Banner




Ud. está aquí
Banner

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
hillary_clinton

Reapertura del TLCAN Ahondaría el Proteccionismo Trilateral

*En esa Lógica con Seguridad no Resultaríamos Beneficiados

*Si Trump o Hillary Abren el Tratado, ¿Llevarían Agua a su Molino?

*Algo Para Recordar: en Materia de Transporte, Cerraron la Puerta

POR LUIS EMIGDIO CONTRERAS

Cuando usted lea estas líneas, con eso de que el tiempo no deja de transcurrir, estaremos a menos de tres meses de que se realicen las elecciones en la Unión Americana y para entonces sabremos quién se quedará en la Oficina Oval allá en Washington -Hillary Clinton o Donald Trump- en lugar de Barack Obama, en la presidencia del país, según él ha dicho, “más poderoso del mundo”.

Más allá de disquisiciones políticas, sociales o incluso ideológicas, que corresponde desvelar en otros espacios de Misión Política, en el tema económico financiero, pero por supuesto, se sobrevendrán innumerables consecuencias cualquiera que sea el partido ganador, el del burro o el del elefante.

Dicen los conspicuos analistas que en estos tiempos ya de campaña electoral, ambos contendientes se la han pasado diciendo en el rubro de la economía que, ni hablar, ha llegado el momento de “revisar” entre otros el Tratado de Libre Comercio de América del Norte –con Canadá y México- y en forma concreta hacer rígidas las reglas que, presuntamente, han ocasionado muchas afectaciones a los productores estadounidenses, tanto en el sector primario como en el industrial.

Lo más curioso es que, al contrario de lo que se pudiera pensar, el tema de fondo no proviene del lado republicano aunque Trump pugne con mayor estridencia y efectos mediáticos en pro de ello. Sabemos a conciencia que en el plano legislativo los demócratas andan muy movidos para que se hagan realidad esos cambios, no tanto porque estén perdiendo agricultores o los centros fabriles cuanto que, juzgan, están dejando de ganar en su relación con México en algunos rubros, sobre todo aquellos que se han visto impactados por los problemas en el tema monetario.

En este sentido, veamos, comentaba sobre el asunto el sarcástico, que no optimista, Ildefonso Guajardo -nos cuentan cobra como secretario de Economía-, que eso de mover el TLCAN no es ni será sencillo y que cualquier idea enfocada en ese sentido tiene que pasar no sólo por los gobiernos respectivos sino también por los Congresos.

Pero, a ver, de 1994 a la fecha, desde su vigencia pues, ¿no es necesario ya actualizar algunos preceptos que eventualmente beneficiarían a los tres países? Más allá de lo que opinen “los congresos”, lo cierto es que si desde la verdadera Casa Blanca, el imperio, impone la agenda a mexicanos y canadienses, ya vemos a los inocuos representantes de este país (con su cuarto de junto, but of course) presentándose a negociar en condiciones desproporcionadas frente a estos amigos, nada amigables.

Segunda duda que surge de lugares ignotos del cerebro sometiéndola a su consideración: ¿qué viene para el mundo, más proteccionismo o mayor liberalización? Si su respuesta es la primera acepción lo felicitamos porque es lo que privará en, al menos unos 30 años por delante.

Y de eso tendríamos que agarrarnos para tratar de aprovechar las ventajas, por ejemplo, que provendrían del llamado Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), para buscar y encontrar otros mercados y no hipotecar el futuro del lado norteamericano, a menos que no se supere el problema mental de la iniciativa privada mexicana, normalmente privada de iniciativa.

Hablamos de esto último, desde luego, por aquello de que la historia nos demuestra que los empresarios “mexicanos” son chatos, faltos de visión y de entendederas y así como dependen en buena medida de sus operaciones con el gobierno en el plano interno, en el exterior solo ven lo que ocurre del otro lado de la frontera, sin atisbar nuevos (y nebulosos, para ellos) horizontes. Más del 90 por ciento de los “capitanes de empresas”.

Ya que estamos en eso, venga una pregunta más: ¿en el caso de que Trump o Hillary abran el Tratado, acaso no querrán llevar agua a su molino y, por lo mismo, protegerán a ultranza sus sectores buscando incluso abrir parte de los nuestros?

En esto último tenemos muchos antecedentes, y el más claro es el del transporte, en donde con todo y los 22 años bregando contra estos norteamericanos, ellos simplemente cerraron la puerta por presiones de sus empresarios y negaron toda oportunidad de crecimiento a los mexicanos, a pesar de que el papel pregonaba con fechas y toda la cosa lo contrario. Así hasta ahora.

Pero lo peor de todo es que en cualquier escenario, insistimos, le deberá quedar la responsabilidad a Enrique Peña Nieto y su administración el negociar y legar a su heredero en la silla presidencial el resultado de cualquier cosa. Ese boleto no lo quiere asumir en forma alguna el mexiquense. Ya no tiene cartas políticas sólidas para quemar en una desgastante negociación y no confía en Ildefonso Guajardo ni en nadie del sector público o privado para encabezar este punto.

Los analistas han señalado que la restructuración del TLCAN será una realidad y que los demócratas, como pregonan las encuestas, llegarán al poder y podrían recuperar también la mayoría en el Capitolio. Esto acarrea ideas previsibles en el manejo de la política comercial en donde cerramos la puerta a tiempo o nos va a llevar el payaso. El payaso demócrata.

Pensamos que el futuro no necesita esfera para hacerse ver y exponerse en la realidad. Pero también vemos que la autoridad mexicana no hace maldita la cosa para prevenir males mayores en sectores que hoy son competitivos y que no lo serán más si caemos en la inercia que la historia, también, lamentablemente nos lo ha demostrado. Ay Contreras, cómo abundas.

Por lo pronto, estas Lascas Económicas andan buscando salidas adecuadas con otras piedras y se unen para hacer bardas y vallas que impidan que el río se salga de su cauce. Y ya le esperan con toda calma en este mismo espacio, pero la semana entrante. Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escribir un comentario