Banner




Ud. está aquí

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
juan_ayala

Morena, Contra la Clase Trabajadora: Juan Ayala

*El Líder Intenta ser Salvador de la Clase Obrera

*Sus Contradicciones Discursivas son una Constante

*¿Qué Pasará si el Partido de AMLO Gana en 2018?

POR VERÓNICA V. GONZÁLEZ Y ARNOLDO PIÑÓN

El dirigente sindical de los trabajadores de la Ciudad de Mexico, Juan Ayala Rivero, inmediatamente después de haber asumido como diputado constituyente, retomó su discurso plagado de lugares comunes y demagógicos, en un intento por presentarse como salvador de los intereses de la clase obrera y ofrecer una imagen del partido Morena como diablo antilaborista.

En una reunión del 8 de septiembre -según quien proporcionó una grabación- con secretarios generales y delegados de trabajo del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX) para mostrarles su acreditación como diputado constituyente del PRD, afirmó: “se los digo de una vez para que estén enterados, Morena quiere nuevamente quitarnos lo que hemos ganado”.

Arropado por la mayoría de sus incondicionales que le deben canonjías, en un tono melodramático obtuvo, como buscaba, un rotundo no preguntándoles: “¿lo vamos a permitir?” Y ya encarrerado agregó: “...porque eso también se lo tenemos que decir a los trabajadores, que Morena es enemigo de la clase trabajadora”.

Eso sí, se cuidó de no mencionar el nombre de Andrés Manuel López Obrador, cuando dijo que en el sexenio 2000-2006 -cuando fue jefe de gobierno de la ciudad, aunque en realidad fue un año menos porque compitió como candidato del PRD por la Presidencia de la República-, a los trabajadores les quitaron más del 85 por ciento de las prestaciones económicas.

Entre 2001 y 2004, Ayala Rivero fue secretario general de la sección 32 del Sindicato de la ciudad, sin que en ese tiempo tuviera la verticalidad para levantar la voz mientras el gobierno de López Obrador no sólo les quitó prestaciones, sino además impulsó la destitución de José Medel Ibarra a través de Miguel Ángel Vázquez, entonces -como en la actualidad- director de administración y desarrollo de personal.

Olvidó también que entre 2000 y 2001 convenció a unos 300 trabajadores, de lo que ahora es el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, para que demandarán la integración al salario de dos prestaciones, a los que ya como presidente del SUTGCDMX no sólo abandonó, sino incluso aliado con funcionarios presionó para que aceptaran menos de lo que les correspondía -el asunto todavía no está del todo solucionado-.

Las contradicciones de ese dirigente son una constante: en 2007 estaba convertido en un crítico irreductible de la nueva ley del ISSSTE, y actualmente es integrante de la Junta Directiva de ese instituto.

En ese discurso en el que se presentó como diputado constituyente ante sus cercanos, hizo como si fuese suya la construcción de dos hospitales del ISSSTE en la Ciudad de México (uno en la zona sur y otro en la Colonia Roma) y para lo cual el gobierno donó los terrenos, así como la construcción de vivienda para los trabajadores.

Ayala Rivero ofertó incluso que se opondrá a que las delegaciones políticas se conviertan en alcaldías, porque, planteó, iría en contra de la organización sindical y para lo cual pugnará para que mantengan “el concepto descentralizado” -así lo dijo, con lo que dejó en claro que no tiene ni idea de lo que dice.

Se pronunció porque la transformación, sea de manera conjunta, “no que venga la autoridad a las alcaldías a imponernos a los sindicatos a modo”. ¿Es que su posición de dirigente frente a la autoridad capitalina es realmente autónoma? ¿En realidad ha salido en defensa de los justos y legítimos intereses de los trabajadores?

Ahondó en que los trabajadores del SUTGCDMX “están preparados” incluso para marchar para no perder ningún derecho.

Se cuidó, eso sí, de no mencionar en el proyecto de constitución de la ciudad, que se plantean términos como “democracia” y recuento en materia sindical, lo que choca con las reformas a los estatutos sindicales en los que incluso se legalizó, la perpetuidad impulsadas por el propio Rivero Ayala.

Gracias al voto de los trabajadores, según él, impulsaron a un constituyente -él, por supuesto-, que defenderá la causa no sólo de los agremiados al SUTGCDMX, sino a todos los de la ciudad, a los que calculó en unos seis millones. “Quiero ser claro porque hoy vamos a encontrar en el constituyente, a un partido que va a ir en contra de la clase trabajadora. Debo decirlo fuerte y claro: se llama Morena y les digo que ellos traen una alternativa de constitución y en ella los trabajadores de la ciudad no estamos incluidos”, puntualizó.

Llamó a no permitirles a los diputados constituyentes de Morena que afecten a los trabajadores, “porque la clase trabajadora es pueblo y ese pueblo produce riqueza”.

Exultante en su papel de protector de los desvalidos, tuvo arrestos para concluir su intervención con un "¡Unidos hasta la victoria!

Y sólo para concluir: ¿y si las elecciones en 2018 son ganadas por Morena? Es pregunta.

PARA LA AGENDA

Hugo Alonso Ortiz mostró, el lunes 19 de septiembre capacidad de convocatoria que en la práctica le garantiza el triunfo en las elecciones del19 de octubre en la sección uno “Limpia y transportes” del SUTGCDMX. En contraste, el grupo “1más1” no logró consolidarse, mientras Gregorio Jaramillo Cárdenas no puede acreditar la ocupación de su base al haberse desempeñado en un puesto de confianza en la gestión de Marisela Contreras Julián en Tlalpan...

Escribir un comentario