Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
enrique_ochoa_reza

Pesadilla de los Trabajadores: Impuestos en sus Prestaciones

*La Consecuencia es un Alza en los Costos Laborales

*Mientras, la Alta Burocracia Recibe Jugosos Salarios

*Y Gozan de una Serie de Prestaciones Inimaginables

POR VERÓNICA V. GONZÁLEZ Y ARNOLDO PIÑÓN

En México los trabajadores se dividen en primera, segunda, tercera, cuarta y quinta clase....

Las prestaciones económicas de los trabajadores gozaron, hasta 2013 de la exención total. A partir del año siguiente se les aplica un impuesto que en algunos casos supera 50 por ciento, incluidas indemnizaciones por despido injustificado después de fatigosos años de juicio, mientras la alta burocracia -mandos medios superiores- son liquidados con un régimen especial sin importar el tiempo en que hayan desempeñado el cargo, garantizándoles cifras millonarias.

La liquidación de Enrique Ochoa Reza por poco más de un millón 200 mil pesos por su trabajo durante casi dos y medio años como director general de la Comisión Federal de Electricidad -designado el 5 de febrero de 2014 y renunció el 24 de agosto de 2016- y que incluye 120 días de salario integrado, 35 por cada año trabajado y 20 más por año laborado.

A un trabajador cualquiera que hubiese renunciado, a lo sumo se le habría entregado un "finiquito" de unos cuantos cientos de pesos.

Y mientras los empleados que se pensionarán con el ahorro que hayan acumulado en su cuenta Afore recibirán en promedio el equivalente a 28.4 por ciento de su último salario, los ultimos dos ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que se jubilaron, Juan Silva Meza y Olga Sánchez Cordero -flamante diputada constituyente de la Ciudad de México, gozan de una pensión mensual de 258 mil 679 pesos, vigente durante dos años para fijarse de manera definitiva en el 80 por ciento de esa cantidad.

Pero, adicionalmente, esos dos ministros reciben apoyos económicos para gastos de alimentación, seguro de gastos médicos mayores y tienen a su servicio cinco trabajadores con salarios pagados por la Corte. Se estima que cada uno recibirá en los siguientes dos años -a partir del 30 de noviembre de 2015 en que se jubilaron- unos 6 millones 800 mil pesos.

Para dar una idea de la generosidad con la que se trata a una élite de la alta burocracia, el ex presidente de la SCJN, Genaro Góngora Pimentel -quien mantuvo en la cárcel meses a la madre de dos de sus hijos menores- y el ex ministro Mariano Azuela Güitrón han tenido percepciones netas anuales de unos 13 millones 310 mil 947 pesos.

Altos funcionarios de los tres poderes -ejecutivo, legislativo y judicial-, gozan no sólo de salarios excesivamente altos, sino de prestaciones que incluyen bonos trimestrales, seguros de gastos médicos, alimentación, vehículos y telefonía, entre otras. Mientras, la gran mayoría de los trabajadores deben conformarse con salarios insuficientes para cubrir las necesidades de ellos y de sus familias.

Ochoa Reza, presidente del PRI Nacional, para justificar la millonaria indemnización que recibió de la CFE, dijo que se le hizo de acuerdo con el manual de operaciones, vigente desde hace unos quince años. Sin duda es algo legal, pero de ninguna manera legitima.

Para los trabajadores el panorama es poco halagüeño: en las dependencias públicas cada es más frecuente la contratación a través de!presas outsourcing para reducir costos laborales, con el consecuente deterioro en los niveles de vida de los nuevos empleados públicos. Incluso Notimex recurre a esa práctica, al igual que las Secretarias de Estado -sería interesa conocer cuantos tienen contratados Hacienda y el SAT de esa manera- y Nacional Financiera.

Los ministros que integran la segunda sala de la SCJN justificaron la gravación de las prestaciones económicas de los trabajadores, bajo el argumento que deben ser racionales y razonables.

Sin embargo, el sector empresarial definió ya que realizará cabildeo entre los diputados con la intención que la exención sea al ciento por ciento, debido a que la aplicación de impuestos en las prestaciones económicas se ha traducido en un alza en los costos laborales.

"El gobierno es bueno para exigir, pero no bueno para poner lo que le toca, pues está pasando la factura a las empresas y los trabajadores", planteó Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en abierto reproche por el trato tan desigual que se da a unos y a otros...

Para la agenda

Sergio "El pollo" Moreno es proveedor de ropa del ISSSTE, desde finales de la década pasada. Forma parte del grupo que encabeza Luis Francisco Molleda Cámara, cuestionado por el tipo de negocios que realiza, incluida su relacion con funcionarios de la Ciudad de Mexico, como el actal diputado del PRD, Jesus Valencia, quien siendo jefe delegacional en Iztapalapa, destrozó una camioneta de lujo a nombre de una empresa de ese grupo y que era proveedora de la demarcación, en un claro conflicto de intereses. El grupo de Molleda ha ganado las licitaciones públicas -para uniformes y ropa de trabajo- convocada por el ISSSTE en los últimos años y que han derivado en quejas de trabajadores por la pésima calidad en la ropa que se les entrega. "El pollo" Moreno ha dicho a algunos que uno de nosotros y otra persona somos causantes de una campaña en su contra. ¿Será por influencia de su comadre que días después del triunfo del PAN por la gubernatura en Veracruz hizo lo posible para que se entrevistara con Miguel Ángel Yunes? Es pregunta...

 

Escribir un comentario