Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
pri_mapa_mexico

Edomex: el Voto Fragmentado

*Funcionó la Apuesta del PRI de Dividir al PAN y al PRD

*Queda el Reducto de Evitar Caer en su Obvia Estrategia

*Y Construir el Escenario Para Posible Alianza de Facto

POR ALEJANDRO ZAPATA PEROGORDO

Al PRI se le comienzan a acomodar las cosas en el Estado de México, pues al enfrentar a una oposición dividida y fragmentada le resulta menos complicada su estrategia electoral en la renovación de su gobierno. La apuesta por impedir la unión del PRD y el PAN les funcionó: redujo el riesgo de verse atropellados por un electorado hastiado y molesto con ese instituto político.

Como es bien sabido, la entidad ocupa vergonzantes primeros lugares en incidencia delictiva, inseguridad y violencia, con sobresaliente de los feminicidios y la corrupción. En realidad, poco volteamos a ver lo que ocurre en el Estado de México porque, al encontrarse colindante y conurbado con el Distrito Federal, lo que ahí acontece pasa a segundo o tercer término por razones obvias, lo que ocasiona que infinidad de atroces episodios pasen inadvertidos, sin darnos cuenta de la grave situación y las condiciones en que se encuentra sumida la entidad.

Lo anterior es suficiente para justificar la imperante necesidad de un cambio en la entidad, inclusive si repasamos la historia reciente. Además de que no se ha dado la alternancia y siempre ha gobernado el PRI, algunos de sus personajes, incluidos el actual gobernador Eruviel Ávila y, los dos anteriores Montiel y Peña, resultan claros ejemplos de excesos, corrupción y frivolidad, dejando el campo propicio a la oposición para capitalizar el repudio social en la entidad.

Es obvio que ante el panorama actual de ir cada quien por su lado implica la fragmentación del voto opositor. El PRI sabedor de eso, a la vez de estar consciente del rechazo social que tiene, su estrategia es por demás predecible: echar mano de sus estructuras y del voto corporativista y clientelar, de lo que seguramente se encargara el Secretario de la Sedesol, Luis Miranda; propiciar el abstencionismo, descalificando todo e inclusive propiciando temor en el electorado y manteniendo a la oposición dividida. Las tres cosas las saben hacer bien, tienen experiencia en ello y cuentan con los medios y el equipo para llevarlas a cabo.

Por otra parte, si bien la incapacidad de las dirigencias nacionales del PAN y PRD para arribar a las alianzas fue manifiesta, ahora el reducto que les queda en principio es evitar caer en la estrategia del PRI; establecer como adversario común al candidato del partido oficial y poner bases, criterios y voluntades para, llegado el caso, construir un escenario de alianza de facto.

No es algo inusual o fuera de la realidad, se presenta en muchas ocasiones como una acción de lógica electoral en las campañas políticas, ya sea mediante declinaciones para sumarse a otro proyecto, como lo hizo en Nuevo León Fernando Elizondo con el Bronco, o bien en la figura del voto útil, aquella postura del ciudadano consciente de que el candidato de su preferencia no tiene posibilidades de ganar y decide cambiar su voto por el que va arriba.

Las cosas se pondrán interesantes, el juego está en marcha.

Escribir un comentario