Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
cruising_poster

“Cruising”

Village People sin Coreografía

*La Subcultura de los Bares Gay Neoyorkinos Antes del Sida

*Un Asesino Serial al Ataque en Aquellos Sitios Underground

*Una Película que Causó Gran Polémica a Favor y en Contra

POR HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“Cruising”, película norteamericana dirigida por William Friedkin, aunque no bien lograda, puede definirse como del género policiaco, cuenta con las actuaciones de Al Pacino (Steve Burns), Paul Sorvino (Capt. Edelson), Karen Allen (Nancy) y Richard Cox (Stuart Richards). Su estreno fue en 1980.

Esta película fue conocida en España como “A la caza”, y en Latinoamérica como “Cacería”, pero ninguno de esos títulos en español hace referencia en realidad a lo que significa la palabra ‘cruising’, que puede tener dos significados completamente aceptables para definir la cinta; el primero, hace referencia al término del argot gay inglés, que indica la actividad de buscar encuentros sexuales en lugares públicos y el segundo es el argot policiaco inglés que significa patrullar.

El policía Steve Burns se infiltra en el ambiente gay de la ciudad de Nueva York para atrapar a un asesino serial que mata a homosexuales, después de practicar juegos sexuales sadomasoquistas con ellos; se sabe que el asesino contacta a sus víctimas en lugares habituales de encuentro sexual, por lo que Steve debe internarse en el sórdido ambiente leather homosexual neoyorquino, para descubrir y atrapar al responsable de los asesinatos, pero ¿podrá subsistir a este ambiente que le es ajeno?

DE LA FICCIÓN A LA REALIDAD

La película está basada en la novela homónima de Gerald Walker, periodista del New York Times, sobre un asesino serial que tenía como objetivo la comunidad gay de Nueva York, pero se incorporan a la historia ciertos ingredientes de la vida real.

Al principio, William Friedkin no estaba interesado en dirigir la película, pero cambió de opinión a raíz de tres eventos: primero, se enteró de una serie de asesinatos sin resolver en los bares ‘gay leather’ a principios de la década de 1970, que narraba el periodista Arthur Bell de la Village Voice; segundo, conoció al oficial de policía Randy Jurgenson, quien había tenido que infiltrarse en estos bares para investigar la primera serie de tales asesinatos; y tercero, Paul Bateson, un enfermero que había aparecido como extra en la película “El Exorcista”, había confesado algunos de esos crímenes, y señaló que existían dos personas que se disfrazaban de policías para extorsionar a los travestis de esa época.

Tras estos eventos, Friedkin se asesora directamente de Jurgenson y Bateson para filmar la película; también incorpora a Sonny Grosso, que anteriormente lo había asesorado en la cinta “Contacto en Francia”, de hecho, Jurgenson y Grosso aparecen fugazmente en la película.

LA LIBERTAD SEXUAL NEOYORQUINA EN LOS 70’S

Steve Burns al infiltrarse en el ambiente gay neoyorquino se da cuenta que existe toda una subcultura en ello, que hay un lenguaje propio, tanto corporal como de símbolos con significados unívocos, que la vestimenta de hombre rudo es usual en este mundo, que los bares son exclusivos, pero sobre todo que la libertad sexual tiene un contexto único e inigualable. Steve interactúa en la comunidad gay a fin de aprender y entender esta cultura, debe saber cómo vestir, como reproducir gestos, como usar pañuelos de distintos colores y en el sitio apropiado para no dar malas interpretaciones, entre otras cosas y para ello se vuelve un observador de todo movimiento en estos bares.

El filme recrea un mundo desconocido para muchos, que pareciera ser un mundo malsano y sórdido, pero ése era el ambiente neoyorquino de la época; el director consigue la máxima verosimilitud en las secuencias que acontecen dentro de los clubs y logra transmitir la sensación de estar realmente en esos locales underground; el marco histórico en el que se sitúa la historia, es el del sexo antes del SIDA, cuando Nueva York era una ciudad peligrosa y oscura, con toda su violencia, suciedad y desencanto por la sociedad.

La libertad sexual en extremo, donde los bares y clubs eran lugares propicios para tener sexo de ocasión ahí mismo, o porque no en el Central Park, como se muestra en la película.

PROTESTAS PRO Y ANTI GAYS

Steve es heterosexual y tiene a Nancy como pareja, pero está experimentando cosas nuevas que lo están afectando en su vida personal; las víctimas de este asesino serial, llevan una doble vida, pues durante el día no se manifiestan como homosexuales, sino por el contrario aparentan tener una vida heterosexual, pero por las noches liberan abiertamente su sexualidad, y eso lo sabe Steve.

La trama policiaca de la película es respecto al asesino serial, nunca se advierte discurso alguno de índole político ni en pro ni en contra la comunidad gay de Nueva York, pero la controversia siempre estará presente cuando se filmen este tipo de películas; es curioso saber que las protestas durante la filmación provinieron tanto de grupos anti homosexuales como de grupos pro homosexuales.

Algunas protestas fueron en razón a que se consideraba que existía una "estereotipación" del colectivo homosexual, sobre todo porque se les representaba como adictos al sexo casi depravado; las asociaciones Gay Activist Alliance y Gay Task Force señalaban que la película era una “provocación homofóbica”, que solo servía para que los homosexuales sufrieran más agresiones; pero los homosexuales amantes del cuero, estaban contentos de que se filmase una película sobre sus aficiones, inclusive, se rodó en bares reales y los extras eran clientes asiduos a estos lugares.

Lo cierto es que los asesinatos a la comunidad gay se habían dado con tal brutalidad, que la película sólo hace una breve referencia a los cuerpos descuartizados que fueron encontrados a orilla del rio Hudson, lo cual fue previo a la filmación.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LA COMUNIDAD GAY

La película fue filmada en locaciones del distrito de Meatpacking, una pequeña área del Greenwich Village ubicada junto al río Hudson, para ser acordes con la novela, con los hechos que se narran sin ofender a la comunidad gay; tan es así que, el director Friedkin consultó al escritor gay John Rechy para que revisara la cinta antes del estreno; Rechy defendió el derecho de Friedkin a hacer la película, aunque no defendía la película en sí misma, además sugirió eliminar una escena en la que mostraba un grafiti con el lema de Liberación gay “Nosotros estamos en todas partes antes de que se lanzara el primer cadáver al río” y se añadió el anuncio de descargo de responsabilidad: “Esta película no se plantea como una condena al mundo homosexual. Se enmarca en un pequeño segmento de este mundo, y no intenta representarlo en su totalidad.”

En 1977, los franceses Jacques Morali y Henri Belolo crearon el grupo Village People para promocionar e interpretar música disco que atrajera a la audiencia; el nombre del grupo hace referencia precisamente a Greenwich Village, zona conocida por su ambiente gay, los estereotipos fueron extraídos de la gente que frecuentaba el lugar, para crear los arquetipos de los integrantes del grupo.

“Cruising” siempre ha sido y será un filme controvertido, pero ¿cómo reprochar el presunto estereotipo gay que muestra la película, cuando Village People presenta idéntico estereotipo?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario