Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
mexico_bajo_fuego

El Terror Ante los Espeluznantes Crímenes

*En Michoacán y en Guerrero, la Semana Pasada

*En el Estado de México y en la CDMX También

*Pareciera que no Terminarán en el Corto Plazo

POR IVAN RUIZ

Pareciera que nunca terminará y continuarán los crímenes espeluznantes en la República Mexicana. Cuando no es en una entidad es en otra. Los diez calcinados en Cuitzeo, Michoacán (en el municipio de Álvaro Obregón) y el juez de paz muerto a golpes entre Tixtla y El Troncón, en Guerrero, nos hablan del tamaño de la penetración de la delincuencia en varias regiones del país; impregnación que no inició en este sexenio, ni siquiera en el anterior sino que vino incubándose por décadas y que hoy atrae lo mismo a jóvenes en la pobreza que a policías municipales que reciben magros salarios por jugarse la vida.

Si me ha de llevar el diablo… que me lleve en buen caballo, dice el dicho. Ellos también y de ahí que parecen interminables las masacres que se producen actualmente en el país.

No pasa día, desde hace varios meses, en que no amanezcamos con alguna nueva barbaridad. Es el caso de ambos crímenes. Y resulta lamentable que, por lo menos en el de Michoacán, se presume que elementos policiales estuvieron involucrados lo mismo que el alcalde.

Pareciera que hoy la pretensión de los partidos políticos es ganar a toda costa y por ello nadie investiga a los aspirantes. Es el caso del Partido del Trabajo con cuya sigla ganó en el municipio de Álvaro Obregón, ubicado en el centro del estado de Michoacán, en una superficie de 159.44 kilómetros cuadrados y representa el 0.35 por ciento del Estado.

A este municipio le corresponde parte del Lago de Cuitzeo el segundo más extenso de la República. Se ubica muy cerca de dos municipios importantes Zitácuaro (lugar de nacimiento del actual gobernador del estado, Silvano Aureoles) y Ciudad Hidalgo.

Hay que hacer notar que el poder del presidente municipal es mucho, porque del mismo dependen las jefaturas de tenencia o encargados del orden, quienes son electos en plebiscito para permanecer en su cargo tres años. En el municipio de Álvaro Obregón existen 2 Jefes de Tenencia y 21 Encargados del Orden, quienes de acuerdo con el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal, ejercen principalmente las siguientes funciones:

-Dar aviso al Presidente Municipal, de cualquier alteración que adviertan en el orden público.

- Conformar el podium de habitantes de su demarcación.

- Cuidar de la limpieza y aseo de los sitios públicos y buen estado de los caminos vecinales y carreteras.

- Procurar el establecimiento de escuelas.

- Dar parte de la aparición de siniestros y epidemias.

- Aprehender a los delincuentes, poniéndolos a disposición de las autoridades competentes.

En este caso no fue así y de acuerdo por los planteamientos del gobernador Aureoles hubo cierta participación del alcalde (se llama Juan Carlos Arreygue Núñez), quien ha sido responsabilizado por los policías de la participar (sea simplemente con dar la orden) de calcinar a las 10 personas.

Tendrán que llevarse a cabo las investigaciones correspondientes. El temor es que también los policías hayan participado, porque en México ya lo sabemos se vive un serio problema en materia de corrupción.

¿HASTA CUÁNDO ESTA SITUACION?

La Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC), señala varios ejemplos muy comunes de corrupción policial:

-No hacer cumplir la ley (haciéndose el “desentendido”) a cambio de un favor o ganancia;

-Exigir el pago de multas o sobornos por una supuesta infracción de tránsito u otra falta;

El hurto o uso indebido de bienes en posesión legal de la policía para su custodia;

-“Perder” o manipular las pruebas para frustrar una condena;

-Vender información confidencial o;

-Participar directamente en actividades delictivas como el contrabando o el tráfico ilícito.

Ni como decir que en México no ocurre alguno de tales supuestos. Suceden todos y la clave es el cumplimiento de la ley, pero también lo que indica la ONU:

“El secreto para combatir estas deficiencias reside en el desarrollo y mantenimiento de sólidos mecanismos de rendición de cuentas y de supervisión. Es fundamental para la buena gobernanza garantizar la integridad policial, así como es esencial granjearse la confianza del público y lograr la seguridad pública. Además, puesto que la policía suele ser la parte más visible del gobierno y la que tiene mayor contacto con la población, el grado de confianza y fe que tiene una nación en su policía refleja la confianza y fe que tiene en su gobierno. Se ha dicho que la obligación de rendir cuentas es “la madre de la prudencia” y que, como tal, tiene un efecto profiláctico y disuasivo. Es menos probable que se comprometan las normas de conducta si son supervisadas. De este modo, la confianza y la fe del público en la policía pueden mejorarse y mantenerse mediante un claro sistema de rendición de cuentas, supervisión efectiva e integridad transparente”.

Sí, más en México los ciudadanos ya no alcanzamos a ver alguna salida ente los crímenes tan horrendos que está sucediendo.

¿Hasta cuando? ¿Hay realmente un programa en la materia? Parece que no.

 

Escribir un comentario