros proceden del final del siglo XX y principios del XXI irrumpen en el siglo XXI y su voto será fundamental en 2018; los segundos son los que ya conocen al “Peje”, aquellos de la tercera edad nacidos entre 1933 y 1960, que lo mismo supieron de las guerrillas y revoluciones que del estatismo desbocado, quienes también dicen: “ya sé quién eres te he estado observando”.

No es tan sencillo como acostumbra señalar el eterno aspirante a la presidencia de la República. No se trata de decir: el tiempo debe detenerse… porque yo lo ordeno. Y mucho menos en materia energética en lo que pretende volver atrás.

No, porque ni siquiera realiza el planteamiento de luchar en contra de la contaminación que se producirá, por ejemplo, con la explotación de petróleo en las aguas profundas mexicanas.

Simplemente sus asesores trataron de hacerlo ver como parte de la posición rupturista de los sesenta y los setenta, que no forma parte del que hoy tiene prevalencia mundialmente.

Al utilizar la polémica que flota aun sobre la principal reforma del actual sexenio, una vez más vuelve a las andadas de 2012. Desde entonces, el Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C. (CIDAC) advirtió:

“El gran reto de la izquierda reside en abandonar el discurso rupturista de los sesenta y setenta, pero también el anti-institucional de AMLO para postularse como opción real de gobierno, tal y como lo ha hecho con éxito en el Distrito Federal. Más allá de eso, su desafío estratégico reside en trascender su zona de influencia en la capital del país y algunos municipios del Estado de México, y construir una presencia significativa y duradera a nivel nacional”.

¿HAY NUEVA IZQUIERDA? ¿DÓNDE SE ENCUENTRA?

Nadie en su sano juicio considera que la nueva izquierda sea la de López Obrador. En México no hay, porque nunca evolucionó. Más bien como dicen los neoliberales:

“Y no es que López Obrador, sea el ''mesías tropical'', como lo llama Enrique Krauze, sino que detrás de él hay toda una maquinaria de inteligencia, la misma que llevó a la presidencia a Evo Morales entre otros y recientemente a Ollanta Humala. Y no es por obra de la casualidad, sino que se preparan las condiciones. Felipe Calderón ha puesto su antiamericanismo enfermizo por encima de los verdaderos intereses de México y ha impedido la colaboración y participación de las autoridades norteamericanas en la lucha directa contra el narcotráfico y sus derivaciones.

“No es que la izquierda sea mayoritaria en México, sino que los errores de una derecha paleolítica hacen posible que la población busque nuevos horizontes. Los mexicanos, tal vez muchos no se identifiquen con una corriente ideológica determinada, pero en estos momentos la gran mayoría aboga por una política de seguridad nacional más efectiva, y aunque Juan Manuel López Obrador no sea la solución, si parece ser la alternativa, y la está aprovechando muy bien”.

También refieren algo inquietante:

“Si Estados Unidos no asume su rol histórico, el movimiento “bolivariano” seguirá avanzando, México y Honduras serán su próximo objetivo. Fundamentalmente México, que está desarrollando un proceso de destrucción interno que propiciará -en una primera etapa- la llegada al poder de Juan Manuel López Obrador. Hay que acercar la línea de confrontación ideológica, y esa es la razón por lo que la frontera con México se ha hecho incontrolable”.

El asunto es que Estados Unidos hoy tiene su propia historia interna que resolver y el momento para “El Peje” es el ideal, máxime que registra la campaña a la Presidencia de la República más larga de la historia: once años.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

Escribir un comentario