Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
manzana

El Oneroso Regreso a Clases en el Aciago 2016

*Además de los Gastos en Útiles Escolares, Están las Cuotas

*El Abuso en Alto Grado Ocurre en las Escuelas Particulares

*Hasta las Asociaciones de Padres de Familia Piden Dinero

POR RAFAEL MARÍN MARÍN

Plagado prácticamente de gastos en todos los subsistemas educativos en el país estará este nuevo regreso a clases a partir de este doce de agosto. Retornan más de 25.5 millones de alumnos en casi 230 mil escuelas tanto públicas como privadas (mas privadas que publicas). La esperanza es que Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero, entre otros, no sean la excepción dada la toma de carreteras, marchas y plantones. sin dejar de considerar a la Ciudad de México, cuya nueva vida democrática y constitucional no la ha liberado de ser rehén de dichas manifestaciones y plantones magisteriales, entre muchos, orquestados por una izquierda que no lo es así como tampoco democrática, sea PRD, o en todo caso MORENA, misma que no es morena ni movimiento regenerador.

Los gastos vendrán acompañados de boletas de empeño en el mejor de los casos, después de un periodo vacacional amplio y caluroso que seguramente agotó las pocas reservas patrimoniales de una sociedad preferentemente de clase media descendente, cuyos salarios no corresponden a los que ordena la ley y en todo caso muchos de ellos sin prestaciones sociales, ya sea simulados por empresas particulares, ya sea por el cinismo y abdicación de autoridades en los tres niveles de gobierno.

No se puede dejar de pensar que muchos de estos estudiantes no son mantenidos por sus padres, no porque no los tengan, sino porque ganan poco y son apoyados por sus abuelos jubilados y pensionados a quienes por cierto, les jinetean el dinero de manera brutal, sin compasión alguna, en los estados de sureste nacional, lo que no pasaría si los mismos jubilados efectuaran sus denuncias de retención ante los juzgados y tribunales o contralorías locales lo cual sería un antecedente único en el país que con el tiempo ganarían y desaparecería esta simulación de pago.

Otra simulación a la que se enfrentan los tutores de estudiantes es, sin duda alguna, el pago de colegiaturas en escuelas particulares así como inscripción en las mismas, recursos que nadie controla pero que se tienen que realizar ante la voluminosa demanda de escuela. Estos rubros se pagan sin que la autoridad verifique que el cobro sea el establecido en base a un tabulador que tampoco existe, como tampoco hay autoridad que frene la voracidad de centros particulares, como una PROFECO que ni procura, ni federal es, ni de apoyo al consumidor, por lo que es viable es su desaparición.

En las escuelas públicas es casi lo mismo, los libros son gratuitos pero a veces se cobran, además de que se paga la famosa cooperación a la sociedad de padres de familia, lo cual resulta muchas veces ser negocio redondo de una o dos familias con moche a alguien más. ¿Me equivoco lector? Dígame usted.

La calidad de la educación está nuevamente en duda aunque se diga lo contrario, porque los maestros se quejan de que se les exige mucho, aunque existen líderes sindicales que todavía tienen más de diez plazas y están vinculados a familias, intereses, compadres, o amigos, dinero que debe utilizarse para cursos y demás. Es decir, la reforma solo aplicó a los de la calle, los de a pie pero no a las cabezas sindicales, ni tampoco a las autoridades en los tres niveles de gobierno. Por ello, los padres de familia, muchos de ellos maestros de a pie, se sienten agraviados por estos cobros que aunque se digan que no existen, se dan, hasta que no haya un acuerdo presidencial que diga que queda absolutamente prohibido que las sociedad de padres de familia (aunque sean asociaciones civiles o constituidas al amparo del derecho de asociación) puedan cobrar “un solo peso, un solo peso” y, que todas los planteles particulares en cada nivel se deberán “ajustar a un tabulador de cobro”, que no existe aún, porque cada quien cobra lo que quiere.

Así las cosas, vale la pena estudiar esta posibilidad de urgente y obvia resolución como dicen los diputados y senadores. Se debe alcanzar la excelencia académica apoyando al pueblo y no deteriorando su economía. Se debe crear un ombudsman del consumidor y no un elefante burocrático que nada o poco hace para restituir un derecho violado: el derecho de que el dinero de un ciudadano, producto de su trabajo no sea robado por nadie. Actuemos. Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escribir un comentario