Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
voto_dictatotrial

No hay Tregua en la Eterna Tragedia de Haití

*Primero “Papa Doc” y “Baby Doc” con su Represión

*Después los Constantes y Destructores Terremotos

*Enseguida los Huracanes un día sí y al Otro También

POR IVAN RUIZ

Las tragedias de Haití no solamente las causan los terremotos y los huracanes, sino también sus políticos. En estos días después del paso del Huracán Matthew que dejó 900 muertos otro ciclón ingresó a la isla: Jean Bertrand Aristide, el sacerdote salesiano (expulsado de la orden hace casi 30 años, 28 para ser exactos) que profesa la Teoría de la Liberación y que como cualquier dictador ha gobernado el país en tres ocasiones.

Ya estaba listo para una cuarta, aunque en todo caso habría sido detrás del trono, como hombre fuerte, si Marysse Narssise hubiera ganado la primera vuelta de la elección. No fue así, porque de los 27 candidatos que aspiraban, sólo unos cuantos llegaron a la final, pero la cuestionada primera vuelta fue anulada, debido a la proliferación de los denominados votantes “zombi”, es decir personas que habían muerto y en lo general un fraude generalizado.

Hoy un mandatario interino, Jocelerme Privet, está al frente del devastado país que aún carece de una fecha para celebrar de nueva cuenta elecciones, lo cual es comprensible tras el desastre que arrasó una buena parte de este país. Debió de concluir su mandato desde junio, pero el horno no está para bollos y mucho menos después del huracán. Inclusive, la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (MOE/OEA) en Haití, expresó su más profunda solidaridad con todos los afectados, al tiempo que reconoció la decisión del Consejo Electoral Provisorio (CEP) de posponer las elecciones previstas para el 9 de octubre.

Tal decisión, añadió, toma en consideración las dificultades logísticas y técnicas que implicaría llevar a cabo las elecciones en las regiones afectadas por el paso del huracán.

ENTRE LOS CASCOS AZULES Y LA MINUSTHA

Aristide, por su parte, que en su bagaje porta haber dado fin a la dictadura de “Baby Doc” (hijo de “Papa Doc” aquel dictador que vía sus “leopardos” azoló a la disidencia durante décadas), hace doce años (2004) que fue derrocado por Boniface Alexandre.

Desde las ventoleras de aquellos años, se presentó la solicitud de intervención de la ONU y la consecuente llegada de cascos azules vía la  Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTHA), la cual tras las elecciones de 2011 en las cuales triunfó el cantante Michell Martelly, los trabajos se enfocaron a cumplir el mandato de establecer un entorno seguro y estable en el que se pueda desarrollar un proceso político, fortalecer las instituciones del Gobierno de Haití, apoyar la constitución de un estado de derecho, y promover y proteger los derechos humanos.

Los esfuerzos internacionales parecieran insuficientes ante tantas tragedias. Hasta ahora se calcula que han salido de aquel país más de un millón de haitianos que se han distribuido por distintos países de América Latina, el Caribe y Estados Unidos.

Además, tras el paso de Matthew (de categoría cuatro y vientos de 235 kilómetros por hora) los cálculos de la ONU señalan a más de millón y medio de damnificados. Este país, previo al ciclón, ya recibía el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo, la Organización Panamericana de la Salud y varias instituciones internacionales. Hoy, tampoco es suficiente, ya que Haití cuenta en 2016 con 10,901,999 de habitantes.

Lo más grave es que estimaciones de la Unicef, indican que 500.000 niños viven en los departamentos de Sur y Grande Anse, en el sur de Haití, las zonas más golpeadas por el Huracán Matthew.

Exponen que hay informaciones que señalan que hasta el 80% de los hogares en el sur han sufrido daños y cerca de 16.000 personas permanecen en refugios temporales. Además, aproximadamente 175 escuelas han sufrido graves daños, y que al menos otros 150 en todo el país están siendo utilizados como refugios.

El organismo internacional también ha explicado que se necesitarán al menos 5 millones de dólares para hacer frente a las necesidades más urgentes de los niños, como son agua potable, saneamiento, prevención de enfermedades, desnutrición, espacios temporales para educación, apoyo para la protección de los niños contra la violencia, la explotación y el abuso.

Lo más grave es que, una vez más, ya se inició el éxodo hacia territorio dominicano en primera instancia y hacia donde se pueda posteriormente.

Es pues, la eterna tragedia de Haití.

Escribir un comentario