Banner




Ud. está aquí

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
paloma_de_la_paz

Sin Aprender las Lecciones del Pasado: ¿Dólar a 21?

*Devaluación, Igual a Desempleo, Inflación e Inestabilidad

*Aunque Algunos Insistan en Meros “Ámbitos Sicológicos”

*Severas Fracturas en el Balance de las Finanzas Públicas

*Nada se Observa para Detener la Galopante Especulación

POR LUIS EMIGDIO CONTRERAS

En broma, juramos que era en broma, a finales de aquél 1994 al mismo tiempo que caían sobre el país todos los demonios económicos salidos de la caja respectiva y la paloma esperanzadora con todo y el olivo se negaba a asomar, los reporteros de entonces, de siempre, decíamos a quién nos preguntaba que la relación peso dólar ya estaba en 6.50 unidades por billete verde y que, cómo no, al paso en que íbamos llegaríamos a verlo en los 12.50 en la que estuvo muchos años, allá en los tiempos del Desarrollo Estabilizador de Antonio Ortiz Mena.

 

Más allá de los suspiros que esto pudiera provocar, el humor era negro pues quitándole las tachuelas de rigor –Pedro Aspe dixit- la economía mexicana se fue de bruces (es una forma elegante de plantearlo) y la devaluación se hizo presente en menos de lo que se lo comentamos, rebasó la famosa banda superior que esgrimiera con ausencia de argumentos válidos el otrora secretario de Hacienda, Jaime José Serra Puche, metido a la cresta de la huracanada ola por su pérfido antecesor y ahora multimillonario, con todo el mal lácteo posible.

Desde entonces, como sabemos hasta el cansancio los mexicanos, ya no hay banda, control o techo alguno oficial para impedir que el tipo de cambio se detenga cuando se deba detener. El argumento de la autoridad en turno, esgrimido desde esos tiempos, ha sido que “la libre flotación del peso hará que se mueva conforme a los vaivenes del mercado; en algunas ocasiones a la baja y en otras, claro, al alza”.

Se señalaba que los gobiernos habían aprendido la lección histórica de los errores de diciembre y, por supuesto, los fundamentales económicos se deberían mantener sólidos para que el mermado peso no sufriera y, en una de esas, ¡hasta se revaluaría! dando certidumbre a los mercados nacionales y globales, en una suerte de limbo que ni Obama tiene.

Pero, curiosamente, esto no se ha presentado de esa forma y como nos consta a todos, los reiterados anuncios y llamados del gobernador del autónomo Banco de México, Agustín Carstens, ahora y Guillermo Ortiz, antes, han señalado desde los ignotos tiempos que esos fundamentales económicos se han venido deteriorando causando severas fracturas en el balance de las finanzas públicas, situación que ahora encaramos como país pues, total, ya se fue Luis Videgaray y el nuevo titular hacendario, José Antonio Meade, ya nos pasó la charola a todos los mexicanos para que le demos una ayudadita para entrarle con cierto decoro al quinto año de gobierno que, en términos económicos, muy probablemente sea el peorcito del sexenio. Y eso que a muchos ya les urge que se acabe éste.

En fin, todo sale a colación porque en esta semana ya superamos y con creces la banda de los 20 pesos por dólar –este calvario inició desde la anterior- y por supuesto, eso de que teníamos que atribuirle a la eventual decisión de la FED de aumentar los réditos primarios estadounidenses era un mero pretexto de la especulación, así como los movimientos económicos de Japón o el absurdo de que si Donald Trump va a ganar ¡en noviembre! los comicios de los engorrosos vecinos.

El caso es que tampoco, a estas alturas  de la volatilidad, el Banco Central de Agustín Carstens elevará nuevamente los réditos base por lo menos 50 puntos, sino es que 75, para paliar las cosas aunque sin ningún efecto real en el daño a la paridad, puesto que el problema radica en la incredulidad de las acciones oficiales, en el deterioro del mercado interno, en el sobreendeudamiento público, que ya supera la mitad del Producto Interno Bruto y contando, como el propio José Antonio Meade nos ha tratado de calmar a todos.

¿Qué es lo que sigue? En este ámbito, aunque algunos que piensan que el gobierno no da señales sobre el presente y futuro de las variables, les volvemos a decir que no. Tanto los balbuceantes comentarios de Luis Videgaray en todos estos asuntos, así como el propio proyecto de Presupuesto 2017, ya enjaretado a Meade sin posibilidad de maniobra, dieron pésimos signos de que las cosas van a trastocarse aún más.

Vale señalar que desde hace tiempo, en este espacio, alertábamos del futuro de todos tan temido y la inacción oficial frente al aluvión que ya nos levanta. Lo más dañino es que no se ven sino acciones macro que no políticas que detengan esa especulación galopante y que pudiera llevar el peso a niveles de 21 unidades por billete verde antes de que culmine este año.

Ya sabemos que al inquilino de Los Pinos requiere, con sentido de urgencia, un cambio de políticas públicas de 180 grados por lo menos en este tipo de asuntos y retornar a la estrategia anticíclica y mover su discurso para realmente enfrentar esta hiedra de mil cabezas que nos pega a todos y no sólo en el ámbito sicológico como algunos incautos, es un eufemismo, pretenden defender.

No vemos por dónde escapar y por ello, aunque usted no lo crea, los de la clase media en extinción ya andan haciendo esfuerzos sobrehumanos para adquirir dólares a 20 y euros a 24… para trasladarse a Yucatán, en donde insisten que no tiembla ni se siente el fuego en los aparejos.

Los de abajo, acá abajo, están simplemente haciéndose rollito para que el tsunami medido por desempleo, créditos caros, inflación y más devaluación, no les llegue a las entrañas pues si esto ocurre, y conste que lo advertimos a tiempo, pudiera despertar al México bronco que invocara Porfirio Díaz o Jesús Reyes Heroles. Y ahí, que Dios nos agarre confesados.

En esto de las confesiones, estas Lascas Económicas buscan con otras piedras alguna mecánica de solución a la especulación. Pero como no se halla de bote pronto, se indignan y anhelan solo un respiro para superar la semana, juntos. Y nos vemos la otra semana con calma, en este mismo espacio.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Escribir un comentario