Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
nueva_voz_de_la_cemocracia

En la era de Internet Aumento de las Democracias y Reducción de Elecciones Justas y Libres: BM

*Más Conectados que Nunca, Pero la Productividad a la Baja

*En el Orbe son 4,000 Millones de Seres sin Acceso a la red

*México, Hasta Hace dos Años, con 68 Millones sin Conexión

POR IVAN RUIZ

Es más probable que los hogares más pobres en el mundo tengan acceso a la telefonía celular que a un inodoro o al agua potable. Eso dice el Banco Mundial al exhortar a los gobiernos de las naciones al aprovechamiento del actual vertiginoso cambio tecnológico que se registra, para lograr un mundo más próspero e inclusivo.

Sin embargo, considera que casi 6.000 millones de personas no tienen Internet de alta velocidad, por lo que no pueden participar plenamente en la economía digital. “Para lograr el acceso universal a estas tecnologías, debemos invertir en infraestructura e implementar reformas que generen mayor competencia en los mercados de las telecomunicaciones, promuevan las asociaciones público-privadas y den como resultado una regulación eficaz”, precisa Jim Yong Kim, presidente Grupo Banco Mundial.

La institución a su vez, en un documento con un panorama general denominado “Dividendos Digitales” señala que si bien existen muchos casos individuales de éxito, “hasta ahora el efecto de la tecnología en la productividad mundial, en la ampliación de las oportunidades para los pobres y la clase media, y en la propagación de la gobernanza responsable ha sido mucho menor que lo esperado”.

Lo explica: “Las empresas están más conectadas que nunca, pero el aumento de la productividad mundial se ha desacelerado. Las tecnologías digitales están transformando el mundo del trabajo, pero los mercados laborales se han polarizado más y la desigualdad va en aumento, sobre todo en los países más ricos, pero en medida creciente en los países en desarrollo. Y mientras el número de democracias aumenta, la proporción de elecciones libres y justas se está reduciendo. Estas tendencias persisten no a causa de las tecnologías digitales, sino a pesar de su existencia”.

En esa materia de elecciones libres y justas de acuerdo a una gráfica el mundo está peor que en la década de los setenta cuando prevalecía en el orbe el reino de las dictaduras y la autocracia.

También en picada se registra, de aquel tiempo al de hoy, la línea del promedio móvil de cinco años de las tasas medianas de crecimiento de la productividad laboral por hora trabajada, en porcentaje, en 87 países.

El problema es, asegura el BM que no se han maximizado los dividendos digitales y para lograrlo se debe entender mejor la manera en que la tecnología interactúa con otros factores importantes para el desarrollo, aquello que en el informe se denomina “complementos analógicos”.

ABARATAMIENTO Y AGILIDAD EN TAREAS

“Las tecnologías digitales -añade- pueden abaratar, agilizar y facilitar considerablemente tareas rutinarias que requieren numerosas transacciones. Pero la mayoría de las tareas también tienen un aspecto que no se puede automatizar y que exige el criterio, la intuición y la discreción de un ser humano. Cuando la tecnología se aplica para automatizar tareas sin realizar las correspondientes mejoras de los complementos, el resultado puede ser que esta no produzca beneficios generalizados”.

Actualmente, a nivel mundial, aproximadamente 4.000 millones de personas no tienen acceso a Internet, casi 2.000 millones no usan un teléfono móvil y casi 500 millones de personas viven fuera de zonas con señal de telefonía móvil.

Más en forma creciente los gobiernos están adoptando las tecnologías digitales, y una mayor proporción de los puestos de trabajo del sector público en los países en desarrollo implican el uso intensivo de TIC en comparación con el sector privado.

“En 2014, los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas contaban con sitios web nacionales: 101 de ellos permitían a los ciudadanos crear cuentas personales en línea, 73 permitían presentar declaraciones de impuestos a la renta, y 60, registrar empresas. Con respecto a los sistemas administrativos básicos del sector público más comunes, en 190 Estados miembros la gestión financiera estaba automatizada, en 179 se utilizaban dichos sistemas para trámites de aduana, y en 159, para la administración tributaria. Igualmente, 148 Estados miembros de las Naciones Unidas tenían alguna modalidad de identificación digital, y en 20 se contaba con plataformas de identificación digital para fines múltiples. Hasta ahora, los países en desarrollo han invertido más en la automatización de funciones de apoyo administrativo que en servicios dirigidos al público y a las empresas”.

Hasta 2014, México tenía 68 millones de personas sin acceso a Internet. Y si trata de consuelo de muchos, Brasil tenía 95 millones, la Federación Rusa 55 millones y Estados Unidos 51 millones.

Dice el BM que el tiempo que transcurre entre la creación de una tecnología, su adopción y el aprendizaje para poder utilizarla de la manera más eficaz explica en parte esta realidad.

También recuerda que incluso si los acelerados avances de la inteligencia artificial pudieran resolver algunos de estos problemas, ello podría llevar décadas. Pero, mientras tanto, sería insensato que los responsables de las políticas decidieran simplemente esperar y observar.

Escribir un comentario