Banner




Ud. está aquí

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
el_poder_del_decreto

Rumbo a la Felicidad sin Necesario Decreto

*Avanzan los Programas Contra la Pobreza en México

*Hay Carencias, Pero las Evaluaciones Están Mejorando

*El Trabajo Entre la FAO y la Cruzada Contra el Hambre

POR IVAN RUIZ

¿Se puede ser feliz por decreto? ¡No! Sin embargo, es posible ir en busca de la felicidad para las mayorías: los pobres del mundo y los pobres de México.

La ONU ha dicho que el mundo necesita movilizar 265.000 millones de dólares anuales para que se puedan alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) referentes a haber erradicado el hambre y la pobreza en 2030.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) ha considerado a su vez que América Latina y el Caribe podría ser la primera región en desarrollo en erradicar el hambre si todos los gobiernos refuerzan la implementación del plan de seguridad alimentaria.

Podría ser, aunque los actuales tiempos son los menos propicios ante el ingreso de gobiernos proteccionistas y algunos opuestos a los organismos internacionales, como es Estados Unidos.

En el caso de México, desde 2015, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el gobierno de México firmaron un acuerdo de cooperación para combatir el hambre.

Dicho convenio, aseguran, permitirá al organismo de la ONU continuar prestando asistencia a la “Cruzada Nacional contra el Hambre”, un programa gubernamental que lleva dos años de duración.

En ese programa se han registrado avances, sin embargo hay recomendaciones de los especialistas como son:

Reforzar las acciones enfocadas a la producción local, distribución y acceso de los alimentos como frutas, verduras, alimentos de origen animal que, debido a su elevado costo, son difíciles de consumir en las poblaciones vulnerables y que son insustituibles para poder mejorar su estado de nutrición.

También intensificar estrategias de orientación alimentaria que vayan de la mano con la operación de los programas sociales de ayuda alimentaria con el fin de promover la compra y consumo de alimentos saludables, esto sin duda, contribuirá a que la población haga un uso más eficiente de los beneficios que recibe teniendo un efecto positivo en el estado de nutrición de los niños y en prevenir el sobrepeso u obesidad en los adultos.

Plantearon quienes evaluaron el avance de los programas que debido a que la condición de inseguridad alimentaria en los hogares fue una de las variables que influyó de forma importante en la calidad de la dieta de las mujeres y menores de cinco años, así como en la presencia de anemia de los menores, se recomienda establecer mecanismos de focalización más finos que permitan detectar a los hogares que se ubican en inseguridad alimentaria.

Además, expresaron que, si bien es cierto que la condición de carencia por acceso a la alimentación ha sido muy útil en detectar a los municipios de atención prioritaria, también se hace necesario poder usar ese indicador a nivel de hogar para poder atender a los grupos de población vulnerable además de mejorar el costo efectividad de las acciones emprendidas por la CNCH.

Los especialistas calificaron además de “indispensable” la evaluación continua del aporte nutrimental de los alimentos que componen las despensas, desayunos o comidas que se reparten a través de los programas con el fin de privilegiar el consumo de micronutrimentos como hierro, zinc, vitaminas y fibra que pueden ayudar a reducir las deficiencias nutrimentales en la población y tener cuidado con el aporte excesivo de alimentos altos en energía, pero pobres en nutrientes.

Algo mas es reforzar estrategias de orientación alimentaria que vayan de la mano con la operación de los programas sociales de ayuda alimentaria con el fin de promover la compra y consumo de alimentos saludables, esto sin duda, contribuirá a que la población haga un uso más eficiente de los beneficios que recibe teniendo un efecto positivo en el estado de nutrición de los niños y en prevenir el sobrepeso u obesidad en los adultos.

No, no se puede ser feliz por decreto, pero sí colaborar para que aquellas que nada tienen, muestren sonrisas más seguido.

Escribir un comentario