Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
expreso_de_medianoche_poster

“Expreso de Medianoche”

Un Sistema Penitenciario Deshumanizado

*Los Tratos Inhumanos que Sufren Muchos Presos

*Argumentos Para Justificar el Cruel Castigo Impuesto

*La Dureza de la ley Reflejada en las Severas Penas

POR HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“Expreso de Medianoche”, (“Midnight Express”), película americana, dirigida por el británico Alan Parker, con guión de Oliver Stone y con la actuación de Brad Davis (Billy Hayes), John Hurt (Max), Randy Quaid (Jimmy) y Paolo Bonacelli (Rifki). La banda musical quedó a cargo de Giorgio Moroder; y su estreno fue en 1978.

Al inicio de la década de los setenta, Billy Hayes, un joven estadounidense, es detenido en el aeropuerto de Estambul al tratar sacar del país hachís; por posesión de drogas es juzgado y condenado a cuatro años y dos meses, que compurgará en la cárcel de Imrali, Estambul, junto a dos presos extranjeros: Max y Jimmy, que también deben cumplir largas condenas. El padre de Billy contrata a un abogado turco, pero las apelaciones ante la Corte Suprema de Ankara fracasan, y recibe una nueva condena de 30 años, esta vez bajo el cargo de contrabando de drogas.

El filme está basado en el relato homónimo y autobiográfico de Billy Hayes; quien en 1970 fue detenido y condenado por posesión de hachís; fue sometido a vejaciones en un ambiente carcelario infrahumano y logró escapar a Grecia, donde fue deportado a los Estados Unidos.

NO ME DEFIENDAS COMPADRE

Conforme al filme y a la historia narrada en su novela por el propio Billy Hayes, inicialmente se le condenó por la posesión del hachís a cuatro años y dos meses de prisión, pero el tribunal de apelación decidió condenarlo a 30 años de prisión.

Esta nueva condena se dicta con la finalidad de que sea ejemplificativa para todos aquéllos que pretendan traficar droga en Turquía, sobre todo va dirigida a los occidentales, pero la misma en sí es violatoria del principio de non reformatio in peius, el cual consiste en la prohibición de modificar en perjuicio del reo lo obtenido a su favor en primera instancia, cuando únicamente sea apelante la defensa.

Esta noción y otras figuras del derecho penal turco que datan desde el imperio Otomano, han sido un freno para la incorporación de Turquía a la Unión Europea; por ello, desde 2004 ha existido una reforma radical al código penal, en claro intento de adecuarse a los llamados Criterios de Copenhague, en lo que a la protección de los derechos humanos se refiere; esta reforma es drástica con la tortura y los mal llamados crímenes de honor.

EN HONOR A LA VERDAD

El filme retrata la crueldad de un sistema carcelario carente de todo fin resocializador, de los tratos inhumanos que sufren los presos, así como de lo corrupto que puede ser un sistema de justicia penal, y por desgracia, ese retrato es el de una cárcel turca.

La trama deja mal parada a Turquía, que se vio severamente afectada en su turismo durante los siguientes años, de hecho fue prohibida la exhibición de la película en ese país, veto que duró hasta 1993.

Billy Hayes pidió disculpas a Turquía por todo el daño causado; este acto se realizó en una rueda de prensa celebrada en Estambul, en junio de 2007; de hecho, el propio Hayes fue invitado a la proyección de “Expreso de Medianoche” en una cárcel real, en el 47º Festival Internacional de Cine Golden Orange de Antalya, a realizarse en el jardín de una prisión de baja seguridad en Dösemealti, junto con los presos, a fin de probar el “…poder mágico del arte para la rehabilitación social de los presos”.

LOS FINES DE LA PENA

La película muestra gráficamente diversas torturas a las que son sometidos los internos de la cárcel, entre ellos Billy Hayes, quien es golpeado en la planta de los pies, así como en diversas partes del cuerpo; aun los internos que tienen un desequilibrio mental sufren severos castigos por parte de los custodios turcos.

Desde que se estableció la pena de prisión como una alternativa a la pena de muerte, han surgido diversos discursos para justificar su imposición; argumentos que van desde fines utilitarios y otros para justificar el castigo impuesto en función al daño causado, pero sea cual sea el discurso que se emplee, ninguno de ellos hace alusión a que se deban infringir derechos humanos de los propios internos ni se reconoce que que no se deba infligir tormento alguno.

El sentido de justicia debe estar presente en la imposición de la pena privativa de libertad, pero la noción de piedad es un aspecto secundario que se considera ajeno al derecho positivo, por ello se dan tratos crueles y despiadados sobre los internos, pues la dureza de la ley se refleja en la dureza de las penas.

LA CRUELDAD EN LA PENA DESTRUYE

La película muestra dos grandes problemas que afronta un sistema de justicia penal: primero, la sentencia contra Billy Hayes parece excesiva, y segundo, su abogado es corrupto e irritante, pero una vez impuesta la condena, comienza el verdadero calvario para Hayes, quien debe sobrevivir a las inhumanas condiciones de reclusión del régimen penitenciario otomano, las cuales le llevan a experimentar un proceso de animalización y distanciamiento de la realidad, incluso su sexualidad se ve perdida al sostener una relación amorosa con un interno.

El filme invita a reflexionar acerca de la extrema violencia, la perversidad y el trato deshumanizado del ser humano dentro del cualquier sistema carcelario, las preocupaciones que suscita la vida en prisión, así como la pérdida de autonomía de los privados de libertad, la sensación de hastío y caos, la violencia entre internos, la arbitrariedad de los guardias penitenciarios, el desvanecimiento de la masculinidad y la privación de la sexualidad y el continuo debilitamiento de la salud mental.

Más allá de cualquier ficción o exageración, la unión entre condenas irracionales y la precariedad de la vida en prisión, es factor de enriquecimiento para abogados corruptos y en una pesadilla para los internos y para sus familias que invierten lo que no tienen para mejorar sus circunstancias de reclusión de ser querido.

El título de la película, tiene su origen en el nombre dado a un tren que salía cada noche de Estambul (no salía a medianoche sino a las 22.10) hacia Edirne, entrando durante un tramo en territorio griego cerca de Pithio, el cual era utilizado por narcotraficantes para salir de Turquía, pues se arrojaban en marcha -a pesar de llamarse expreso era un tren de pasajeros muy lento- y en territorio griego podían moverse libremente.

El suceso que vivió Billy Hayes fue en 1970, y la imagen de miseria y humillación en apariencia es propia de aquella época, pero ¿qué tanto han cambiado las condiciones penitenciarias de la actual población penal en las cárceles del mundo?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario