Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
duda

Innovación y Creatividad, Urgen Modificaciones en los Municipios

*Auge y Declive de los Cambios Registrados en México

*Hoy Existe Lejanía Entre Autoridades y Gobernados

*A Cambio, Moches, Diezmos, Mordidas y Opacidad

*Además, Arrogancia y Soberbia en las Municipalidades

POR ALEJANDRO ZAPATA PEROGORDO

Era la década de los noventas y los movimientos sociales motivados por la crisis ochentera reclamaba un cambio de fondo en el sistema, el país ya no aguantaba más, la constante incertidumbre, la corrupción y los excesos desde el gobierno provocaron el despertar de una conciencia ciudadana, ocasionando profundos cambios que sirvieron de paliativo para atemperar el descontento social e ir delineando un nuevo sistema político.

Así las cosas, se fueron creando nuevas instituciones electorales; las reformas a los artículos 130 y 27 de la Constitución fueron un hito; se logró el Tratado del Libre Comercio; se hizo un nuevo diseño del Poder Judicial; los Municipios se transformaron, se les dotó de recursos y facultades, por mencionar algunas de las importantes acciones que se llevaron a cabo, la imagen del país se fortaleció y comenzó una nueva era, el ambiente y la animosidad se tornó en términos positivos.

A lo largo y ancho del país comenzó un periodo de sólidos liderazgos; en el ámbito local  se percibió una verdadera revolución municipalista, el cambio que se dio en este ámbito de gobierno fue más que evidente, se fortaleció aún más cuando se aplicó la democracia participativa y deliberativa, se unían esfuerzos comunes entre la sociedad organizada y los ayuntamientos, la innovación y la creatividad de los ediles sentaron las bases para fincar evidentes etapas de desarrollo en todos sentidos, se estaba reinventando el gobierno.

A pocos años de esos acontecimientos, el auge fue disminuyendo, se acabaron los miércoles ciudadanos, los patronatos y los consejos ciudadanos. El alejamiento entre autoridades y gobernados es cada día más patente, regresaron las decisiones cupulares y las imposiciones, dando paso a la corrupción, los moches, diezmos, mordidas y opacidad, anteriormente esas posiciones eran prácticamente honoríficas, ahora hasta las esposas cobran jugosos sueldos por ser presidentas del sistema DIF.

Las experiencias de cambios sociales no provienen de arriba hacia abajo, por el contrario, se producen desde su base, ahí donde precisamente tiene el municipalismo su área de acción. Si realmente deseamos que las cosas cambien, necesitamos hacer una reconstrucción en los ayuntamientos, cuestión que no vendrá por decreto, sino de la voluntad política y capacidad democrática de quienes los gobiernan.

La falta de innovación y creatividad de quienes gobiernan actualmente los municipios, su arrogancia, soberbia y en múltiples ocasiones carencia de honestidad, hacen que el pueblo pierda toda esperanza y los electores se decidan por el menos peor, por la razón es urgente recuperar la mística y el sentido de ese orden de gobierno, así se podrá barrer la escalera de arriba hacia abajo y construir un sólido desarrollo de los cimientos hasta el techo.

Escribir un comentario