Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
los_constituyentes_poster

“Los Constituyentes”

Y si Vivo Cien Años…

*Cuando los Mexicanos Dejaron a un Lado sus Diferencias

*Álvaro Obregón, la Madre Conchita y “La Gatita Blanca”

*Amenaza de Invasión si Aprobaban el Texto Constitucional

POR HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“Los Constituyentes” es un mediometraje mexicano, dirigido por Alexis P. Montero, basado en el libro homónimo de Juan Carlos Zerecero, adaptación cinematográfica de Edgar F. Pulido; con la actuación de Leonardo Kosta (Venustiano Carranza), Luis Enrique Hernández (Álvaro Obregón), Rodrigo Canchola (Gral. Francisco J. Múgica) Jessica Iñiguez (Hermila Galindo), Julieta Márquez (María Conesa), Luis Rabell (Felix Palavicini) y Guillermo Smythe (Natividad Macías), cuya proyección ha sido a nivel televisivo en Milenio Televisión febrero 2013 y Canal 22 febrero de 2016.

En el otoño de 1916, en medio de una guerra mundial y luego de seis años de una revolución agudizada en México, en la ciudad de Querétaro, un grupo de hombres son elegidos para hacer regresar el orden jurídico y social, en una jornada donde dejan de lado sus diferencias a fin de lograr la paz en el país a través de una nueva Constitución.

“Los Constituyentes”, surge inicialmente como un proyecto Teatral y de Multimedia, cuya puesta en escena es en la ciudad de Querétaro; la filmación utilizada en esta producción es editada y sonorizada a manera de película con 50 minutos de duración; el filme retrata la intimidad de algunos de los diputados que integraron el Congreso Constituyente de 1916-1917, así como de ciertos sucesos que surgieron en ese momento, permitiéndose la producción solamente dos licencias cinematográficas, los encuentros de Álvaro Obregón con la madre Conchita y con María Conesa.

LA BATALLA IDEOLÓGICA Y POLÍTICA DE 1916-1917

Prácticamente la mayoría de los historiadores mexicanos coinciden en señalar que los Constituyentes de 1916-1917, estuvieron divididos por sus puntos de vista antagónicos, pero sin dejar de reconocer que imperó la libertad de expresión, lo que caracterizó sus trabajos.

El diario matutino ‘El Pueblo’, en su edición del martes 6 de febrero de 1917, publicaba que participaron 225 diputados propietarios y 2 suplentes, y éstos se dividieron en tres grupos: el primero, el más numeroso, fue el revolucionario socialista o jacobino obregonista, con reformas sociales, representado en la película en la figura del General Francisco J. Múgica.

El segundo grupo, estaba integrado por los incondicionales del proyecto Carrancista y por ello querían preservar los principios y preceptos básicos de la Constitución de 1857, representado por quien fuera secretario particular del Primer Jefe Constitucionalista, el diputado Gerzayn Ugarte.

Y el tercero, estuvo constituido por los independientes, cuya votación se inclinaba a uno u otro bando según su conveniencia.

Afuera del recinto constituyente se daban las reuniones de las comisiones encargadas de formar los proyectos de las disposiciones, que no venían en el texto original y que eran las más trascendentes (artículos 3º, 27, 123 y 130).

DE HERMOSILLO A QUERÉTARO

Desde el 24 de septiembre de 1913, en Hermosillo, Sonora, Venustiano Carranza, pronunció un discurso mediante el cual  refirió a la necesidad de rehacer la Constitución de 1857; ese ideal constitucionalista tuvo que esperar tres largos años de luchas fraternas, hasta que las fuerzas convencionistas fueron derrotadas, y la debilidad del zapatismo y de los villistas permitió que se tomara la ciudad de México.

El 14 de septiembre de 1916, Carranza convocó a un Congreso Constituyente para reformar la Constitución de 1857; por cada 70, 000 habitantes se nombraría un diputado, quedando excluidos aquéllos que hubieran ayudado con las armas o desempeñado un empleo público en los gobiernos o facciones hostiles a la causa constitucionalista (excluyéndose así el ideal villista y zapatista).

Este Congreso se conformó principalmente por abogados, profesores, ingenieros y militares de clase media, sólo la minoría tenía experiencia parlamentaria, que pertenecía al “Bloque liberal renovador”, de la XXVI Legislatura.

DE REFORMA A CONSTITUYENTES

Carranza pretendió originalmente una reforma a la Constitución liberal de 1857, pero los diputados más progresistas repudiaron el texto; la mayoría parlamentaria estimaba que el proyecto carrancista era insuficiente en temas de suma importancia, que la libertad de trabajo y la propiedad territorial no tenían reforma alguna, dejando de lado las demandas obreras y campesinas por las cuales había luchado el pueblo mexicano.

La exigencia al Primer Jefe, no se hizo esperar, por lo que se incorporaron las disposiciones que luego serían conocidas como derechos o garantías sociales, aunque los constituyentes ortodoxos, juristas y maestros en derecho, estimaban impropio que el texto constitucional se ocupara a detalle de temas laborales, pues según ellos todo eso era legislación secundaria.

De los dos tomos que conforman el diario de los debates del Constituyente de 1916-1917, se aprecian discusiones notables relativas a los artículos 3º (materia de educación), 27 (materia de propiedad), 115 (materia municipal), 123 (materia laboral) 24 y 130 (materia de libertad de cultos). En la intención original de Carranza no se concebían grandes cambios en estas materias.

La película muestra como la Iglesia, los empresarios, los patrones, los gobiernos extranjeros y otros grupos de poder, presionaron tanto a Carranza como a Obregón para que influenciaran en los constituyentes a fin de que cambiaran el rumbo de sus opiniones, pero ambos personajes, aunque no estaban de acuerdo con algunas propuestas, se mantuvieron al margen de ello, y dejaron paso libre a los diputados congresistas para que hicieran su labor.

El filme no hace mención al telegrama que envió el gobierno estadunidense con la amenaza de que si aprobaba el texto de los artículos 3°, 27 y 123, invadirían México, pero se sabe que todos los constituyentes, dejando a un lado sus diferencias, se levantaron para expresar su decisión de afrontar las consecuencias.

Las sesiones de los constituyentes se llevaron a cabo de diciembre de 1916 a finales de enero de 1917, y Venustiano Carranza promulgó la Constitución el 5 de febrero de ese año. Desde entonces sería conocida como la Constitución de 1917, que incorporó las propuestas y demandas de las diversas corrientes revolucionarias, la primer constitución de corte social en el mundo.

El pasado domingo, se cumplió el primer Centenario de la Constitución de 1917, mientras que el 31 de enero de este año, fue la última sesión, de la Asamblea Constituyente que concluyó la aprobación del articulado de la Constitución Política de la Ciudad de México, que entrará en vigor el próximo 17 de septiembre de 2018; se estima que el 90% del contenido corresponde a la iniciativa presentada por el Jefe de Gobierno capitalino, lo cual puede ser indicativo de que se trataba de una buena propuesta o ¿será que no había mucho que debatir?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario