Banner




Ud. está aquí

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
en_el_nombre_del_padre_poster

“En el Nombre del Padre”

Y Hablando de Pedir Perdón…

*El Inicio del Terrorismo, Mecanismo de Lucha Política

*Un Juicio-Espectáculo con Abogados Incompetentes

*Tony Blair, Ofreció Disculpas por la Injusticia Cometida

*México: el Caso de las Tres Mujeres Indígenas Otomíes

POR HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“En el Nombre del Padre” (“In the Name of the Father”) película irlandesa dirigida por Jim Sheridan, coescrita por el propio director y Terry George sobre la autobiografía de Gerard Conlon: ‘Proved Innocent’; protagonizada por Daniel Day-Lewis (Gerard Conlon), Pete Postlethwaite (Giuseppe Conlon), Emma Thompson (Gareth Peirce), John Lynch (Paul Hill) Corin Redgrave (Inspector Robert Dixon), y Mark Sheppard (Patrick ‘Paddy’ Armstrong), cuyo estreno fue 1993.

Gerard Conlon es un irlandés que se ha dedicado a cometer pequeños hurtos; sus padres lo envían a Londres para mantenerlo fuera de problemas, pero estando allá, hay una explosión en un pub de Guildford en que mueren cuatro soldados y un civil; Gerry regresa a Belfast donde es detenido por el Ejército británico y la Gendarmería Real del Ulster, e inmediatamente lo regresan a Gran Bretaña; junto con un amigo suyo son interrogados y torturados por la policía, hasta que firman una confesión tras permanecer detenidos durante siete días bajo la Ley de Prevención del Terrorismo.

La película está basada en los casos de los Cuatro de Guildford (Paul Hill, Gerry Conlon, Patrick 'Paddy' Armstrong y Carole Richardson) y los Siete de Maguire que fueron condenados injustamente en el Reino Unido en octubre de 1975 por la colocación de bombas en dos pubs de Guildford y uno en Woolwich, en los que murieron siete personas, quedando un centenar de heridos, atentados atribuidos al Ejército Republicano Irlandés Provisional (IRA).

EL SURGIMIENTO DEL TERRORISMO

El terrorismo es la dominación por medio del terror, es el control que busca, a partir de actos violentos, infundir miedo, coaccionar y presionar a los gobiernos o la sociedad en general para imponer ciertos reclamos y proclamas.

En las décadas de los sesenta y setenta proliferaron en Europa y en América una serie de grupos terroristas de diversa índole cuyos planteamientos ideológicos iban desde el nacionalismo localista hasta las más diversas corrientes de la extrema izquierda para reivindicar mediante sus actos criminales su ideología.

El IRA se fundó desde 1919; inicialmente su objetivo era luchar contra el dominio británico en Irlanda, posteriormente fue la unión de toda Irlanda, lo que significa acabar con la dependencia de Irlanda del Norte respecto del Reino Unido; su actividad se incrementó notablemente con la escalada de atentados durante la década de los sesenta, pero las divergencias sobre la utilización de tácticas terroristas condujeron a su escisión en dos grupos: uno radical, IRA Provisional, que propugnaba la lucha armada y el terrorismo; y el IRA Oficial, que optó por la vía política para lograr sus objetivos.

LEYES CONTRA EL TERRORISMO

Después de la arbitraria detención, hay una investigación dirigida por el inspector Robert Dixon, quien sin escrúpulos detiene a la tía de Gerry, a sus primos y a su padre, que ha acudido a Londres para estar cerca de su hijo; en el expediente policial se incluyen pruebas manipuladas sobre restos de nitroglicerina en los guantes de fregar de la tía, e incluso restos del mismo explosivo en las manos y la ropa de los primos, que son unos adolescentes que no saben lo que es el IRA.

Como respuesta al fenómeno del terrorismo de esas décadas, surgieron las llamadas leyes especiales contra el terrorismo, las cuales permitían actos de dudosa legalidad, tales como la anulación absoluta de cualquier mínimo de derechos básicos para quienes eran investigados y arrestados bajo sospecha de ser terroristas; sin ningún tipo de control judicial, estas leyes permitían registros de escuchas telefónicas, grabación de conversaciones, seguimientos personales, toma de fotografías, investigaciones en los lugares de trabajo, la apertura de correo privado, detenciones preventivas e interrogatorios sin presencia de abogado.

La paranoia y la histeria contra el terrorismo justificaban la violación de los derechos fundamentales de cualquier sospechoso.

JUECES CONTRA EL TERRORISMO

La película da cuenta de un juicio-espectáculo en el que hay abogados incompetentes, jueces predispuestos y policías perjuros, proceso que concluye con la condena de todos los implicados a penas que van de los catorce años de cárcel a la cadena perpetua para Gerry y sus amigos; su padre es condenado a 30 años; penas inconmutables.

Varias de estas leyes especiales contra el terrorismo preveían la designación de jueces especiales para realizar la etapa de instrucción y de juzgamiento, obvio con las pruebas maquinadas y manipuladas que les eran presentadas por la fiscalía al puro estilo Maquiavelo de más vale ser temido que amado.

Hay escenas en que se aprecia que las mismas autoridades se percatan que están cometiendo una injusticia, pero prefieren callar, lo que los convierte en cómplices de las atrocidades perpetradas por otros agentes de la ley, pues a toda costa se debe ocultar la injusticia para evitar el escándalo.

EN EL NOMBRE DE LA JUSTICIA

La trama examina las relaciones tortuosas entre padre e hijo durante su estancia en la cárcel, la negación de la realidad y la resignación de Gerry, pero la enfermedad de su padre hará que se dedique a buscar una salida a su situación dentro de los cauces legales; la joven abogada Gareth Peirce debe constatar la coartada esgrimida por Gerry, quien afirma que a la hora de las explosiones se encontraba con un vagabundo en un parque, versión defensiva que aparentemente no fue investigada por la policía.

Gareth Peirce tiene acceso al archivo de las constancias que han integrado el juicio y se percata de la existencia de evidencias que revelan la veracidad de la versión de Gerry, pero lo peor es que la policía y la fiscalía sabían de esas pruebas, y deliberadamente las ocultaron a la defensa; con este material probatorio se logra reabrir el caso y revertir la injusta condena, aunque para el padre de Gerry sea tarde, pues ha muerto en la cárcel.

Los Cuatro de Guildford cumplieron más de quince años de cárcel por un delito que no habían cometido. Este acontecimiento es considerado como uno de los más graves errores judiciales en Reino Unido; en 1989, el tribunal de apelaciones de Londres anuló las sentencias, cuestionando las pruebas presentadas por la policía; en 2005, Tony Blair, entonces primer ministro, pidió perdón por la injusticia y el dolor causados a los condenados: "Ellos merecen quedar completamente y públicamente exonerados", además, se reunió con las víctimas del proceso en su despacho privado del Parlamento.

Gerry Conlon dijo que todos estaban muy emocionados con las palabras de Blair: “Él fue más allá de lo que pensamos, se tomó el tiempo de escuchar a cada uno. Se podía ver que estaba afectado por lo que la gente le decía, jamás pensé que este día llegaría”.

Recientemente en México, tres mujeres indígenas otomíes, Teresa González, Jacinta Francisco y Alberta Alcántara, recibieron, en un acto inédito en la vida del Estado mexicano, un reconocimiento de inocencia y una disculpa pública por parte de la Procuraduría General de la República, en cumplimiento a una resolución del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa que falló a favor de la demanda de resarcimiento moral y material, al establecer que la PGR hizo mal su trabajo, pero ¿será necesario que exista una condena de un tribunal para reconocer que se ha hecho mal trabajo como servidor público?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario