Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
lobos_y_leopardos

Los Daños Ecológicos del Muro de la Ignominia y la Intolerancia

POR LUIS MIGUEL MARTINEZ ANZURES, Segunda Parte

Además de las afectaciones a las actividades humanas, el medio ambiente también está en juego. Al respecto, muchos investigadores de ambos lados de la frontera han emitido importantes puntos de vista sobre este tema.

Los daños ocasionados por las barreras artificiales existentes entre ambas naciones ya han demostrado el perjuicio de su existencia. Un ejemplo de esto, fue el ocurrido durante las lluvias de 2011 en la ciudad de Nogales, Sonora -esta ciudad padeció durante muchos días consecutivos fuertes lluvias- las cuales derivaron en una inundación de proporciones inimaginables en ese año. Dicha catástrofe se debió, en parte, debido a que un desagüe que cruza la frontera, ubicado en el muro fronterizo quedó semi bloqueado, lo que generó una gran acumulación de agua.

Pero no solo preocupa la interrupción de cauces de agua, sino también las vidas de decenas de especies de animales que están amenazadas por la presencia de un muro fronterizo, según algunos estudios realizados en la última década por diversas instituciones educativas en la región fronteriza.

Uno de estos fue coordinado por Carlos de la Parra, investigador en la Centro de Estudios Fronterizos de la Frontera Norte. Este investigador afirmo:

"Hay cuencas que están divididas por la frontera México-Estados Unidos. Si se interrumpen, tiene impacto al terreno natural, a carreteras, a edificaciones y a sistemas de drenaje. Pueden ser muy elevados los costos. La migración de especies es necesaria y el muro simplemente les va a cortar el acceso".

Las instituciones especializadas en el tema, del lado americano, piensan de manera similar. El Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos señaló en un informe reciente que, una muralla de esta naturaleza podría impactar en 13 hábitats en situación crítica, 108 aves migratorias y cuatro refugios de vida silvestre.

De igual forma, 111 especies en peligro de extinción, así como criaderos de peces y un número desconocido de humedales (pantanos) protegidos, según la agencia estadounidense, estarían en riesgo por el capricho separatista de Trump.

En un informe llamado "Trump Wall" (Muro de Trump), la entidad de aquel lado de la frontera señaló que las especies más afectadas serían: el jaguar, el lobo gris, el manatí antillano, las tortugas verdes, carey Kemp Ridley, laúd, boba, así como el águila calva, símbolo nacional estadounidense.

A su vez, el investigador Carlos Moya, quien en 2007, en un libro patrocinado por el ministerio del Medio Ambiente, el Instituto Nacional de Ecología y el Colegio de la Frontera Norte, titulado: “El muro fronterizo entre México y Estados Unidos, una barrera a nuestro ambiente compartido”, evaluó las secuelas del muro propuesto por Jorge W. Bush.

En el texto, Moya señaló que -la ampliación del muro- afectaría especies animales como: el berrendo (una suerte de antílope), el bisonte americano, el borrego cimarrón (una oveja salvaje), el jaguar, el lobo americano, el ocelote (un tigre mexicano), el oso negro, el puerco espín norteño y la zorra del desierto.

Moya desde aquellos años comentaba que la ampliación del “muro Bush”: afectaría el libre tránsito de los animales a través de la frontera, causando la destrucción de sus hábitats naturales y tendría un impacto negativo en la: dispersión, migración e intercambio genético entre las poblaciones.

Otro investigador, Dan Mills, del proyecto Sierra Club Borderland, señaló de igual forma que en términos climáticos, construir un muro fronterizo es un acto de auto sabotaje. Esto debido a que, actualmente se puede apreciar que la migración natural de la vida silvestre ha sido bloqueada por las cercas y muros existentes en este espacio geográfico. El impacto de un gigantesco muro de concreto que correría de San Diego hasta Browsville, a lo largo de toda la frontera entre México y Estados Unidos empezaría con la producción de sus materiales: cemento es una de las principales fuentes que provocan el efecto invernadero el cual, por cierto, para Trump es inexistente. Un invento de los ambientalistas para impedir el crecimiento de la industria energética en países desarrollados.

Para Jamie Rappaport Clark, directora de la organización Defenders of Wildlife- defensores de la vida salvaje-: “Un muro es un límite artificial y disruptivo en el mundo natural, ya que para sobrevivir la vida silvestre debe ser capaz de desplazarse libremente a través de diversos ecosistemas conectados geográficamente”.

Por su parte, Kieran Sucking , director ejecutivo del centro para la diversidad biológica, ha comentado que ya se han gastado miles de millones de dólares en muros fronterizos que cuentan con poca o nula supervisión ecológica, lo cual ha causado erosión e inundaciones en las comunidades fronterizas. Este especialista coincide además con la idea de que la construcción de esta estructura monumental, ha bloqueado el desplazamiento natural de ciertas especies, actividad que es crucial para la supervivencia, de: lobos, ocelotes y jaguares que viven en la zona.

Finalmente, para Raphael Sperry, presidente de la Asociación de Arquitectos, Diseñadores y Planeadores por la Responsabilidad Social- ha dicho que fomentar el cambio climático no ayuda a la salud pública ni a la seguridad ni al bienestar de su país. Este profesional es un importante urbanista que ha desarrollado diferentes trabajos de asesoramiento en el mejoramiento de los espacios naturales ubicados en diferentes regiones de conexiones geográficas esparcidas alrededor del mundo. Su trabajo y labor en favor de los derechos del medio ambiente es muy reconocido en el mundo entero.

Como se puede apreciar, la confluencia de voces especializadas en temas sobre conservación y preservación de los recursos naturales y animales en la frontera norte de este país es univoca: el muro no debe construirse pues su sola ampliación pondría en peligro la preservación de muchos ecosistemas y animales en la zona.

No debemos ser expertos en temas de política exterior, para saber también que, para el presidente electo de los Estados Unidos de América, el enfoque ambiental es un lastre que, debe eliminarse de cualquier tema de política exterior e interior.

Para Trump esta claro que, la edificación de una frontera geoespacial de las dimensiones con las que, se ha proyectado dicho muro, es la oportunidad perfecta para posicionar de manera eficiente su ideología en el escenario mundial.

Al parecer no serán solamente los migrantes de nuestro país los que sufrirán los efectos de la nueva política de segregación orquestada por el titular de la casa blanca. También la naturaleza y el mundo entero estamos en peligro ante la nulidad de la razón de Donald Trump por escuchar las voces disidentes, existentes en ambos lados de la frontera.

La sin razón en la política estadounidense amenaza la existencia de la biodiversidad en la frontera México-Estados Unidos.

Escribir un comentario