Banner




Ud. está aquí

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
descomposicion_politica_mision828
javier_duarte
enrique_ochoa_reza
miguel_angel_yunes

El Vuelo de Javier Duarte y los Restos del Estado en el Camino

*Hacia la Extinción la Clase Política en Veracruz

*Sólo los Jaraneros y las Redes Narran los Hechos

*Otros, Callados, Agazapados Tras sus Escritorios

*Nadie Informa ni Orienta y Mucho Menos Dirige

*Los Veracruzanos Sometidos a la Metralla Verbal

POR ÁNGEL LARA PLATAS

A Veracruz, pocos vendavales lo habían afectado tanto como ahora está ocurriendo con el huracán político provocado por Javier Duarte de Ochoa. Todo está descompuesto, la contaminación política cubre todo el Estado desde el río Pánuco hasta Las Choapas.

Los versistas, con esa forma tan aguda de expresar lo que sea al ritmo de sus jaranas, sin tapujos y con la ingeniosa gracia que sale a través de sus gargantas, en las redes sociales le dicen al mundo, con pelos y señales, lo que está pasando en esa bella entidad veracruzana. Sólo ellos, porque los políticos jarochos permanecen callados, agazapados atrás de sus escritorios aún con el cobijo de sus cargos para no ser vistos ni siquiera por la PGR y, lo más vergonzoso, negando sus lazos de lealtad y agradecimiento con su ex jefe.

Mientras tanto, afectados siguen marchando por las calles, sus bolsillos siguen en espera que caiga algo de lo adeudado. Van con la rabia expresada y la impotencia contenida.

Bob Dylan, el recién galardonado con el Premio Nobel de Literatura por haber llevado la protesta en la letra de sus canciones, dijo lo que nadie se atrevía a decir cuando la brutal tensión de la guerra fría. Si el cantautor transformara en música la situación de Veracruz, como los versistas jarochos, bien pudiera decir que las respuestas a los afligidos veracruzanos se las ha llevado el viento. Todo vuela en el aire porque no hay voces calificadas que informen, que orienten, que dirijan. Todo es especulación e incertidumbre. Los políticos deciden guardar silencio. Pareciera que esa opción es la mejor para no ser detectados por una de esas instancias que se dedican a la procuración de la justicia, no sea que la ocurrencia adopte el papel de denunciante.

En medio de todo esto, se presenta un problema colateral: En Veracruz se ha extinguido la clase política. Desde hace muchos años ningún gobernador se ha ocupado en la preparación de jóvenes para desempeñarse con ética y honradez en las tareas políticas. A los partidos tampoco les ha ocupado éste tema. Los jóvenes que prometían mucho por haber tenido destacadas participaciones a lo largo de las dos últimas administraciones, fueron arrastrados por sus desmedidas ambiciones que ahora los colocan en el banquillo de los señalados.

OCHOA REZA EN VERACRUZ

El líder priista asiste a Veracruz con una doble función: alentar a la militancia priista, eximirlos de la derrota pasada; y la policiaca, exhortar a las autoridades federales que apresurasen las investigaciones referidas a Miguel Ángel Yunes Linares y a Javier Duarte de Ochoa. Llama la atención que el mismo día, temprano, un noticiero de televisión haya publicado un video en el que un cercanísimo a Duarte, descorre el velo de las complicidades del ex gobernador con familiares y amigos. Otro acontecimiento ese mismo día solo que por la noche, como si hubiese sido meticulosamente planeado; cuando Ochoa Reza estaba de vuelta a la Ciudad de México, la misma televisora daba la noticia sobre la orden librada para la captura del sonado Javier Duarte.

El plan de Ochoa Reza, al que se sumó el líder de la CTM Carlos Aceves del Olmo, fue viajar a Veracruz para dejar en claro que la decisión de corretear a Duarte para ponerlo a buen resguardo se debería al PRI, a nadie más.

El que conduce los destinos de la Confederación de los Trabajadores de México, organización obrera adherida al partido tricolor, viajo a Xalapa, Veracruz, para expresar sus deseos de que “ojalá que Yunes Linares no tome posesión como Gobernador de Veracruz. Agregó que las cosas para el gobernador electo (Miguel Ángel Yunes) han estado mal desde que renunció al PRI que le dio todo e inició en el PAN, al que le ha quitado todo, hasta sus ideales”. Lo dijo fuerte como para que todos lo oyeran.

Cada quién puede decir lo que a sus intereses convenga, pero dirigentes que a tanta gente representan, deben, antes de lanzar sus posicionamientos políticos, percatarse que los veracruzanos desde hace meses han estado sometidos al fuego de la metralla verbal de ciertos actores de la política local y nacional, de manera cotidiana, un día sí y el que sigue también. Veracruz ha sido, sin tregua de por medio, tema nacional y por la amplitud de las redes, internacional.

Los ciudadanos están confundidos, desorientados, muchos de ellos lacerados en su economía porque se les debe dinero por servicios prestados. Los que votaron se responsabilizaron de su voto, tuvieron motivos para votar por quienes consideraron debían ganar. También estaban ciertos que tras los resultados electorales esa página se cerraría, y a otra cosa. No ha sido así.

Campesinos que se quedaron esperando el recurso para programas agropecuarios, con ironía dicen que el toro (Así apodaban a Javier Duarte sus compañeros de escuela), se ha brincado la cerca y los jinetes van tras él. Ruegan que sea devuelto con todo y caudales.

Alguien tiene que detener el estado de cosas, para evitar que Veracruz quede convertido en un estado productor de notas malas.

Lamentable que así termine la historia de un joven que pudo enorgullecer a todo un pueblo.

Escribir un comentario