Banner




Ud. está aquí

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
respiracion_artificial_al_mando_unico
javier_bolanios_aguilar
miguel_angel_osorio_chong
roberto_gil_zuarth

La Emboscada al Ejército en Sinaloa Causa Reflexión Entre los Legisladores

*Es una Minuta Senatorial Aprobada por una Mayoría

*Existen Varios Frenos de Mano que Impiden Avanzar

*Recapitular o Habrá Mando Único-Mixto Hasta el 2017

*Son mil 200 Municipios sin una Fuerza Policial Propia

POR ALBERTO ALMAZÁN

Sometida a temperaturas bajo cero, la minuta senatorial del Mando Único-Mixto, enviada a la Cámara de Diputados para su aprobación desde el 17 de junio, podría recibir calor para insertarle los chips que, a juicio de los representantes populares, le hacen falta para funcionar.

Esto, porque el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños Aguilar, revela a MISIÓN POLÍTICA que “en este periodo ordinario de sesiones, modificaremos, si hay necesidad y aprobaremos la minuta que nos envió el Senado de la República al clausurar el extraordinario de junio”.

La reacción del legislador de Acción Nacional obedeció a lo ocurrido en Culiacán, Sinaloa, en donde un convoy del Ejército que custodiaba a una ambulancia en la que trasladaban a Julio César Ortega (a) El Kevin, fue emboscado y 6 de sus 17 integrantes murieron en el lugar de los hechos y otros 8, más un paramédico y el chofer de la unidad, resultaron gravemente heridos.

La minuta senatorial, aprobada por mayoría de dos terceras partes de los senadores presentes, obedece a un conjunto de iniciativas que buscan crear un sistema policial que garantice la seguridad de los habitantes del país, sin menoscabo de la Soberanía de los Estados.

Una idea surgida en el año 2010, cuatro años después de iniciada la “guerra contra el crimen organizado” en el mandato de Felipe Calderón y cuando comprobó que su estrategia no funcionaba como esperaba.

Había sacado a las fuerzas armadas federales de sus cuarteles. El Ejército, la Marina-Armada, la Policía Federal, formaron el operativo Michoacán, primero, el Tijuana después, y el de Juárez más tarde para continuar en Tamaulipas. Guerrero quedó abandonado.

Durante los primeros cuatro años, 2006-2010, Felipe Calderón mostraba orgullo de lo que hacía: corretear a los criminales de altos vuelos, sin lograr su objetivo: reducir la violencia.

En los primeros años se detectó lo ampliamente conocido: las policías estatales y municipales, si no todas sí las mayorías, están ligadas al narcotráfico y al crimen organizado.

Urgía, entonces, cambiar el modelo de seguridad estatal y municipal.

OFERTAS RECHAZADAS POR LAS OPOSICIONES

Cuando el PRI era oposición, negó su apoyo a la iniciativa de Felipe Calderón.

Cuando el PAN es oposición, impone condiciones.

Acción Nacional ha contado con el respaldo del PRD y del PT y ello impidió que la iniciativa de Enrique Peña Nieto se dictaminara al ser presentada.

Sin embargo, las negociaciones de los priistas y del Gobierno federal encabezadas por Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y sobre cuyas espaldas recae toda la responsabilidad de la seguridad nacional, prosperaron, aunque…

Si bien la iniciativa original fue sometida a cirugía mayor, durante la presidencia de Roberto Gil Zuarth en la Mesa Directiva del Senado, se logró el consenso suficiente para aprobarla y enviarla a la colegisladora, en donde fue internada en el área de criogenia, en espera de encontrar la solución que le permitiera transitar.

Es momento en el que aún hay reservas.

Inexplicables, porque en el Senado de la República se dictaminó, se subió al Pleno, se respondieron las reservas y finalmente se aprobó.

Enviada a la Cámara de Diputados desde junio pasado, ya no fue procesada.

Y tampoco está agendada para este periodo ordinario de sesiones, en el que la mayor parte del tiempo la decidan los diputados a la revisión del paquete económico para el 2017.

Sin embargo, Javier Bolaños Aguilar estima y se compromete a revisar con la Junta de Coordinación Política, ahora encabezada por el coordinador de los diputados del PRD, Francisco Martínez Neri, los tiempos para agendarla y procesar la minuta senatorial.

De acuerdo con la misma (la minuta) uno de los que está en la discusión es el inciso VII del artículo 21 constitucional, cuya redacción no convence a todos. A la letra dice:

“La actuación de las instituciones policiales de los tres órdenes de gobierno con base en los criterios de coordinación que establezca la ley general de la materia. La misma preverá los casos de excepción en que las instituciones policiales de las entidades federativas actuarán bajo el mando de las federales y en que las municipales lo harán bajo el mando de las estatales o federales, a fin de asegurar la eficacia de la función policial y los fines de seguridad pública”.

(El problema de fondo es que la Ley General en la materia no existe y tendrá que esperar a la reforma constitucional para procesarse).

Otro inciso es el “c” del mismo artículo:

“Determinar la intervención de la institución policial o de alguna de sus áreas, cuando la misma incumpla de manera reiterada las bases del Sistema Nacional de Seguridad Pública. La intervención podrá consistir en la remoción y nombramiento de mandos, la reestructuración organizacional y de procedimientos, así como las demás que establezca la ley general en la materia. Tratándose de la intervención de una institución policial estatal, se requerirá la aprobación del Senado, conforme al procedimiento que establezca la ley de la materia”.

(Con este texto se aborta la propuesta presidencial de modificar el artículo 29 constitucional que buscaba actuar directamente y relevar a las policías estatales y/o municipales por indicios de que estuvieran infiltradas. Prácticamente proponía asumir la alcaldía que mostrara los indicios que probablemente el crimen organizado estaría tomando el control de ella).

EL CONGRESO, FACULTADO PERO AÚN NO ACTÚA

En la minuta senatorial, en el artículo primero de los transitorios, queda sellado el compromiso:

“El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, exclusivamente por lo que hace a la facultad del Congreso de la Unión para expedir la ley general a que se refiere la fracción XXIII del artículo 73 de esta Constitución y sin perjuicio de lo previsto en el Transitorio Cuarto”.

Y qué dice el Transitorio Cuarto:

“Los Municipios que así lo consideren podrán solicitar a los Gobernadores de los Estados, la delegación de las funciones a cargo de sus instituciones policiales, en cuyo caso deberán prever la transferencia de los recursos humanos, materiales y financieros necesarios”.

El freno de mano: el Transito Tercero:

“El Congreso de la Unión deberá expedir la ley general a que se refiere la fracción XXII del artículo 73 de esta Constitución dentro de un plazo de un año, contando a partir de la publicación de este Decreto”.

(Esto significa que, si en la Cámara de Diputados deciden rescatar de la criogenia en que se encuentra la minuta senatorial y revisarla y en su caso aprobarla, primero tendría que pasar por el Constituyente Permanente y que cuando menos 16 congresos locales aprueben la reforma. Ello no significará que habrá Mando Único-Mixto de inmediato, sino hasta dentro de un año, cuando el Congreso haya aprobado la Ley general en la materia)

MIL 800 CORPORACIONES Y MIL 200 MUNCIPIOS SIN ELLAS

De acuerdo con cifras oficiales, en el país existen mil 800 corporaciones policiacas municipales.

El dato duro: mil 200 carecen de una fuerza policial propia que proteja a los ciudadanos. (Informes de la Secretaría de Gobernación a diciembre de 2015).

La iniciativa del Mando Único no solamente ha enfrentado a los legisladores, sino a los propios presidentes municipales. ¿La razón?... la oficial: que les quitarían la posibilidad de proteger a sus ciudadanos. Las no oficiales: que se quedarían sin recursos incluso del SUBSEMUN y otros ingresos que provienen presuntamente del crimen organizado.

Senadores y diputados panistas han sostenido que hay policías municipales que funcionan correctamente y que no hay una razón para “concentrarlas” con otras que probablemente no tengan los mismos niveles de preparación, honestidad y profesionalismo.

Para el secretario de Gobernación la ausencia de un mando policial coordinado es uno de los principales factores que inciden en el repunte de la violencia registrado desde mediados del 2015.

Hasta ahora, la iniciativa para el Mando Policial Mixto, que ya no es la propuesta original del Ejecutivo federal, vive entre contenedores que la mantienen respirando artificialmente… Javier Bolaños Aguilar se compromete a sacarla del coma inducido.

Escribir un comentario