Banner




Ud. está aquí

Los Dados de Dios

Correo electrónico Imprimir PDF
donald_trump

Trump, Como el Dinosaurio Sigue Estando ahí

*Como Ciclón o Depresión Tropical Dañará al Mundo

*Entre Gazapos son los Días Como Presidente Electo

*En Reversa Camina Estados Unidos ¿así Continuará?

POR NIDIA MARIN

Mientras el señor Donald empieza a mostrar el cobre con su desconocimiento no sólo en materia política sino en información, como fue la falsedad sobre la planta Ford en México, don Agustín Carstens, quizás basado en los gazapos constantes del presidente electo dijo que el huracán Trump ya no era categoría cinco.

Pero el problema es que cuando despertemos, como el dinosaurio de Tito Monterroso, todavía estará ahí ahí, ¿O que es peor un ignorante con iniciativa o un grillo republicano de altos vuelos que puede aplicar sus conocimientos y marrullería para el mal?

En el primer caso ahí va el presidente electo dando tumbos, mientras en Broadway abuchean a su vicepresidente y en el segundo caso hay tela de donde cortar con Rudolph Giuliani y compañía.

Y bueno, los huracanes para serlo tienen que cruzar tres etapas previas:

Primera: Perturbación Tropical. Es una zona de inestabilidad atmosférica asociada a la existencia de un área de baja presión, la cual propicia la generación incipiente de vientos convergentes cuya organización eventual provoca el desarrollo de una depresión tropical, de acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional.

Segunda: Depresión Tropical. Los vientos se incrementan en la superficie, producto de la existencia de una zona de baja presión. Dichos vientos alcanzan una velocidad sostenida menor o igual a 62 kilómetros por hora.

Tercera: Tormenta Tropical. El incremento continuo de los vientos provoca que éstos alcancen velocidades sostenidas entre los 63 y 118 km/h. Las nubes se distribuyen en forma de espiral. Cuando el ciclón alcanza esta intensidad se le asigna un nombre preestablecido por la Organización Meteorológica Mundial.

La cuarta es el huracán.  Es un ciclón tropical en el cual los vientos máximos sostenidos alcanzan o superan los 119 km/h. El área nubosa cubre una extensión entre los 500 y 900 km de diámetro, produciendo lluvias intensas. El ojo del huracán alcanza normalmente un diámetro que varía entre 24 y 40 km, sin embargo, puede llegar hasta cerca de 100 km. En esta etapa el ciclón se clasifica por medio de la escala Saffir-Simpson, como se indica en la tabla.

En cuanto a las categorías, son en total cinco. Susa daños son en lo general:

Uno, árboles pequeños caídos y daños al tendido eléctrico.

Dos, adicionalmente a los anteriores, afectaciones en tejados, puertas y ventanas y desprendimiento de árboles.

Tres, sumados a los anteriores, grietas en construcciones.

Cuatro adicionales a los antes señalados desprendimiento de techos de viviendas.

Cinco, con la suma de todos los mencionados antes, daños muy severos en techos, puertas y ventanas, falla total de techos en casas y construcciones industriales.

Asimismo, el tipo de daños provocados por las lluvias y escurrimientos de los ciclones tropicales varía dependiendo de varios factores:

Velocidad de desplazamiento: ciclones que se mueven lentamente o permanecen estacionarios tienden a dejar más lluvia; tamaño del fenómeno: mientras más grande es un ciclón, mayor es el área que recibe lluvias del mismo; trayectoria específica; hora del día y efectos locales debidos a la topografía.

En fin, el señor Trump va en reversa. Empezó en categoría cinco y es probable que ya esté ubicado en la dos. Un día con otro se convierte en tormenta tropical. Pero ¡cuidado!, únicamente hay que recordar los daños causados por “Earl”, en el sureste; “Odile”, en Baja California y “Manuel”, que convertido en depresión tropical le dio una buena zarandeada a Guerrero (Acapulco) Jalisco, Colima, Oaxaca, Michoacán, Chihuahua. Morelos, Ciudad de México y Sinaloa.

LOS AUTOCRATAS DE CORAZÓN

Y mister Donald, Autócrata de corazón, que se hace de la boca chiquita, pero tiene suficiente tamaño para lanzar unas cuantas tarascadas, sobre todo porque trae escuela, aunque ya sabemos que ese tipo de síndrome contra las normas hoy ataca a ambos lados de la frontera norte. Y por nuestras tierras, por cierto, existe el autor de ese know-how desde hace once años.

Cuando falta poco más de un mes para que el elegido por los integrantes del Colegio Electoral (más no por la mayoría de estadounidenses) tome posesión de su cargo, en México y en el mundo los gobiernos están pintando su raya con el objetivo de evitar que un solo hombre, apoyado o no por el partido que le permitió ganar, busque arrasar de un plumazo con las políticas globales de beneficio colectivo, como son, entre otras: los tratados contra la tortura y la política de cambio climático.

Será en la ONU, en la OEA y en otras organizaciones internacionales donde Estados Unidos y el mundo se vean las caras.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

Escribir un comentario