Banner




Ud. está aquí
Banner

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
todos_coludos_o_todos_rabones
fuero
hector_zamitiz_gamboa
zoe_robledo

El Blindaje al Margen de la Ley, ¿el  Fuero, Tendrá Cristiana Sepultura?

*Falta Cumplir con el Compromiso 92 del Pacto por México

*En Criogenia, Duerme Sosegado en el Congreso de la Unión

*Analizan Sustentos del Pasado Para la “Renuncia Voluntaria”

POR ALBERTO ALMAZÁN

Aquella mañana del 2 de diciembre de 2012, en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, se reunió toda la clase política.

Reunidos amigos y adversarios.

Con retraso de 24 horas llegaron uno a uno, al que fue el hogar de Maximiliano de Habsburgo.

Hacía fresco. Había nerviosismo.

Opositores al gobierno federal, que iniciaba su gestión, decidieron que era tiempo de unir esfuerzos y fuerzas para hacer de México, otro país.

Un día antes, en la protesta de ley de Enrique Peña Nieto como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, el choque de las fuerzas políticas aún se recuerda.

En las afueras de San Lázaro se enfrentaban anarquistas y policías. Heridos de ambos lados.

El humo rodeaba al Palacio Legislativo. Cercado totalmente con vallas de 3 metros de alto, se escuchaban las agresiones. Gases lacrimógenos. Bombas molotov. Camiones de basura estrellándose contra las vallas.

Adentro, un grito desaforado: “me informan que ya gay un muerto”. Era la voz desgañitada de Ricardo Monreal Ávila.

Al día siguiente, sin que mediara explicación por el retraso, se firmó el Pacto por México.

Un documento con 95 compromisos.

Casi todos cumplidos, aunque falten instrumentos legislativos para llegar a la meta.

Uno de los incumplidos: el 92.

No dice gran cosa, pero tiene gran contenido.

Sin embargo, la letra chiquita impidió leerse en tiempo y forma.

O así lo argumentaron los integrantes de la LXII Legislatura.

¿Qué dice el compromiso 92?

“Revisión global de los fueros.

Se reordenará el marco de fueros para que nadie tenga privilegios”.

ADIÓS AL FUERO EN VERACRUZ, JALISCO Y CAMPECHE

En junio, Veracruz fue el primer Estado de la República que voto la desaparición del fuero constitucional estatal para los alcaldes y el gobernador.

Había razones: conocía el todavía mandatario que Miguel Ángel Yunes Linares, su acérrimo rival, había ganado las elecciones y sería su sustituto.

Un mes después, Jalisco hizo lo propio.

En Campeche, en proceso “fast track”, se aprobó la iniciativa del gobernador Alejandro Cárdenas para que ningún servidor público, de ningún nivel, tenga fuero, por lo cual ya no será necesario el juicio de procedencia para imputarlos.

Y en el Congreso federal, se retoma el compromiso 92 del Pacto por México.

Sin embargo, no hay consenso.

En el Senado de la República duerme la iniciativa que aprobó la Cámara de Diputados que cumplía con el compromiso 92 del PxM.

Duerme el sueño de los justos en el empaque de la criogenia.

Espera que alguien la deshiele y entre a comisiones para discutir y aprobar no rechazar en su caso.

Adelantándose o sorprendiendo a la audiencia, legisladores del PRD en el Senado de la República pidieron a la Mesa Directiva aceptar la renuncia al fuero constitucional para otros fines que no sea el de tener la libertad de expresarse y no ser reconvenidos por sus opiniones.

El artículo 61 constitucional, dice a la letra: Los Diputados y Senadores son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos, y jamás podrán ser reconvenidos por ellas.

El presidente de cada Cámara velará por el respeto al fuero constitucional de los miembros de la misma y por la inviolabilidad del recinto donde se reúnan a sesionar”.

La directora general de MISIÓN POLÍTICA, Nidia Marín, publicó en EL SOL DE MÉXICO un documentado reportaje sobre el fuero.

Entre otras muchas cosas, precisa: “La inmunidad de los servidores públicos siempre ha sido cuestionada en México y por lo tanto, el fuero también; aunque es de vieja data. Fue incluido en el Acta de Reformas de 1847, por Mariano Otero, en el artículo 13 con el término “declaración” para significar la resolución del Congreso sobre si ha o no ha lugar a proceder penalmente contra el funcionario aforado. El 28 de diciembre de 1982 se adoptó otro término “declaración de procedencia” para referirse a lo que la Constitución, la doctrina y la jurisprudencia habían denominado como fuero constitucional, señala el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM”.

La discusión de acotar e inclusive eliminar el fuero constitucional que arropa a todos los servidores públicos: Presidente de la República, secretarios de Estado, ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, consejeros electorales, diputados federales y locales, senadores, gobernadores etcétera, pero en las últimas semanas ha cobrado fuerza la intención… de algunos.

Esos algunos son los senadores del PRD. Porque los diputados no se han pronunciado en favor o en contra de la iniciativa presentada por el grupo parlamentario perredista que coordina Miguel Barbosa Huerta.

Zoé Robledo, representante del Pacto Federal por Chiapas, dice a MISIÓN POÍTICA que la postura es para demostrar que “todos somos iguales a los ciudadanos… porque eso somos: ciudadanos”.

La propuesta-petición de los senadores del PRD pretende que ningún servidor público tenga el fuero como una coraza que lo proteja de acciones al margen de las leyes.

Sin embargo, académicos consultados, juristas constitucionalistas, externan dudas sobre si se puede renunciar a un precepto constitucional sin reformar los artículos que les otorgan el derecho.

El doctor Héctor Zamitiz Gamboa, politólogo y académico de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, advierte que renunciar por sí mismo a una facultad constitucional no parece tener futuro.

Los senadores, por su parte, plantearon ante la Mesa Directiva del Senado y el presidente de la misma, Pablo Escudero se declaró incompetente para procesar la petición. Ante la respuesta, los perredistas irán a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para solicitar apruebe su petición.

Zamitiz Gamboa entiende que en los Estados los Congresos puedan realizar las modificaciones a sus constituciones locales, utilizando la figura de Estado Libre y Soberano que reconoce la Constitución General y otorga a las entidades facultades para su régimen interior.

Sin embargo, manifiesta ciertas dudas porque en tanto no exista una reforma constitucional a los artículos 61 y 11, podrían estar violando lo inviolable jurídicamente.

ANALIZARÁN SI HAY PROPUESTAS REFORMADORAS

La bancada del PRD en el Senado de la República analizará si entre la docena de iniciativas de diversos partidos, presentadas desde hace una década cuando menos, existen algunos elementos en los que se pueda sustentar la “renuncia voluntaria al fuero”.

Zoé Robledo reconoce que el tema es áspero y confiesa que será largo el camino para llegar a una conclusión.

“Ya la Mesa Directiva nos dijo que no está en sus facultades aceptar la renuncia al fuero de manera parcial o total, por lo que iremos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación en busca de una respuesta positiva”, afirma.

En el cúmulo de propuestas que se presentaron en el pasado, no existe la “renuncia voluntaria”, sino el acotamiento del fuero.

De acuerdo con datos consultados, las propuestas van dirigidas a que ningún legislador, en principio, utilice el fuero para evadir la acción de la justicia si ha cometido un delito o para influir en decisiones de orden económico, como podría ser inclinar la balanza en favor de sus recomendados en licitaciones de obras o de proveeduría.

Recuerdan Zamitiz Gamboa y Robledo que la revisión del fuero es el compromiso 92 del Pacto por México y sobre el tema no existe ninguna iniciativa de ley que responda a lo establecido en 2012 o en el adendum del 2015.

Por lo pronto, el debate que inició con fuerza, se ha ido diluyendo cual huracán que se convierte en tormenta tropical.

Escribir un comentario