Banner




Ud. está aquí

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
pulgar_abajo

La Inacción Real de las Reformas Estructurales en Marcha

*Todo Hace Pensar que Sólo Camina la de Telecomunicaciones

*Hay Aquellos que Aducen que han Sacrificado la Popularidad

*Los Próximos Serán Quienes se Lleven Palmas, o… Abucheos

POR LUIS EMIGDIO CONTRERAS

Hace solo unas horas nos decía un “líder de opinión” –de esos que casi no hay en los medios- que cuando todo el gobierno federal, encabezado por el mismo Presidente Peña Nieto, se dan golpes de pecho y aducen que, a cambio de las presuntas reformas que no acaban de ponerse en acción, han sacrificado popularidad, lo que en el fondo están realmente diciendo es “ya vamos para afuera y que quien venga atrás, que arree”.

Analicemos una lógica más de este ángulo y hagámoslo en estas líneas.

No nos metemos, ahora, en el plano educativo que tiene sus puntas afiladas y sus partes romas y se ha politizado hasta el cansancio, con su carga económica in situ. Tampoco haremos en este ejercicio un debate sobre el caso de la transparencia o el sistema penal acusatorio que serán análisis de un subsecuente recuento en este espacio. Os lo prometemos.

Por lo pronto, veamos juntos cambios fundamentales que no acaban, ni acabarán de cuajar, como son los casos de las reformas laboral, de telecomunicaciones, energética, financiera y hasta el caso de la fiscal.

La laboral se ha perdido en las sombras y penumbras de la noche económica global que vive todo mundo, y si nos apuran, en el mismo caso está el tema de los hidrocarburos, donde el desplome de los precios internacionales del petróleo arrastra una honda y profunda cauda negativa en el campo del empleo en todas sus manifestaciones.

Independientemente de la energía, lo cierto es que los cacareados cambios estructurales en los planes y programas de trabajo no han servido para maldita sea la cosa y, por supuesto, en esto no ha ayudado el entorno económico y financiero internacional, aunado a la falta de dinamismo sólido en el campo doméstico.

Ya hemos dicho en este espacio hasta la saciedad que la informalidad le sigue ganando la partida a los que pagan impuestos y, claro, en torno al plano laboral es justamente los que no pagan los impuestos, ahora, los principales empleadores con todo y la precariedad que esto implica y que, por supuesto, a nadie le importa, mucho menos a los legisladores que hicieron posible esta sedicente reforma, en especial a los panistas pues, recordemos, esto viene desde la última iniciativa preferencial de Felipe Calderón, siempre avalada desde el Senado por quien fuera ni más ni menos que su secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón.

Ahora bien, pasemos al campo energético con todo y sus efectos colaterales. En el papel, y de eso se ufanaba el entonces presidente de la comisión senatorial de Energía, David Penchyna, todo marchaba que ni mandado a hacer, pese a las severas críticas de los legisladores de izquierda en eso de que en aras de la modernidad del sector se entregaban estos recursos primarios a manos de las trasnacionales de costumbre.

El pequeño problema es que aún las mismas entidades foráneas no ven o no alcanzan a ver negocio alguno sino a muy largo plazo y, por lo mismo afirman que si alguien quiere inversiones ahora, deben dejar la mesa no solo puesta sino hasta darles postre y virtualmente gratis. Cosa que ha frenado hasta los más conspicuos defensores de esta pretendida reforma.

En el tsunami financiero en el que nos encontramos, si bien algunos afirman que la salida ya se ve, medio mundo no paga impuesto alguno y la otra mitad hace todo lo posible por evitar cubrirlos, lo que deriva en dos circunstancias sencillas de entender: a las autoridades tributarias (el SAT pues) no le queda otra sino apretar el cincho a los causantes cautivos y, claro, elevar los llamados impuestos indirectos como es el caso de los recientes ajustes a las gasolinas y el diesel, aunque los técnicos de Hacienda pregonen lo que se les pegue la gana.

Veremos, incluso, como se presentan las cosas para consumidores y distribuidores si se adelanta la liberación de los precios de estos productos para 2017, como se ha venido divulgando, es decir, un año antes de lo que marca la ley.

Y ya que estamos en eso, atendamos levemente el rubro financiero en donde, paradojas de la vida, sí tenemos un negocio, aunque no tan boyante como en otros tiempos, gracias a que los empresarios del dinero han multiplicado esfuerzos para que la gente no deje de embarcarse en financiamientos caros, sacrificando un poco tasas de manejo de recursos y, pero por supuesto, elevando el desempleo de los trabajadores bancarios. Por si usted no lo había notado.

Al final, la reforma más exitosa o menos adversa, si se nos permite la expresión, es la de telecomunicaciones, en donde la mayoría de los mexicanos ha palpado en los hechos que la competencia abierta y las acciones concretas contra el gran monopolio en el rubro, sí se han traducido en bajas en las tarifas y en una mejor y sana competencia por un mejor servicio de los participantes que beneficie a todos, incluso a los que no necesariamente son consumidores directos de estos servicios, aunque también hay que decir que los organismos reguladores no acaban de poner en orden a los malos de la película, salvo que usted opine lo contrario, claro.

Sí, tiene razón el “líder de opinión”. Vendrán los de atrás y serán ellos los que se lleven las palmas, o los abucheos del respetable. A los actuales ya les tiene sin cuidado la resultante de sus estrategias o acciones, por una sencilla razón: desde hace tiempo el país más fragmentado en el que nos hemos convertido se les fue de las manos a los que tomaron decisiones en todos estos senderos.

Este es el verdadero resultado, a la fecha, de “las reformas en acción”. De nada.

Por lo pronto, estas Lascas Económicas andan decididas a salir a las calles con otras piedras cortantes y agudas para gritar a quien hay que gritar que hagan lo que quieran con sus reformas porque muy pocos pedruscos –y no necesariamente locales- se han visto beneficiado en los hechos por las mismas. Y ya les esperan en este mismo espacio, pero la semana entrante.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escribir un comentario