Banner




Ud. está aquí

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
sorpresa_mision843
mikel_arriola_penialosa
imss

En Marzo Habrá un Viraje Hacia un Nuevo Modelo de Salud Preventivo

*Se Trata de Evitar la Pérdida de Años de Vida Saludable

*Hoy, Enfermedades Crónicas son 35% del Presupuesto

*Cambio Drástico en la Información Sobre los Alimentos

*Hay Reducción en Obesidad Infantil y Debe ser Mayor

POR ALBERTO ALMAZÁN

Desde hace tres lustros, México firmó el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la Organización Mundial de la Salud. Y en 2008, la Ley General para Control de Tabaco se puso en vigor y nacieron los pictogramas.

Leyendas y fotos que mostraban y muestran cómo se infestan los pulmones de nicotina y causan cáncer; cómo las gargantas acumulan polonio 210, sustancia extremadamente tóxica y radiactiva.

Los fumadores le hacemos “fuchi” a los pictogramas, pero el “poder del vicio” se impone.

¿A qué la introducción? A que en México son cuatro las enfermedades crónicas que tienen en jaque al sistema de salud nacional compuestos por la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado además de importantes instalaciones hospitalarias de Petróleos Mexicanos y las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina.

¿Cuáles son las enfermedades crónicas pero prevenibles?

Obesidad, diabetes, cáncer de mama y de próstata.

¿Por qué no se les dice a los pasados de peso que la obesidad terminará por matarlos antes de tiempo?... y a los hipertensos ¿por qué no se les informa cómo controlar la presión?... ¿por qué al cáncer de mama no se le insiste en el tratamiento al igual que el de próstata?

¿Sobrarían los pictogramas?

Mikel Arriola Peñalosa, director del IMSS, habla a MISIÓN POLÍTICA y anuncia la primicia:

“Estamos casi listos para presentar a finales de marzo el nuevo modelo, un modelo de viraje de lo curativo a lo preventivo”.

Admite que la falta de prevención aumentó la incidencia de enfermedades crónicas. Lo dice con claridad:

“Básicamente estamos esperando a que lleguen los pacientes ya con estas enfermedades, en la fase degenerativa”.

De ahí que se vaya a utilizar la tecnología, las bases de datos.

LA CLAVE ES ANTICIPACIÓN

Arriola recibe a MISIÓN POLÍTICA en las oficinas centrales del IMSS. Afable e informado, responde todos los temas y más.

¿Cómo corregir la inercia de décadas?

“Lo que vamos a hacer ahora, es aprovechar los datos estadísticos que tiene el IMSS para anticiparnos 20-25 años a la ocurrencia y junto con las empresas y los sindicatos, traer a los derechohabientes que no se sienten mal ahora pero que en muchos de los casos van a terminar con diabetes o con hipertensión, controlarlos y evitar que nos lleguen en esas fases donde los costos son muy elevados, pero sobre todo se pierden muchos años de vida saludable”.

¡Y por supuesto!, dice con energía, ahondaremos la información y quizá los pictogramas tengan efecto en quienes sufren las enfermedades y no se atienden a tiempo.

El conocimiento de los temas. El tabaco, lo recuerda así:

“En el 2013 el presidente presentó la estrategia contra la obesidad y la diabetes, yo estaba en la Cofepris y nos tocó presentar dos medidas regulatorias, para que la gente sepa cuál es el riesgo del consumo de ciertos productos y el mejor ejemplo es el del tabaco. Hace 30-35 años las tabacaleras no estaban obligadas a informarle al consumidor de los daños del tabaco, entonces estábamos en un problema de información asimétrica en salud, que sigue generando muchas muertes, pero ya es un consumo consciente.

“Se generó una reforma en materia de etiquetado, por lo que hoy todos los envases de productos procesados traen la cantidad total de calorías y el porcentaje que se puede consumir de esa familia de nutrimentos al día, para que la gente pueda tomar una mejor decisión de consumo.

“También se eliminó de manera total la publicidad de los dulces, refrescos, confitería, productos de alto contenido calórico, de los programas infantiles. Esas dos medidas son muy relevantes y cuyos efectos se verán en el mediano plazo.

“En la última encuesta de salud, en el corte que hicieron de mitad de camino, hay una reducción en obesidad infantil, pero los ritmos tienen que ser mucho más acelerados. Por ejemplo, nosotros en el IMSS acabamos de eliminar grasas saturadas, azúcares y sodio de las dos comidas que le damos a los niños de las guarderías, porque es un tema que tiene que empezar desde los primeros años y obviamente advertir de estos productos procesados de alto contenido calórico”.

No obstante, las medidas hasta ahora adoptadas, el sobrepeso y la obesidad, como el spot de Radio 620, llegaron para quedarse.

Y así lo reconoce el funcionario público.

Somos el país primero o segundo en el mundo, eso ya no importa, sobrepeso y obesidad es el primer paso seguro pata tener diabetes o hipertensión, incrementar las posibilidades de cáncer, aumentar la morbilidad en enfermedades agudas como la influenza.

¿Cuánto cuestan las enfermedades crónicas?

Sorpréndase: el 35 por ciento del presupuesto total del IMSS.

“Eso –las enfermedades crónicas- y las pensiones son la principal preocupación del equilibrio financiero del IMSS. Hoy en cuatro enfermedades que son diabetes, hipertensión cáncer de mama y de próstata, estamos gastando 85 mil millones de pesos, eso es el 35 por ciento de nuestro presupuesto, por lo que si no hacemos nada en el futuro próximo, ese crecimiento se va a incrementar de aquí al 2050 en 350 mil millones de pesos, solamente en cuatro enfermedades, en el 20 por ciento de la población derechohabiente, entonces no podemos quedarnos con los brazos cruzados y lo que tenemos que hacer son acciones donde nos anticipemos a la ocurrencia de las consecuencias negativas de las cuatro enfermedades crónico-degenerativas”.

EL IMSS “SE SALVÓ” Y TIENE MÁS FUTURO

Durante la entrevista con el director del Seguro Social una institución insustituible e impensable su no existencia, habla del aspecto financiero que durante décadas ha sido un verdadero dolor de cabeza.

Arriola Peñalosa define al organismo tripartito:

“Es muy difícil concebir un país sin el IMSS, ya que el Instituto no solo son servicios médicos, sino que es Seguridad Social en el modelo más amplio de la misma, desde la cuna hasta los servicios funerarios, pasando por el desarrollo integral del ser humano”.

Prácticamente brinca de gusto cuando señala:

“Hay muy buenas noticias respecto al ejercicio 2016, sobre todo si lo comparamos con el ejercicio 2009, 2010, 2011, 2012, donde se habían utilizado todas las reservas financieras del Instituto, esto quiere decir que en esos años el Seguro vivía una quiebra técnica y no sabía si iba a tener la capacidad financiera para el propio ejercicio fiscal y el siguiente ejercicio fiscal”.

Tiempo de recordar: En el 2012, el informe que presenta el IMSS al Congreso de la Unión estableció que se tenía suficiencia presupuestaria solamente para el 2014 y ahí se empezaban a generar los incumplimientos”.

La crisis. La insolvencia. La incapacidad de brindar servicios de ninguna especie. El esperado milagro llegó con la creación de empleos, la racionalización en la aplicación de los recursos, la adquisición de medicamentos…

“El ingreso del IMSS creció en 16 por ciento en términos reales, pasamos de 200 mil millones de pesos a 262 mil millones. Se subrayó muchísimo durante estos cuatro años que teníamos que gastar mejor, eso no implica contraer el gasto, pero en el 2016 ahorramos en el ramo del gasto corriente 7 mil 300 millones de pesos”, revela.

¿Cómo lograr el superávit…?

Interrumpe la pregunta y expone que se logró por una buena aplicación de las finanzas, sobre todo de las compras. Tres elementos centrales: mejores precios que el 2015, el parque vehicular, en medicinas con la compra consolidada y también en servicios integrales, eso explica el ahorro de 7 mil millones, que en el acumulado ya se vuelven 15 mil millones en cuatro años, de manera tal que el crecimiento del ingreso ya guarda una cercanía con el crecimiento del gasto. En el 2012 el crecimiento del ingreso era de 2.5 % al año y el del gasto de 8.6, esa brecha era enorme y esa brecha frente a la presión que traemos de pago de pensiones es un desequilibrio ya muy grave.

El 2016 fue un año superavitario después de 11 años, el último año donde se tuvo superávit fue de 2 mil 360 millones de pesos, en este año estamos reportando 6 mil 388 y con esto tenemos una canasta de 20 mil millones de pesos, para generar infraestructura.

Tenemos una demanda creciente, nosotros atendemos 500 mil consultas diarias, más o menos 6 mil intervenciones quirúrgicas al día, 60 mil urgencias. En el periodo 2017 -18 vamos a crecer en 8 mil camas, es un incremento del 24 por ciento.

AGENDA POLÍTICA, LA PRIVATIZACIÓN

Ante la alegría que conlleva saber que el IMSS tiene recursos, que podrá construir y equipar nuevos hospitales y clínicas, que por las necesidades podría aumentar la atención a los derechohabientes, la pregunta obligada por los señalamientos de trabajadores sindicalizados en activo y jubilados:

¿Se privatiza el IMSS?

Respuesta a flor de labios. Es interrogante repetida pero necesaria en cada ocasión.

“Es una agenda totalmente política. El que diga que se va a privatizar la salud está mintiendo. El IMSS está creciendo, ahora es más público y más social que nunca, está invirtiendo 30 mil millones de pesos en infraestructura, está haciendo hospitales, no hay ninguna señal en este Gobierno ni en los anteriores, de que se quiera generar en lo legislativo una reforma al IMSS para privatizarlo, sería y aquí planteo un punto de vista en lo personal, no se puede concebir un Estado sin que el Gobierno sea el proveedor de la salud, se estaría renunciado a una facultad que nos confiaron en la Constitución y me parece que esa facultad es irrenunciable”.

Y concluye la entrevista ratificando que la salud pública está garantizada ahora y en el futuro.

Escribir un comentario