Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
miguel_angel_yunes
marifas

Atajar a AMLO, la Consigna

*La Verdad del Pleito Yunes Linares vs López Obrador

* “El Choleño”, se Metió Contra un Peleador Callejero

*Pero no Actúa Contra “Aviadores” ni “Ordeñadores”

*¿Buenas Cuentas? Requiere Modificar Estrategias

POR ÁNGEL LARA PLATAS

No se trató de mera ocurrencia del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, subirse al ring de Andrés Manuel López Obrador.

Según se afirma, la relación del veracruzano con el ex presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa es más que buena. Calderón lo cobijó dentro de su gabinete, le dio poder, afecto y lo que esto conlleva. Ahora que la esposa de Don Felipe se ha estado perfilando para la carrera presidencial, se requiere la colaboración comprometida de aquellos que, como Miguel Ángel, han fabricado compromisos de lealtad personal.

En éste momento que Yunes Linares ha conseguido el poder veracruzano, debe corresponderle al ex presidente brindándole lo que requiere Margarita Zavala Gómez del Campo para entrar por la puerta grande de Los Pinos, si resultara ganadora en la próxima contienda presidencial. Y una de las principales tareas que desde ahora se ve aguda, es despejarle el camino de aquellos que puedan representar una severa amenaza en las urnas electorales, como es el caso del aguerrido tabasqueño.

El intento del Gobernador Yunes de llevar al callejón de los pleitos al controvertido aspirante presidencial, no se trató de una mera reacción de las vísceras del “Choleño”. Es la firme intención de ponerlo contra la pared para bajarle algunos puntos en las preferencias ciudadanas. Sin embargo, no debe soslayarse que “El Peje” es un peleador callejero de constantes batallas. Sabe escabullirse y devolver el golpe, como lo hizo con Yunes Linares, que, sea lo que sea, su investidura de gobernador lo limita de manera importante porque si no calcula los golpes contra Andrés Manuel, que no tiene puesto, el propósito se le puede revertir a Yunes Linares.

El compromiso del que gobierna Veracruz es entregar las mejores cuentas en el terreno electoral, para corresponder la confianza de su ex jefe. La manera más adecuada es mover las estructuras panistas y el humor ciudadano para que Morena, el partido de López Obrador, no se ubique en un lugar preferente como hasta ahora lo colocan los sondeos de opinión y las encuestas que se han realizado. Sin embargo, la tarea para el mandatario veracruzano no será nada fácil por diversos factores que ya están a la vista del público elector.

Con tal de conseguir el voto ciudadano, entiéndase ganar en las urnas, Yunes se puso la vara demasiado alta. Las expectativas que había despertado entre los votantes jarochos, después de haber padecido las consecuencias de la desastrosa administración de Javier Duarte, esperaban la solución de los problemas financieros, de inseguridad, empleos y los servicios que presta el gobierno del Estado.

Uno de los compromisos que Yunes hizo con los veracruzanos fue adelgazar la nómina despidiendo a los que cobraban sin trabajar, los famosos “aviadores”, y dejar vacantes todos esos lugares para el ahorro presupuestal. A ello se sumaría, así era el compromiso, echar de las dependencias a todos aquellos que, aunque sí cumplían con sus horarios, realizaban tareas de forma duplicada lo que no representaba productividad laboral alguna. Anticipadamente lo aplaudieron los veracruzanos, se sabía de la existencia de los ordeñadores de nóminas y se tomó como una decisión más que justa.

El desánimo sobreviene cuando los corridos sumaron miles y entre ellos empleados con muchos años de servicio, con la experiencia que necesitan las instituciones, y para nada que se tratara de lo ordeñadores de nóminas. Pero, lo que resulta un severo golpe al humor ciudadano, es que las posiciones arrebatadas a los veracruzanos fueron inmediatamente ocupadas por personas llegadas del vecino estado de Puebla; peor aún, sin el perfil requerido y embestidos de inefable soberbia.

Y las historias rebotan por todos lados a través de cartas o declaraciones de afectados.

Por ejemplo, empleados corridos sin aparente justificación, en sentidas misivas le han externado al mandatario que ellos, creyendo en sus palabras de campaña, habían decidido votar por la alianza PAN-PRD para terminar con la pesadilla duartista, recomponer el estado, y dignificar a los empleados que tienen la responsabilidad de hacer caminar a las dependencias gubernamentales. Se lamentan que no haya sido así.

Incluso, la iglesia recomendó al gobernador que deje a un lado las declaraciones mediáticas y se empeñe en la responsabilidad de gobernar al estado. El panismo tradicional, los de militancia y tradición azul, están más que sentidos porque no han sido llamados al convivio político de los Yunes Linares. Proveedores del sector salud se quejan de adeudos por ventas de productos a la actual administración, tal como ocurría en el duartazgo.

De modo que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, para entregarle buenas cuentas a su exjefe Felipe Calderón, necesita modificar sus estrategias proselitistas. Hay que recordar que uno de los aspectos que sacaron al presidente Fox del ánimo ciudadano, fue despedir a mucha gente que fue sustituida por otros de escasa experiencia, y la nómina, lejos de adelgazarse engordó.

Escribir un comentario