Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Imeca Político

Correo electrónico Imprimir PDF
joaquin_lopez_doriga

El Presidente Peña Habló Claro, ¿Y Luego?

POR CARLOS ZAMARRÓN

Singular forma de despedirse de la conducción, por 16 años, del noticiero emblema de la televisora más importante del país, la del colega Joaquín López Dóriga. Lo hizo entrevistando al presidente Enrique Peña Nieto y eso “a, y de fondo” sin dejar tema alguno de lado, y a unas semanas de que el mexiquense dé su Informe Presidencial.

En el contexto del trabajo periodístico queda claro que la Reforma Educativa no será abrogada como lo demandan los dirigentes de la guerrilla, perdón, digo de la CENTE y que en caso necesario se utilizará la fuerza pública para terminar con bloqueos, saqueos, acciones violentas y con las enormes pérdidas económicas que caracterizan al conflicto magisterial.

Esa fue la respuesta presidencial a la pregunta de Joaquín que, con lenguaje manual, dijo a Peña Nieto que la percepción de que los “diálogos” encabezados por los titulares de SEGOB y SEP, Miguel Osorio y Aurelio Nuño, es en cuanto a que al gobierno federal le faltan arrestos para terminar con las belicosas formas de “lucha” de la CENTE. Quizá, y en ese contexto faltó que el entrevistador preguntara al mandatario si la liberación de los dirigentes magisteriales presos por delitos del fuero común y federal y el rembolso de sueldos descontados por concepto de ausencias de los profesores en las que se supone son sus responsabilidades docentes son producto de “negociaciones” cuando es claro que la Ley no se negocia sino que debe cumplirse.

Pero en fin, fuera de ello la entrevista incluyó preguntas y respuestas diría que puntuales cuanto tajantes del presidente Peña Nieto. Que si la Casa Blanca, que si el departamento de Miami, que si Osorio y Nuño deben o no de dejar sus chambas, que si el mandatario se reunirá con los candidatos al gobierno de los Estados Unidos, que si el mexiquense ya conoce personalmente a Trump, etc., etc.

Por supuesto que se preguntó y se respondió sobre el tema de la sucesión presidencial en las elecciones del 2018 y en ese caso, obvio, el presidente Peña Nieto ni dijo que sí, tampoco que no, en cuanto a si tiene preferencia –por lo que hace a la o al candidato del PRI- por alguno de los que se nombran como son los casos de Videgaray, Osorio, Nuño, Meade y los que se acumulen esta semana. Acaso dijo algo que en casos como el que comentamos un político, político dice: Que los tiempos no han llegado, que las condiciones del país demandan pensar profundo para resolver problemas nacionales.

Se preguntó de todo, se respondió de todo, incluso de la baja enorme en niveles de popularidad del mexiquense que, hay que destacarlo y creerlo, desde que se planteó la posibilidad de llegar a la Presidencia de México lo que logró, no lo hizo pensando y menos privilegiando la idea de que se le colgase una medalla, la de ser popular y que en todo caso trabaja para cambiar a México y que allí están las reformas estructurales con ese objetivo.

Pero, después de lo preguntado y lo respondido, después de todo ese singular trabajo periodístico al menos quien esto escribe se pregunta: ¿Y LUEGO QUÉ?

Hasta la próxima

Escribir un comentario