Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
pes
preelectoral

El Peje y sus Posibilidades

*Iniciaron las Deserciones de Panistas Veracruzanos

*El Rumbo es el Movimiento de Regeneración Nacional

*No son Actuaciones a la luz, Sino Acuerdos Soterrados

*En Ciernes, Corriente de Políticos Para Atajar a “El Peje”

POR ÁNGEL LARA PLATAS

En las más recientes mediciones de encuestas, el señor Andrés Manuel López Obrador y su Morena, van arriba, despegándose cada vez de los demás. Esto preocupa a la clase política tradicional, a los que se han exhibido como los detentadores del poder, de los privilegios, de las concesiones y todo tipo de deleites. Sus discursos, que en algún momento parecían desgastados, frívolos y hasta tediosos, con los acontecimientos políticos que se han presentado en el país, han tenido una importante revitalización. Han adquirido cierta actualidad. En mucho han contribuido las circunstancias políticas que han envuelto al poder ejecutivo y sus decisiones.

Por supuesto que el tabasqueño ha tenido que modificar sus estrategias para conquistar la confianza de los dueños del dinero privado, pero con interesante influencia social. En el entorno de López Obrador se han conformado una suerte de consejeros que, convencidos de las posibilidades del eterno contendiente, se han reunido entre sí, con cierta frecuencia, para delinear el camino que deba seguir el convocante tanto en la parte proselitista como en lo que sería su programa de gobierno. Los empresarios que están en esa apuesta, no se hubiesen atrevido a manifestar públicamente sus preferencias si no conocieran a fondo las condiciones por las cuales está cruzando el país entero, en cuestiones sociales, económicas y políticas.

En la pasada contienda electoral, cuando AMLO participó como candidato para presidente de México, fue derrumbado en sus aspiraciones presidenciales con aquella campañita de que era un peligro para México. La gente compró esa idea, y perdió. Aunque hay otro dato relevante. Cuando contendió contra Felipe Calderón AMLO desplegó una campaña interesante, nada mala, pero se dedicó a la parte discursiva, a la política, y descuidó la estructura electoral, la que se requiere para defender los votos depositados en las casillas. Se confió demasiado o no le dio importancia a la integración y capacitación de la gente que le cuidaría los votos ciudadanos, y pasó lo que pasó: no contó con el personal suficiente para cubrir con representantes todas las casillas del territorio mexicano. Tampoco le dedicaron lo necesario en materia de capacitación. Lo único que pudo hacer en los órganos electorales fueron corajes. Le sirvió de experiencia, se piensa que en ésta próxima no cometerá los mismos errores.

Diversos sectores de intelectuales, en varias entidades del país, también se están sumando a la probable candidatura de Andrés Manuel. Comentan que en los diálogos que últimamente han sostenido con él, han observado rasgos de sensatez y prudencia. La radicalidad y beligerancia las exhibe solo cuando se trata de arengar a las masas, en privado es otra cosa. De manera similar se expresan los empresarios.

La cosa no para ahí. En aquellas entidades federativas en donde el PRI y el PAN han dejado de ser opciones valederas, como ocurre en Veracruz, donde ganó el PAN, los panistas tradicionales no han sido convidados a la mesa del señor gobernador, ya se empezaron a dar las deserciones rumbo a Morena, en acuerdos soterrados.

Los miles de despedidos que el pasado 5 de junio votaron por Miguel Ángel Yunes Linares para que fuera gobernador, ahora, ya en la calle, están más que prestos para depositar sus esperanzas a favor del líder moral y dueño del partido Morena. Algo similar está ocurriendo con el priismo veracruzano que no ha encontrado la oportunidad conveniente de parte de la nueva dirigencia estatal, para poder participar por méritos propios en la contienda municipal que se avecina. Estos hechos han venido a engrosar la lista de los simpatizantes de Morena.

Sin embargo, en Veracruz se le ha cuestionado de que entre él y Javier Duarte hubo acuerdos debajo de la mesa para que, con el apoyo del gobierno del estado de Veracruz, ganara su candidato a Gobernador, Cuitláhuac García, quien a pesar de ser un perfecto desconocido, ganó antes la diputación federal por la capital Xalapa. Dicen que muy cerca de la elección, cuando la cúpula que manda se dio cuenta del acuerdo, Duarte fue reprendido por los apoyos que estaba brindando a los morenos, y tuvo que meter reversa, razón por la cual el partido de López Obrador no alcanzó el triunfo en Veracruz. Derivado de ello, el PRI ya no pudo reposicionarse y ganó la alianza PAN-PRD.

“El Peje” ha sabido aprovechar al máximo los ya famosos gasolinazos. Ha ironizado, ha hecho escarnio público de las decisiones totalmente impopulares. No es que el famoso “Peje” sea la mejor opción. Lo que pasa es que ha logrado vender su imagen de político impoluto, que a pesar de cómo está la situación de la corrupción a él que no se le ha vinculado demostrativamente con éste tipo de delitos. Mucha gente lo ve confiable para el cargo de presidente de la República. Eso es lo que ha logrado plasmar en el humor ciudadano. Por supuesto que tampoco ha querido decir de dónde sale el dinero para cubrir sus gastos para promocionar su imagen, que no es cualquier cosa.

Por supuesto que no tiene el camino totalmente despejado. Por otro lado, se está conformando una corriente con políticos de diversas ideologías para atajar al Peje, y de paso, influir en la selección de un candidato con perfil ganador que aglutine los intereses de las principales corrientes que existen en el país.

Escribir un comentario