Banner




Ud. está aquí

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
la_fuerza_de_uno_poster

“La Fuerza de Uno”

La Segregación Entre Blancos

*La Xenofobia, el Odio, Recelo, Hostilidad y Rechazo al Extranjero

*También es Considerada Fobia Para los Grupos Étnicos Diferentes

*Y Hacia Personas de Cierta Fisonomía Social, Cultural y Política

*¿Tendrá México la Fuerza de la Unión Para Afrontar las Dificultades?

POR HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“La Fuerza de Uno” (“The Power of One”), película americana basada en la novela de Bryce Courtenay, periodista norteamericano, cuya dirección está a cargo de John G. Avildsen, y con la interpretación de Stephen Dorff (PK a los 18 años), Armin Mueller-Stahl (Doc), John Gielgud (St. John), Morgan Freeman (Geel Piet), Fay Masterson (Maria Marais) Daniel Craig (Sargento Jaapie Botha), Alois Moyo (Gideon Duma) y Clive Russell (Sargento Bormann); estrenada en 1992.

La película se desarrolla en Sudáfrica en los años 30's y 40's, y las repercusiones que tuvo la Segunda Guerra Mundial en ese país africano, narrando la historia de un muchacho inglés, desde su infancia hasta la mayoría de edad, quien es víctima de la marcada segregación que existía entre las clases raciales que subsistían en Sudáfrica, aunado a que los afrikáners (descendientes de franceses, alemanes y holandeses) apoyaban en su mayoría a la Alemania Nazi.

SIENDO BLANCO EN UN MUNDO XENOFÓBICO

La vida de P.K., personaje central de la película, no es fácil, pues queda huérfano desde los 7 años, por lo cual es remitido a un internado dirigido por afrikáners; ahí enfrenta grandes problemas con los compañeros mayores, ya que en el pasado los ingleses persiguieron a los afrikáners, al extremo de que el joven Jaapie Botha, que es partidario de los ideales nazis, intenta matar a P.K., sólo por el hecho de ser descendiente de ingleses.

Es un dato no muy conocido la xenofobia extrema que se vivía en Sudáfrica, y siempre se ha considerado que las políticas segregacionistas fueron únicamente contra los nativos, pero los afrikáners como clase política dominante ejerció verdaderos actos de xenofobia en contra de los ingleses o de sus descendientes sin importar si estos últimos hubiesen nacido en la propia Sudáfrica.

La xenofobia, en una primera acepción, hace referencia al odio, recelo, hostilidad y rechazo hacia los extranjeros, pero la palabra también suele utilizarse en forma extendida como la fobia hacia los grupos étnicos diferentes o hacia a las personas cuya fisonomía social, cultural y política se desconoce.

Y si bien no existieron leyes plenamente xenofóbicas contra los ingleses lo cierto es que sí existió un trato discriminatorio hacia ellos por parte de los afrikáners.

EL RACISMO Y LOS XENOFÓBICOS

El abuelo de P.K., decide encomendar el cuidado del menor a un viejo amigo alemán conocido como Doc, quien es un amante de los cactus, y no está de acuerdo con las propuestas nazistas; sin embargo al estallar la Segunda Guerra Mundial, Doc es encerrado junto con otros nativos, en una especie de cárcel abierta, dirigida por el ejército inglés; a P.K., se le permite visitarlo diariamente, es ahí donde conoce al nativo Geel Piet, que le enseña a boxear para defenderse de los demás muchachos afrikáners, pero también se da cuenta que los propios ingleses eran racistas hacia los nativos africanos.

Es claro que tanto los ingleses como los afrikáners son partidarios del apartheid; en la película queda nítida la participación de los ingleses en las represiones de los negros, no obstante que ellos mismos son víctimas de xenofobia por los afrikáners; en este contexto, los únicos que salen perdiendo son los nativos africanos, que para colmo de males, al ser distintas tribus zulúes, están divididos entre ellos.

El filme no muestra el conflicto interno existente entre las tribus zulúes, pero sí se da detalle de esto cuando P.K. logra que los presos de las distintas tribus se unan en un solo coro durante un festejo carcelario.

LAS SIN RAZONES DEL APARTHEID

En su adolescencia P.K. estudia en un colegio para jóvenes ingleses dirigido por St, John, un británico liberal, convencido de las teorías de la libertad de los hombres, y que no sólo ante Dios, sino ante la misma Ley, son iguales; sin embargo está consciente de que es difícil lograr esa igualdad en Sudáfrica.

En el colegio P.K. sigue boxeando, pero necesita aprender nuevas técnicas, por lo cual ingresa a un gimnasio boxístico en el cual entrenan tanto gente blanca como de color, situación que es ilegal, pues la ley prohíbe tajantemente el desarrollo de actividades en forma conjunta entre gente blanca y nativos, de hecho la convivencia más allá de una relación de subordinación está estrictamente prohibida.

Apartheid significa ‘separación’ en afrikáans, (lengua germánica derivada del neerlandés) y fue el sistema de segregación racial en Sudáfrica y Namibia, entonces parte de Sudáfrica, en vigor hasta 1992, consistía en la creación de lugares separados, tanto habitacionales como de estudio o de recreo, para los diferentes grupos raciales, en el poder exclusivo de la raza blanca para ejercer el voto y en la prohibición de matrimonios o incluso relaciones sexuales entre blancos y negros.

La discriminación racial de los afrikáners hacia la población negra fue formalizada legalmente en 1948, a través de leyes promulgadas a tal efecto, ello como consecuencia del triunfo en 1947, del radical Partido Nacionalista que ganó las elecciones en una coalición con el Partido Afrikáans, dirigido por el pastor protestante Daniel François Malan, oponiéndose a los candidatos más liberales que contaban con apoyo británico.

Las leyes de apartheid se referían a que los negros no podían ocupar posiciones en el gobierno y no podían votar, excepto en algunas aisladas elecciones para instituciones segregadas; tenían prohibido habilitar negocios o ejercer prácticas profesionales dentro de las áreas asignadas específicamente para los blancos, bajo pena de cárcel; el transporte público era totalmente segregado, tanto en trenes, buses, aviones, o inclusive los taxis de las ciudades; no les estaba permitido entrar en zonas asignadas para población blanca, a menos que tuvieran un pase emitido por la policía, de igual forma los blancos también tenían que portar un pase para entrar en las zonas asignadas a los negros; los edificios públicos tales como juzgados u oficinas de correos, disponían de accesos diferentes para blancos y negros; no podían hacer una sola línea de espera para recibir servicios, la atención preferencial y prioritaria era para blancos, sin distinción alguna.

En 1992, se abolió el sistema legal del apartheid en Sudáfrica, aunque fue hasta abril de 1994, cuando la población negra ejerció su derecho al sufragio por primera vez en la historia del país, gozando de plena igualdad de condiciones y donde resultó amplio vencedor el Congreso Nacional Africano (ANC), suprimiendo los últimos vestigios del apartheid para todos los efectos, en estas elecciones el líder del ANC, Nelson Mandela, resultó elegido presidente del país por una amplia mayoría.

“La Fuerza de Uno”, se refiere a la fortaleza interior que tiene cada persona para afrontar todos los retos y dificultades que se le presenten, pero también se hace alusión a la unidad de un grupo de personas en torno a un ideal por el cual luchar, en este caso la integración racial; pero ante las dificultades que se viven actualmente en México, ¿existirá la fuerza de la unión para afrontarlas?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario