Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
el_heroe_del_muro

México, Muro de Contención Contra los Terroristas

*La Importancia de la Buena Voluntad Fronteriza

*Los Tiempos Políticos Cambian, esa Realidad no

*¿Y qué hay de las Políticas de Homeland Security?

POR IVAN RUIZ

El gobierno de México dio a conocer el jueves pasado los puntos que consideró clave para negociar el TLCAN y otras políticas bilaterales que resultan fundamentales no sólo para México sino para los Estados Unidos. Hoy el presidente Enrique Peña Nieto se reunirá con el nuevo mandatario del país vecino Donald Trump.

Nunca ha sido fácil. En la historia de la relación entre ambos países durante más de un siglo hubo más estires que aflojas. Sin embargo, a finales del siglo pasado fue posible avanzar mediante la buena voluntad y conveniencia de ambos.

Hoy prevalece la incógnita, por más que en la actual administración mexicana hubo encuentros fructíferos como fue en 2014 cuando al final del año fue suscrito un comunicado conjunto entre ambas naciones resultante de la Reunión del Comité Ejecutivo Bilateral de la Iniciativa para la Administración de la Frontera en el Siglo XXI.

El texto señaló el tamaño de la cooperación (hoy no garantizada) al precisar:

“Durante el presente año, los proyectos de infraestructura coordinados por el CEB tuvieron un impacto positivo en la vida diaria de millones de personas, al agilizar el cruce transfronterizo de bienes y personas. En la región Tijuana-San Diego, con la conclusión de una fase clave del proyecto de modernización del puerto de entrada El Chaparral-San Ysidro, el más utilizado a nivel mundial, se redujeron significativamente los tiempos de cruce de hasta tres horas a 30 minutos. En la región Tamaulipas-Texas, el Puente Internacional Los Tomates-Veterans, que conecta las ciudades de Matamoros y Brownsville, construyó un segundo cuerpo del puente y con ello duplicó su capacidad y mejoró la seguridad vial al separar el flujo de vehículos ligeros del de carga. En el puerto de entrada Nogales-Nogales III “Mariposa”, localizado en la frontera entre Sonora y Arizona y por el cual ingresa a Estados Unidos la mayor parte de las exportaciones mexicanas de productos perecederos, se concluyeron obras de gran escala para su renovación y expansión, con lo que se duplicó su capacidad de procesamiento vehicular en sentido norte”.

Previamente se había dejado claro que la frontera es esencial en nuestra relación comercial. México es el segundo mercado para las exportaciones estadounidenses, mientras que Estados Unidos es el principal socio comercial de México. Nuestra frontera común es una fuente de competitividad, que contribuye a incrementar nuestros intercambios comerciales.

Pero los tiempos políticos cambian, aunque las realidades cotidianas no. De ahí que resultó gratificante el anuncio hecho con motivo de la presentación de un decálogo con los principales temas que lleva nuestro país a la reunión bilateral. El décimo señala trabajar por una frontera que una y no que divida, sobre el cual el presidente precisó:

“Si bien México reconoce los derechos de toda nación soberana para garantizar su seguridad, México no cree en los muros. Nuestro país cree en los puentes, en los cruces carreteros y ferroviarios, y en el uso de tecnología como los mejores aliados, para impulsar una buena vecindad”.

Y repitió el planteamiento que ha prevalecido: la frontera de ambas naciones debe ser el mejor espacio de convivencia; un espacio de seguridad, de prosperidad y de desarrollo compartido.

Así lo han dejado asentado los alcaldes de las ciudades fronterizas de México y los Estados Unidos, que desde hace años colaboran unos con los otros.

Y es que dicha colaboración se acentuó a raíz del ataque a las torres gemelas. México, irónicamente, se convirtió en un muro de contención. Bien lo dijo Raúl Benítez Manaut, en su obra “México-Estados Unidos paradigmas de una inevitable y conflictiva relación”:

Estados Unidos “...se encuentra acosado y amenazado por el terrorismo de origen islámico. Ha solicitado –y presiona para ello– colaboración internacional, en particular a sus países vecinos, que conforman su primer círculo de seguridad. El comercio, la migración y la seguridad, antes temas aislados, se han vuelto una tríada inseparable. Washington solicita solidaridad para la aplicación de las políticas de homeland security, y sus vecinos son los primeros en ser convocados. Es que Canadá y México no pueden evitar la cooperación con EEUU, ya que la seguridad de los tres países se ha vuelto interdependiente, al estilo europeo”.

¿Ya no?

La realidad despertará al nuevo presidente. Pronto lo veremos.

Escribir un comentario