Banner




Ud. está aquí

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
donald_t
gestion_trump

El Muro Trump y la Unidad de los Mexicanos

POR RAFAEL MARIN MARIN

Como lo mencionamos en una entrega anterior, los presidentes de Estados Unidos en promedio han deportado anualmente un millón de extranjeros en su mayoría mexicanos. Seguramente la nueva visión de Trump es simplemente la de “pedir a ver quién da o cede” y su primer revés fue la decisión presidencial de México al decir rotundamente que nos oponemos al muro y que de construirse no lo vamos a pagar. ¿Y por qué tendríamos que pagar una obra o construcción que no se realiza en territorio mexicano sino sobre la línea fronteriza de Estados Unidos y no la pedimos nosotros? Es como si el vecino de junto decide hacer una barda sobre su terreno y exige que la paguemos nosotros simplemente porque no quiere que se ubique junto a su propiedad. Vaya insensatez, pero ese es Trump.

Lo cierto es que el Presidente Enrique Peña Nieto fue categórico y dijo no al pago, porque sabe que está en juego la soberanía del país.

Como medida de presión el gobierno de Trump ya impuso vetos a los aguacates michoacanos –que no a los de todo México- y algunos productos argentinos corren la misma suerte. Una línea aérea, sin dar explicaciones, cobrará a partir de febrero un impuesto de quinientos pesos por maleta que viaje a Estados Unidos y Canadá, porque saben que quienes más viajan son los mexicanos y no los turistas que regresan a su país de origen.

Presidentes centro y latinoamericanos han empezado a pedir a México replantear la creación de bloques económicos diferentes a los ofertados por E.U. porque las remesas siguen siendo la segunda entrada de divisas a los países de la región, lo que se verá afectado con la repatriación de latinos y mexicanos seguramente en cantidades mayores a las tradicionales de un millón por año. Debemos por tanto voltear nuestros ojos hacia otras potencias comerciales y no pensar que el Tio Sam es casi Dios. Esto golpeará fuerte. Habrá que buscar oficialmente mayores ingresos para los que deporten, decidan regresar y no cruzar la frontera gringa, pero nada esta aun escrito. En este sentido la SEGOB, SAGARPA, SRE, entre otras deben empezar a trabajar un plan emergente antes de la construcción del muro Trump, porque muchos de los migrantes que se fueron y dejaron sus tierras abandonadas, las empiecen a reactivar.

En los Estados Unidos hay voces a favor y en contra del muro y de las medidas Trump; también eso se da en el mundo entero y, específicamente en México todos y cada uno de nosotros debemos respaldar la medida del Presidente de la Republica y hacerla nuestra en el sentido de no al muro y mucho menos su pago. Sé que a muchos no les gustó la medida anunciada por Peña Nieto, hubieran preferido que se quedara callado y solo esperar lo que podría venir, pero el presidente salió al paso y con decisión anunció antes que nadie que México no pagará el muro.

Hoy más que nunca debemos dejar de vernos como diversos y sí como uno solo; se trata de evitar que E.U. y su proyecto presidencial de sojuzgamiento afecte a los mexicanos y hermanos latinos. No será la guerra ni tampoco la confrontación estéril la que impere por parte de México, sino la del dialogo y la concertación con elementos y normas internacionales precisas que ambos países debemos respetar.

No es un muro lo que está en juego, sino el respeto de un nuevo presidente gringo que desconoce las normas internacionales y es dado a exigir se cumpla su voluntad. Así que, hay mucho por hacer y más que nunca los mexicanos debemos estar atentos a cualquier participación en defensa del país. Actuemos.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla


Escribir un comentario